Expertos examinan soluciones sostenibles a los precios de fármacos mientras Trump promueve la importación

Por Venus Upadhayaya
24 de Noviembre de 2019
Actualizado: 24 de Noviembre de 2019

El Presidente Donald Trump dijo el 22 de noviembre que él y el Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, pronto publicarán un plan que permitirá a Florida y a otros estados importar medicamentos asequibles.

“SecAzar y yo pronto lanzaremos un plan para permitir que Florida y otros estados importen medicamentos recetados que son MUCHO MÁS BARATOS que lo que tenemos ahora. Los estadounidenses que trabajan duro no merecen pagar precios tan altos por los medicamentos que necesitan. Estamos luchando DIARIAMENTE para asegurarnos de que esto suceda”, dijo Trump en un Tweet, añadiendo que su Administración pronto pondrá más opciones sobre la mesa.

Mientras el Presidente culpaba a los Demócratas de generar “¡Menos curas! Menos tratamientos”, los expertos y activistas que han acogido con agrado las medidas de importación dijeron a The Epoch Times que la importación es un síntoma del problema y no una solución sostenible.

“Vermont, Florida, Colorado y Maine han aprobado la legislación para permitir la importación, pero deben obtener la aprobación de la administración Trump antes de seguir adelante”, dijo a The Epoch Times David Mitchell, fundador de Patients for Affordable Drugs.

Colorado está listo para presentar un plan para su aprobación federal antes del 1 de septiembre de 2020 (pdf) para importar medicamentos recetados más baratos desde Canadá.

El proyecto de ley, Importar Medicamentos Recetados de Canadá, creó el Programa Canadiense de Importación de Medicamentos Recetados en el Departamento de Políticas y Financiamiento del Cuidado de la Salud de Colorado (DHCPF, por sus siglas en inglés), el cual “aumentará los gastos estatales en los AF 2019-20 y FY 2020-21 para diseñar el programa y presentar una solicitud de exención federal”.

El 12 de junio, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, republicano, firmó la normativa CS/HB 19: Programas de Importación de Medicamentos de Venta con Receta, convirtiendo a Florida en el segundo estado en hacerlo.

“Los ciudadanos de Florida han estado pagando precios inexcusablemente altos por medicamentos recetados durante demasiado tiempo y hoy, estamos tomando medidas”, dijo el Gobernador DeSantis en un comunicado oficial.

El año pasado, Vermont se convirtió en el primer estado del país en aprobar la importación de medicamentos asequibles de Canadá después de que el gobernador de Vermont, el republicano Philip Scott, firmara la promulgación de S.175, el 16 de mayo de 2018.

“Es indignante que un medicamento de uso común como Lipitor cueste 46 veces más por píldora en Estados Unidos que en Canadá. De hecho, el personal legislativo determinó que la importación de sólo dos medicamentos para la diabetes desde Canadá ahorraría al plan de seguro médico para maestros del estado más de USD 500,000 cada año”, dijo el presidente del Senado de Vermont, pro tempore Timothy Ashe, después de que el proyecto de ley fuera aprobado por la Cámara de Vermont, según la Academia Nacional para la Política de Salud del Estado.

Mitchell dijo que la importación de medicamentos recetados es un “síntoma” del problema y que el presidente Donald Trump ha estado haciendo otros esfuerzos hacia soluciones sostenibles.

Trump destacó el 25 de octubre del año pasado que ha hecho de la reducción de los precios de los medicamentos una prioridad. Los principales esfuerzos del Presidente incluyen dos leyes: la Ley del Precio Más Bajo y la Ley del Derecho del Paciente a Saber.

Mitchell declaró que apoya firmemente los esfuerzos de Trump para reducir el precio de los medicamentos recetados, sin embargo, también menciona que “cualquier cambio para lograr esto tomará algún tiempo para implementarse si se aprueba como ley”.

¿Por qué la Importación?

Alan Sager, un experto de Boston en Leyes, Políticas y Administración de la Salud, dijo a The Epoch Times que los estadounidenses han estado comprando desde hace mucho tiempo medicamentos recetados, tanto de Canadá como de México.

“Desde Canadá, lo hemos hecho cruzando la frontera y también por correo. Las cifras parecen haber disminuido un poco después de la implementación del seguro de Medicare Part D Rx en 2003”, dijo Sager, que también es codirector del Programa de Reforma de Salud de la Facultad de salud pública de la Universidad de Boston.

“Pero parece que se han recuperado de nuevo, en parte porque muchas personas han tenido que hacer frente a altos y crecientes pagos de su bolsillo por medicamentos recetados y de otra parte debido a los altos precios de muchos medicamentos en Estados Unidos”, dijo al agregar que los precios de los medicamentos recetados en el país son los “más altos del mundo”.

Según la Fundación Commonwealth, el gasto en medicamentos recetados en Estados Unidos es mucho más alto que en cualquier otro país de altos ingresos que considerara para su cálculo en 2015. El estudio dice que esto es a pesar de que los estadounidenses consumen “cantidades similares de drogas que la gente en otros países”.

Mitchell también explicó cómo los altos precios de los medicamentos recetados en Estados Unidos son sostenidos por las corporaciones farmacéuticas que durante décadas han construido sistemas que los benefician por encima de los intereses de sus pacientes.

“La razón por la que pagamos mucho más por los medicamentos en Estados Unidos es porque las corporaciones farmacéuticas han gastado 40 años y miles de millones de dólares en construir un sistema que los beneficia a ellos, no a los pacientes ni a los consumidores, a los que debe servir”, dijo Mitchell.

“Tienen un poder de precios monopólico y lo utilizan para extraer precios escandalosos que obligan a la gente a racionar los medicamentos. La gente incluso está muriendo a causa de los altos precios de los medicamentos. Al menos cuatro personas han muerto en los últimos 12 meses porque trataron de racionar su insulina”, agregó.

Sager explicó cómo la importación o reimportación desde Canadá no baja los precios “a través del libre comercio o la competencia”.

“Más bien, los bajos precios resultan del lavado de medicamentos fabricados en Estados Unidos en sitios de lavado canadienses para quitarles los altos precios. Los canadienses están haciendo el trabajo de regular los precios de los medicamentos para los estadounidenses que entran o salen de Canadá”, dijo.

Un empleado vende medicamentos a un cliente en una farmacia el 9 de noviembre de 2016. Imagen de archivo. (Khaled Desouki/AFP a través de Getty Images)

Opositores a la importación

Sager explicó cómo los fabricantes de medicamentos en Estados Unidos están conscientes de que no pueden sostener política, financiera o médica los altos precios de los medicamentos en el “largo plazo”.

“Es por eso que luchan desesperadamente para preservarlos (los precios altos) el mayor tiempo posible. Esto es lo que la gente hace cuando carece de un plan de negocios real para sostener las ganancias”, dijo, y agregó que Estados Unidos es la única Democracia rica en el mundo donde los precios de los medicamentos recetados no están regulados, lo que genera que las corporaciones farmacéuticas se opongan a las leyes de importación.

“Esto hace que los fabricantes de drogas del mundo dependan financieramente del mercado estadounidense.  Ellos ganan alrededor del 40 por ciento de sus ingresos mundiales de EE.UU., que sólo tiene alrededor del 4,5 por ciento de la población mundial”, explicó. “Por eso los fabricantes de medicamentos luchan para retener las compras de medicamentos en o desde Canadá”.

Unos meses antes de que DeSantis firmara el CS/HB 19, la Alianza para la Seguridad de los Medicamentos (Partnership for Safe Medicines, PSM), que se autodenomina un grupo de salud pública compuesto por 45 organizaciones sin fines de lucro, publicó unos cuantos anuncios en varios mercados de medios de comunicación en todo Florida promoviendo la “idea peligrosa” de la importación de medicamentos recetados.

La organización sin fines de lucro se describe a sí misma como un “grupo comprometido con la seguridad de los medicamentos recetados y con la protección de los consumidores contra los medicamentos falsificados, de baja calidad o inseguros”, pero Mitchell dice que es un “grupo de vanguardia farmacéutica, no una organización de salud pública”.

El director ejecutivo de PSM, Shabbir Imber Safdar, definió el 26 de agosto de “descuidada, irresponsable y políticamente motivada” la presentación por parte de Florida de un plan de importación de drogas al Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, en una declaración. 

“Por ejemplo, uno de los medicamentos identificados para ser importados de Canadá (diclegis para las náuseas del embarazo), a menudo es reemplazado por dos medicamentos genéricos que están disponibles hoy en día de manera amplia y barata en EE. UU. Sería más barato y seguro continuar con esta práctica estándar que intentar importar el medicamento de marca de Canadá”, señaló Safdar.

Un informe de Bloomberg que profundizó en los anuncios de PSM en Florida, describió a la organización sin fines de lucro como “financiada y operada por la asociación comercial” de la industria farmacéutica. “Investigó cómo “las grandes farmacéuticas ayudaron a pagar la cuenta”, señaló.

Sager dijo que la “oposición del PSM a la importación de medicamentos probablemente apunta y hace aumentar más las ganancias de los medicamentos vendidos en EE.UU., que promover la seguridad del paciente o la buena salud”.

Los medicamentos que las compañías farmacéuticas venden como seguros no siempre son seguros. (Nevodka/iStock)

Escasez de medicamentos en Canadá

La Asociación de Farmacéuticos de New Brunswick, una asociación sin fines de lucro que representa los intereses de 830 farmacéuticos en la provincia canadiense de Brunswick, señaló el 17 de septiembre, en un comunicado que anuncia su plataforma electoral para 2019, que el plan de importación de medicamentos de Estados Unidos ha causado una presión sobre la oferta de medicamentos de Canadá.

“Con un número creciente de escasez de medicamentos en el último año y una posible presión adicional en el suministro de medicamentos de Canadá debido a los planes de importación de medicamentos de Estados Unidos, los farmacéuticos canadienses han estado pidiendo cada vez más al gobierno que desarrolle un plan de acción integral sobre la escasez de medicamentos”, comunicó la Asociación.

Sin embargo, Steve Morgan, profesor de la Escuela de Población y Salud Pública de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, declaró a The Epoch Times que los estadounidenses que compran medicamentos recetados en Canadá no son un problema importante y no son la causa principal de la escasez de medicamentos en Canadá.

Morgan explicó que la escasez de drogas es un fenómeno mundial y que Canadá no es el único país que las experimenta.

“La escasez de la mayoría de los medicamentos se debe a interrupciones en el suministro de ingredientes activos. A menudo estas interrupciones son inesperadas, como cuando hay un incendio en una instalación de fabricación clave o una parada reglamentaria en una instalación de este tipo”.

“Tomemos por ejemplo la escasez de heparina y medicamentos similares. Recientemente ha habido escasez de esos medicamentos debido a la gripe porcina en China. Las drogas afectadas se derivan de los subproductos de la producción porcina y, por lo tanto, la cadena de suministro mundial puede verse afectada por cosas como la gripe porcina. Por lo tanto, esto no tiene nada que ver con los precios de los medicamentos ni con las compras transfronterizas de medicamentos”, explicó Morgan.

Además indicó que las recientes carencias también se han producido porque el régimen chino ha cerrado algunas instalaciones de producción que producen los ingredientes activos de ciertos medicamentos, como parte de sus nuevas políticas ambientales.

“China depende de una gran cantidad de generación de electricidad a base de carbón y, como resultado, ha tenido que sufrir apagones periódicos para resolver los problemas de calidad del aire”.

“La OMS es consciente de ello y está considerando formas para que la comunidad mundial pueda equilibrar mejor el suministro de los ingredientes activos afectados y/o prepararse mejor para cuando el gobierno chino esté planeando un cierre temporal de fábricas clave. Una vez más, nada que ver con los precios de los medicamentos o las compras transfronterizas de medicamentos”, añadió.

Morgan además dijo que los canadienses están vigilando de cerca el tema de las exportaciones de medicamentos recetados a Estados Unidos y que “no están listos para dar la voz de alarma”.

“Hay buenas razones para creer que los principales compradores institucionales de EE.UU., es decir, las grandes aseguradoras privadas y públicas de ese país, seguirán comprando sus medicamentos en EE.UU. porque es probable que negocien mejores precios con los fabricantes (a través de descuentos confidenciales) de lo que los precios de catálogo canadienses representarían para ellos. Como tal, es probable que la demanda real de los EE.UU. sea modesta”, explicó.

El presidente Donald Trump se dispone a subir al Air Force One antes de salir de la base Andrews de la Fuerza Aérea en Maryland, el 20 de noviembre de 2019. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

Un tema de debate en las elecciones de 2020

La asociación Patients for Affordable Drugs dijo en un comunicado de prensa que al menos 58 millones de adultos en Estados Unidos no han podido pagar por medicamentos recetados al menos una vez en los últimos 12 meses.

La organización lo calificó de “erosión de la confianza” y dijo que “cerca de nueve de cada diez adultos estadounidenses informan que los costos de los medicamentos recetados son’generalmente mucho más altos’ (69 por ciento) o ‘tienden a ser algo más altos’ (20 por ciento) de lo que los consumidores deberían estar pagando por ellos”.

Además informó que los precios de los medicamentos afectan a una gran parte de la población del país y que con las elecciones de 2020, que se celebrarán el próximo año, se preguntará cada vez más a los candidatos presidenciales sobre los altos precios de los medicamentos recetados.

En este sentido, un editorial de The Globe and Mail calificó al viaje en autobús del senador Bernie Sanders a Windsor, Ontario, para comprar insulina a una décima parte del precio en EE.UU., como una “caravana, la mayoría de la cual estaba formada por periodistas”.

“Las ‘caravanas’ son eventos mediáticos cuidadosamente organizados para llamar la atención sobre el alto precio de los medicamentos en los Estados Unidos, pero no son indicativos de las prácticas de compra rutinarias del estadounidense promedio”, dijo Morgan.

Mitchell dijo a The Epoch Times que la “HR3 (Ley de Reducción de Costos de Medicamentos) y la PDPRA (Ley de Reducción de Precios de Medicamentos de Venta con Receta de 2019, S. 2543) son las dos soluciones a largo plazo más importantes”.

La razón, explicó, es que la HR3 reduciría los precios de los medicamentos para millones y ahorraría a los contribuyentes 345 mil millones de dólares en gastos de Medicare de 2023 a 2029. La legislatura está a la espera de la votación de la Cámara de Representantes en pleno.

En cambio la ley PDPRA reestructuraría Medicare Part D, para “limitar los costos de bolsillo de las personas mayores en Part D a USD 3,100 anuales. Al igual que HR3, la PDPRA también penalizaría en Part D a las compañías farmacéuticas por aumentar los precios más rápido que la tasa de inflación”.

Sigue a Venus en Twitter: @venusupadhayaya

***

Descubre a continuación

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS