Expertos le dicen a la comunidad médica que rompa el silencio ante la sustracción forzada de órganos

Por Frank Fang
10 de Junio de 2022 5:48 PM Actualizado: 10 de Junio de 2022 5:48 PM

La falta de cobertura de los medios, el silencio institucional, la autocensura y el temor a las represalias de Beijing son algunas de las razones por las que muchas personas, incluidas las del sector médico, desconocen la actual práctica apoyada por el estado de China para matar a inocentes con el propósito de obtener sus órganos.

Estas razones se expusieron durante una mesa redonda celebrada el 9 de junio, en un evento online titulado “Sustracción forzada de órganos a personas vivas: Pasado, Presente y Futuro” emitida por EpochTV y NTD. La mesa redonda fue organizada por el grupo de defensa estadounidense, Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH).

“Según mi experiencia, menos del 10 por ciento de toda la comunidad médica sabe realmente lo que es la sustracción forzada de órganos. Y es aún menos que eso, en realidad, sólo una fracción tiene algún tipo de comprensión de lo que ha dicho un tribunal o de la enorme cantidad de datos que hay” sobre el asunto, dijo durante la mesa redonda G. Weldon Gilcrease, profesor asociado de medicina en la Universidad de Utah y subdirector de DAFOH.

(De izquierda a derecha, de arriba a abajo) David Beyda, presidente y profesor de bioética y humanismo médico de la Universidad de Arizona; Jacob Lavee, fundador de la Unidad de Trasplante de Corazón en el Centro del Corazón Leviev en Israel; G. Weldon Gilcrease, profesor asociado de medicina en la Universidad de Utah; Alejandro Centurión, neurólogo y miembro del grupo de defensa con sede en EE.UU., Médicos contra la sustracción forzada de órganos (DAFOH); Torsten Trey, director ejecutivo de DAFOH; y Martin Elliot, profesor emérito de Cirugía Cardiotorácica Pediátrica en el University College London, en una mesa redonda online, el 9 de junio de 2022. (captura de pantalla/The Epoch Times)

El régimen chino ha estado matando a presos de conciencia por sus órganos para abastecer el mercado de trasplantes durante más de una década. En 2019, un panel independiente, llamado Tribunal de China, descubrió que dicha práctica estaba ocurriendo “a una escala significativa” en China. Concluyó que tales acciones equivalían a crímenes contra la humanidad, siendo los practicantes de Falun Gong la principal fuente de órganos.

Gilcrease recordó cómo su universidad rechazó su propuesta de celebrar una charla con las comunidades legales y de trasplantes locales sobre la sustracción forzada de órganos en China a finales de 2019, después de que el Tribunal de China publicara sus conclusiones.

“Así que cuando me dirigí a uno de nuestros altos cargos y dije: ‘Mira, tenemos que al menos sentarnos y hablar de ello, y hablar de nuestra posible complicidad… en la formación de personas de China que vienen aquí, aprenden sobre trasplantes y vuelven a China y participan en estos crímenes contra la humanidad [que] son probablemente actos genocidas de asesinato a personas inocentes para obtener órganos'”, dijo Gilcrease.

Continuó: “Básicamente me dijeron que no había duda de que [la sustracción forzada de órganos] estaba sucediendo. Pero existía la preocupación de que, si decíamos algo como centro médico, China enviaría a todos sus estudiantes a Texas [en lugar de Utah]. Esa fue la respuesta que me dieron”.

“Así que creo que hay un miedo real a las represalias económicas. Creo que existe el temor de represalias profesionales”, concluyó Gilcrease.

Los manifestantes de Falun Gong dramatizan un acto ilegal de pagar por órganos humanos durante una protesta en Washington, el 19 de abril de 2006, durante la visita del entonces presidente chino Hu Jintao a Estados Unidos. (Jim Watson/AFP vía Getty Images)

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual que involucra ejercicios de meditación y un conjunto de enseñanzas morales centradas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. La práctica ganó popularidad en China durante la década de 1990 con un estimado de 70 millones a 100 millones de seguidores, pero esto se consideró una amenaza para el control del régimen comunista.

En 1999, los practicantes se convirtieron en el objetivo de una campaña de persecución a nivel nacional lanzada por el exlíder chino Jiang Zemin, quien estableció una oficina similar a la Gestapo conocida como la “Oficina 610” para ejecutar su campaña de eliminación.

Desde entonces, millones de practicantes de Falun Gong detenidos se han convertido esencialmente en un gran banco de órganos involuntario para la industria de trasplantes del régimen chino. El suministro de órganos ha convertido a China en un destino principal para el turismo de trasplantes porque los hospitales chinos a menudo ofrecen tiempos de espera cortos para los órganos compatibles con los pacientes, mucho más rápido que los países desarrollados con sistemas de donación de órganos establecidos.

“Lo que estaba viendo dentro de nuestra comunidad es que las personas se censuraban personalmente al participar en la discusión [sobre la sustracción forzada de órganos]”, dijo David Beyda, presidente y profesor de bioética y humanismo médico en la Universidad de Arizona, durante la mesa redonda.

“A veces [la censura] era institucional”, agregó Beyda.

Beyda advirtió que, si bien el régimen chino es el perpetrador aquí, también existe la cuestión de ser cómplice de sus crímenes.

“Cuanto más personal es la censura personal, más cómplice te vuelves”, explicó.

“Entonces, en ambos lados, tenemos un receptor de órganos, que tiene la misma culpa y es cómplice del asesinato de alguien como los cirujanos que están haciendo esto”, agregó Beyda.

Un estudio reciente publicado en el American Journal of Transplantation concluyó que los cirujanos chinos y otros trabajadores médicos han estado actuando como “verdugos” del régimen comunista. Documentó casos de 71 publicaciones científicas en idioma chino que mostraron que la obtención de órganos ocurrió antes de que a los pacientes se les declarara muerte cerebral.

Los practicantes de Falun Dafa crean conciencia sobre las atrocidades de la sustracción forzada de órganos en China, mientras marchan por Manhattan para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa, el 16 de mayo de 2019. (Edward Dye/The Epoch Times)

Algunos profesionales médicos simplemente no podían creer que sus homólogos chinos estuvieran involucrados en la sustracción forzada de órganos, según Jacob Lavee, fundador de la Unidad de Trasplante de Corazón en el Centro del Corazón Leviev, en Israel, y profesor emérito de cirugía en la Universidad de Tel Aviv.

“Después de toda la evidencia recopilada por el Tribunal de China, y después de todos los cientos de artículos publicados al respecto, a nuestros colegas todavía les resulta difícil creer que nuestros colegas en China estén participando en estas atrocidades”, dijo Lavee.

Alejandro Centurion, neurólogo y miembro de DAFOH, instó a la Asociación Médica Estadounidense (AMA) a tomar una posición más firme sobre el tema.

La AMA, según Centurion, no ha hecho una “declaración formal” sobre la sustracción forzada de órganos en China, aparte de una “pequeña declaración” el año pasado y fue “muy superficial” sin mencionar al Tribunal de China.

“Así que necesitamos ver el liderazgo de la AMA. Realmente los insto a que lo hagan”, dijo Centurion, y agregó que era alentador ver a las asociaciones médicas británica y canadiense tomar la postura de condenar la sustracción forzada de órganos por parte del régimen.

Torsten Trey, director ejecutivo de DAFOH, pidió a más personas que hablaran en contra de la atrocidad.

“La sustracción de órganos a presos de conciencia vivos no puede aceptarse de ninguna manera o excusa en la comunidad global actual y cada médico y cada individuo tiene que tomar una decisión”, dijo Trey.

“¿Quiero vivir en un mundo donde un gobierno puede matar arbitrariamente a personas inocentes por sus órganos o debo alzar mi voz ahora?

“Creo que es hora de romper el silencio”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.