Experta analiza cómo los gestos de Maduro en sus discursos pasaron de la arrogancia al miedo

Por Jesús de León – La Gran Época
22 de Febrero de 2019 Actualizado: 22 de Febrero de 2019

El dictador Nicolás Maduro en solo unos días pasó de manifestar en sus discursos arrogancia a expresar por medio de sus gestos miedo, inseguridad e incoherencia, luego que el pasado 23 de enero Juan Guaidó asumiera como presidente encargado.

La sinergóloga española Eva García Ruiz explicó durante una entrevista en el programa español Trece TV, los cambios que tuvo Maduro en sus gestos en este lapso de tiempo.

“Hay una diferencia bastante grande”, aseguró García Ruiz, al advertir que pasó “de la arrogancia al miedo”.

Tensión y miedo

El 23 de enero en un discurso desde el palacio presidencial de Miraflores, Maduro mostró arrogancia, pero según García Ruiz al nivel no consciente demostró “miedo” por medio de hipertonía muscular y la elevación de la voz.

Ese día Maduro rompió relaciones con Estados Unidos porque a su juicio intenta implementar un golpe de Estado con la juramentación de Guaidó.

Mientras Maduro daba su discurso mostraba ante las cámaras y para todo el mundo sus “microreacciones no conscientes de miedo”, que según la especialista se aprecian en sus tensiones a ambos lados de los labios y en la zona arrugada entre las cejas.

“O sea que lo siente no es ira, sino miedo”, aseguró.

Inseguridad

El día 29, cuando Juan Guaidó ya había recibido el apoyo de muchos países del mundo, entre ellos el de Estados Unidos y los la gran mayoría de las naciones americanas, el dictador venezolano realizó un discurso.

La experta indicó que Maduro ese día expuso por medio de sus gestos una “contención de la emoción” al cerrar mucho la boca, lo que podría ser reflejo de “enojo o tristeza”.

Además, “en el discurso anterior tenía “los hombros mucho más elevados”.

Unas horas después, el 30 de enero, cuando la Unión Europea pasó a reconocer a Guaidó, la especialista aseguró que estábamos en presencia de otro Maduro, con un discurso muy preparado: “parecía que el dictador estaba leyendo un telepromter”, señaló.

Ese día Maduro mostró que sigue teniendo mucha tensión interior pero lo manifestó de otra manera, explicó García Ruiz, lo manifiestó a través del “control”.

Además, estaba apretando un objeto entre las dos manos, una pequeña Constitución, lo que según la experta demuestra “inseguridad”.

Otros gestos indicaron lo que inconscientemente estaba pensando Maduro: “no tengo muy claro lo que voy a decir”.

Sus “manos juntas hacia abajo” indicaban: “No me gustaría estar aquí”. Me gustaría poder salir de esto”.

Lenguaje no verbal muy preparado pero incoherente

Asimismo, en el mismo discurso del día 30, afloran gestos con las manos y los dedos que muestran tensión e incoherencia entre lo que dice y lo que trasmite con sus gestos.

Cuando dice “somos un pueblo de paz” sus gestos de manos y movimientos de las cejas lo que trasmiten es, (pero yo) “estoy por encima”.

Cuando menciona “donde esta mi corazón”, se señala al Ego y no el corazón.

Luego, en otra frase de ese discurso dijo “tenemos una democracia sólida”, pero cuando lo dice da un paso hacia atrás, lo que a juicio de la especialista significa: “rechazo o poner distancia”.

***************************************************

Historias de convicción:

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación>

TE RECOMENDAMOS