Exparamédico dedica su vida a conceder su último deseo a pacientes terminales

Por Celeste Armenta
14 de Enero de 2022
Actualizado: 14 de Enero de 2022

La vida de un paramédico de Países Bajos cambió radicalmente luego de preguntarle a un paciente de cuidados paliativos cuál era su lugar favorito. Al ver el radiante cambio en el hombre al llevarlo a ver un barco por última vez, decidió dedicar su vida a conceder deseos a pacientes terminales.

La vida de Kees Veldboer transcurría en el ir y venir de la ambulancia en la que trabajaba como paramédico en Róterdam, Países Bajos. Hasta que un día de noviembre del 2006, conversó con un paciente durante un trayecto en su ambulancia.

“En ese momento, yo estaba trabajando en un hospital y llevando a un enfermo terminal de un hospital a otro. Estaba en una camilla. Su esperanza de vida era de tres meses como máximo”, dijo Veldboer a BBC en octubre de 2020.

En la plática, supo que Mario Stefanutto —el paciente—, había trabajado en sus años de juventud en el mar, y lo que más deseaba era volver a ver un barco.

Con ayuda de sus compañeros, Veldboer organizó un paseo al puerto para Stefanutto. Lo que vio en el paciente impresionó al paramédico.

“De repente estaba radiante y sonriente. Y lleno de energía”, recordó Veldboer. “Estaba muy emocionado y extasiado. Y dijo: ‘¡Tú, un extraño, hiciste esto por mí!’”.

Stefanutto, que ya no se podía levantar de la cama, regresó feliz al hospital y falleció en abril del 2007, tres meses más de lo previsto por los médicos.

De esa experiencia nació la Fundación Stichting Ambulance Wens, una organización sin fines de lucro que Veldboer fundó junto a su esposa en abril del 2007. La misión de la fundación es cumplir el último deseo de los pacientes terminales, sin que estos tengan que pagar por el servicio.

“Que el paciente no tenga que morir sin que se cumpla un último deseo. Al vivir el evento, puede haber nuevamente un poco de luz para el propio paciente y su entorno en esos últimos días”, informa la página de la fundación.

Aunque al inicio combinaba su labor como paramédico con su nueva misión, eventualmente Veldboer se dedicó de tiempo completo a llevar un poco de alegría a los pacientes terminales.

“Nuestra fundación debe haber ayudado a unas 15,000 personas a realizar un ‘viaje de despedida’. Yo personalmente dirigí la mayoría de ellos”, dijo Veldboer a BBC, que además cuenta con personal voluntario y siete ambulancias para los traslados.

Las experiencias son muy variadas y, en todas, el paciente va acompañado de personal profesional y una “cómoda camilla”. Los deseos van desde una visita a la playa, a un ser querido o a un lugar específico donde el paciente tiene recuerdos especiales, hasta un viaje en barco, ir a un concierto o visitar una atracción, de acuerdo a la página de la fundación.

Debido a su trabajo, para Veldboer no era un tema difícil la muerte, así que fue comprensible estar tan cerca de los pacientes terminales, que en su mayoría han sido de la tercera edad. Sin embargo, la situación cambió cuando los pacientes eran jóvenes.

“Es comprensible que mueran los ancianos. Pero a veces me rompe el corazón ver morir a los jóvenes”, dijo Veldboer.

En 2009 recibió la llamada de un joven que anhelaba llevar a su novia con cáncer terminal a ver su departamento, que nunca había visitado.

“La dejé con él durante unas horas. Después de que la llevaron de regreso al hospital, murió en una hora”, recordó.

Durante la pandemia mundial por el virus del PCCh, también conocido como el nuevo coronavirus que ocasiona COVID-19, Veldboer se mantuvo ocupado acompañando a muchos pacientes en “el último viaje”.

Desafortunadamente, la noche del pasado 26 de julio, Veldboer falleció a los 62 años de un infarto.

“Esto es un gran golpe. Un hombre tan inspirado ya no está”, dijo Kees Veldboer, el hijo del noble hombre, al medio local AD.

Y no solo para su hijo, para la familia y los 170 voluntarios también fue una partida inesperada, después de 14 años de servicio a pacientes en cuidados paliativos.

Veldboer Junior asumió como director de  Stichting Ambulance Wens, el 14 de octubre. Dejó su trabajo como agente inmobiliario, para dedicarse de tiempo completo a la fundación, que hasta hoy ha cumplido más de 16,500 deseos a pacientes en etapa terminal, en los últimos catorce años.

Durante una vida dedicada al bienestar de otros, Veldboer llegó a entender que no se puede cambiar lo inevitable, pero se “pueden mejorar las cosas”.

“Una vez que entiendes esto, comienzas a ver el mundo de manera diferente”, dijo a BBC. “No podemos prevenir o detener la muerte… a veces debemos dejar que siga su curso”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS