“Exmaoístas” se confabulan para elegir al compañero de fórmula de Biden

Por Trevor Loudon
31 de Marzo de 2020
Actualizado: 31 de Marzo de 2020

Comentario

Mientras la nación está preocupada por el virus del Partido Comunista Chino (PCCh), “exmaoístas” estadounidenses están tratando de elegir al compañero de fórmula del candidato presidencial demócrata Joe Biden por él.

El abogado de San Francisco Steve Phillips y su colaboradora de larga data Aimee Allison están presionando para que una “mujer de color” complete la candidatura presidencial de Biden. Más que eso, Phillips y Allison están promoviendo una corta lista que consiste enteramente en radicales con lazos directos con su propia camarilla socialista.

En la Universidad de Stanford durante la mayor parte de los años 80, Phillips fue un orgulloso marxista-leninista y partidario de la Liga de Lucha Revolucionaria del PCCh. Después de terminar la escuela, Phillips se casó con la mega-adinerada familia Sandler de San Francisco y su fortuna de 2600 millones de dólares. Phillips ha utilizado esa riqueza e influencia para respaldar a los “candidatos de color” de la extrema izquierda para ocupar altos cargos a través de sus organizaciones PowerPAC y Democracia en Color. También es líder de la Alianza para la Democracia, una cábala semisecreta de los mega-adinerados izquierdistas, que incluye al financiero George Soros y al excandidato presidencial Tom Steyer.

Allison era amiga de Phillips en Stanford y era activa en los mismos círculos maoístas. Ha trabajado estrechamente con Phillips en PowerPAC y Democracia en Color, y ahora en la afiliada “She the People”, específicamente establecida para elegir a las “mujeres de color” de extrema izquierda para altos cargos públicos.

En 2008, Phillips recaudó los primeros 10 millones de dólares para ayudar a Barack Obama a superar a Hillary Clinton en las primarias presidenciales de ese año.

En 2013, Phillips recaudó varios millones para elegir a su antiguo compañero de clase de Stanford, Cory Booker, para el Senado de Estados Unidos desde Nueva Jersey. También ayudó a elegir a otra amiga cercana, Kamala Harris, primero como fiscal general de California en 2010 y luego como senadora de Estados Unidos en 2016.

En 2018, Phillips apoyó fuertemente a dos protegidos de larga data y antiguos miembros de la junta de PowerPAC+, Stacey Abrams y Andrew Gillum, para las gobernaciones de Georgia y Florida, respectivamente. Ambos perdieron por un pelo. Abrams y Gillum trabajaron estrechamente con los Socialistas Democráticos de América (DSA, por sus siglas en inglés) y grupos del frente pro-China como Liberation Road y la Nueva Mayoría de Florida durante sus campañas.

Phillips apoyó a Booker en las últimas primarias presidenciales, pero no logró su objetivo. Su otra esperanza, Kamala Harris (que yo creía sería la candidata demócrata), tampoco cumplió.

Así que ahora Phillips y Allison están tratando de dar un segundo mordisco a la cereza. Están promoviendo la línea de que Biden debe elegir una “mujer de color” para su compañero de fórmula. Además, esa candidata tiene que ser Abrams o Harris.

El sitio web de Phillips “Democracia en Color” presenta una “Carta abierta a los candidatos presidenciales demócratas: Un llamado a comprometerse a elegir una mujer de color como candidata a la vicepresidencia”.

“Estimados vicepresidente Joe Biden y senador Bernie Sanders.

“He aquí un hecho: el Partido Demócrata necesita el liderazgo, la visión y la experiencia de las mujeres y la gente de color ahora más que nunca. Aunque ustedes no pueden cambiar lo que son, pueden mostrarnos a quién valoran comprometiéndose a elegir a una mujer de color como su compañera de fórmula para la vicepresidencia.

“La mayoría de los votantes demócratas son mujeres, y casi la mitad de todos los votantes demócratas son gente de color. En la intersección de esas comunidades, que constituyen el 77% de todos los votantes demócratas en las dos últimas elecciones presidenciales, las mujeres de color tienen un papel único y crítico que desempeñar en la galvanización de toda la coalición progresista (…)

“Les instamos a que muestren el liderazgo que exige este momento comprometiéndose públicamente hoy a elegir a una mujer de color para que sea su vicepresidenta”.

La carta fue firmada conjuntamente por los grupos afiliados a Phillips, She the People, PowerPAC+, Southern Elections Fund y The Collective PAC, y el New Georgia Project Action Fund vinculado a Abrams.

Otros grupos que firmaron fueron Higher Heights for America, Indivisible, Latino Victory Project, y dos frentes para el grupo comunista pro-China Liberation Road —la Nueva Mayoría de Florida y la Nueva Mayoría de Virginia— además del Texas Organizing Project influenciado por el Partido Comunista de Estados Unidos.

Phillips contribuyó con un artículo de opinión del 16 de marzo para The Nation, en el que expuso sus instrucciones para Joe Biden:

“Después de meses de bailar alrededor del tema de la diversificación de la candidatura demócrata, los candidatos viables restantes finalmente se concretaron el domingo, con Joe Biden prometiendo firmemente elegir a una mujer como su compañera de fórmula, y Bernie Sanders diciendo que ‘con toda probabilidad’ él seguiría su ejemplo”.

“Lo que ninguno de estos septuagenarios hombres blancos se atrevió a hacer, sin embargo, fue decir que esa mujer sería una persona de color”.

Phillips, por supuesto, sabe exactamente lo que quiere la “gente de color”, porque su amiga Aimee Allison y su grupo She the People se lo dijeron:

“La gente de color también está ansiosa por ver una candidatura demócrata que refleje la realidad electoral. Como ha descubierto mi investigación, casi la mitad de los votantes demócratas son personas de color; es ciertamente relevante que la última vez que los demócratas ganaron la Casa Blanca fue cuando un afroamericano encabezó la lista. Grupos como She the People, una red nacional de mujeres de color en la política, han cristalizado las demandas de diversidad de género y racial en un llamado a una mujer de color como candidata a la vicepresidencia”.

Entonces Phillips desplegó los “hechos” para reforzar su argumento:

“Las matemáticas del momento dan soporte empírico a la elección de una mujer de color. Las encuestas a pie de urna de 2008 mostraron que fueron las mujeres las que hicieron presidente a Barack Obama, con un 56 por ciento de votos a su favor. Mi investigación ha revelado que el 46% de su coalición estaba formada por personas de color; solo el 23% de los votantes de Obama ese año eran hombres blancos”.

“Clinton fue derrotada en 2016 en parte debido a dos deficiencias clave: una dramática caída en la participación de los votantes negros (el primer descenso en 20 años) y el hecho de que un número significativo de mujeres blancas decidieron darle una oportunidad a Trump. Mientras los demócratas buscan desbancar a Trump, un compañero de fórmula que atraiga a las mujeres e inspire a los votantes de color parece la estrategia electoral obvia a seguir”.

Luego Phillips le da a Biden su lista de candidatas aprobadas, con sus protegidas Abrams y Harris justo en la parte superior:

“La lista de mujeres de color que podrían fortalecer un boleto de Biden o Sanders es larga e impresionante. Stacey Abrams recibió más votos en todo el estado que cualquier otro demócrata antes durante su campaña para la gubernatura de Georgia, y fue popular entre los jóvenes votantes. Como una líder de 40 años de edad que se ha introducido en la cultura popular, podría ayudar a Biden con el voto de los jóvenes que él no ha logrado entusiasmar. Kamala Harris, la representante de Massachusetts Ayanna Pressley, la senadora de Illinois Tammy Duckworth y la gobernadora de Nuevo México Michelle Lujan Grisham son algunas de las otras talentosas mujeres de color que podrían mejorar significativamente la candidatura demócrata este año”.

Ayanna Pressley tiene una historia con Liberation Road y DSA. Michelle Lujan Grisham se benefició del apoyo de Phillips/PowerPAC+ en el ciclo electoral de 2014.

Pero en realidad, Phillips solo está usando a Pressley, Lujan Grisham y Duckworth para camuflarse. Es Abrams o Harris a las que realmente quiere.

Aimee Allison fue igualmente explícita en un artículo del 11 de marzo en Newsweek:

“Solo un aumento histórico en el número de votantes de color, especialmente mujeres de color, dará a los estados el giro que los demócratas deben llevar para ganar. Esto es lo que vimos en 2018, cuando los demócratas retomaron la Cámara de Representantes con un aumento del 37% en la participación de las mujeres de color a partir de las elecciones intermedias de 2014. Esto es lo que esperamos para el 2020.

“Entonces, ¿cómo llegamos allí? ¿Cómo motivamos a los votantes de color y nos aseguramos de que el 2020 pueda ser un año de transformación política positiva? Llegaremos allí con una mujer de color como vicepresidenta de la candidatura demócrata. ()

“Las mujeres de color tienen los números para generar una victoria demócrata —si nos presentamos en las urnas. En los estados indecisos de todo el país, las mujeres de color dominan las listas de votantes demócratas. Somos un tercio de los votantes demócratas en Florida, Carolina del Norte y Texas. En Georgia, somos el 44 por ciento. Para que aparezcamos como en 2018, necesitamos que los demócratas demuestren que aún se preocupan por nosotros, nos ven y nos valoran (…)”.

“Las mujeres de color ya son líderes en las organizaciones estatales y locales que registran y producen comunidades de progresistas de color y blancos por igual. En 2018, la alta participación de las mujeres de color dio la vuelta a los escaños y aseguró la Cámara de los Demócratas. Candidatos como Lucy McBath en el 6º Distrito Congresional de Georgia cambiaron los escaños en que los demócratas blancos gastaron previamente millones para perder. Mientras tanto, candidatas como Ayanna Pressley, Rashida Tlaib y Alexandria Ocasio-Cortez inspiraron a millones de votantes más allá de las fronteras de sus propios distritos —incluso cruzando a la cultura pop— con sus carreras que hacen historia y su audaz liderazgo”.

“Mantengamos la estrategia que nos llevó a la victoria en 2018. Una lista de candidatas a la vicepresidencia puede comenzar con Stacey Abrams, Kamala Harris y Deb Haaland. Cualquiera de estas líderes extraordinarias excitaría genuinamente a las mujeres de color”.

Deb Haaland es una congresista nativa americana de Nuevo México con estrechos lazos con Allison y She the People. Haaland también es cercana a la principal organizadora nativa americana del Partido Comunista de EE. UU., Judith LeBlanc. Pero de nuevo, ella es solo un camuflaje para Abrams y Harris.

Los esfuerzos de Phillips y Allison no deben ser desestimados o subestimados. Estas personas ayudaron a su amigo Barack Obama a derrotar a Hillary Clinton en las primarias demócratas de 2008. Ayudaron a elegir a los senadores Cory Booker en Nueva Jersey, Kamala Harris en California, Mazie Hirono en Hawai y Doug Jones en Alabama.

Casi eligieron a los gobernadores de extrema izquierda en Georgia y Florida en 2018.

Phillips y Allison tienen acceso a enormes cantidades de dinero y extensas redes dentro de la Alianza Democrática, el Partido Demócrata y la extrema izquierda de EE. UU. Tienen un historial de elegir a sus amigos y camaradas para altos cargos públicos.

Para aquellos que creen en el socialismo y la política de identidad, en lugar de la Constitución y la libertad individual, también tienen una cierta lógica de su lado.

Los demócratas casi seguro que se postularán con Joe Biden. La siguiente pregunta es, ¿estarán Abrams o Harris a su lado? O, aún más probable, detrás de él señalándolo hacia la audiencia y susurrándole al oído qué decir a continuación y cuándo dejar de hablar.

Si Biden gana, Phillips y Allison no solo elegirán a su compañero de fórmula —efectivamente decidirán a su presidente.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y orador público de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado la izquierda radical, los movimientos marxistas y terroristas y su influencia encubierta en la política general. Es más conocido por su libro “Enemigos internos: Comunistas, socialistas y progresistas en el Congreso de Estados Unidos” y su película documental de temática similar “Enemigos internos”. Su próximo libro es “Rojos de la Casa Blanca: Comunistas, socialistas y riesgos de seguridad para el presidente de EE. UU., 2020”.

*****

A continuación:

Maoístas de EE.UU. apoyan al movimiento revolucionario mexicano

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS