Expolicía que vio terminar mal a muchos niños funda escuela cristiana para darles una oportunidad

Por Michael Wing
29 de Septiembre de 2021
Actualizado: 29 de Septiembre de 2021

Un expolicía de Atlanta decidió colgar su placa después de ver a demasiados niños caer en las grietas del sistema. Quiso ayudarlos porque sintió que merecían una segunda oportunidad.

“Vi lo que la mayoría de los policías ven, lo bueno y lo malo”, dijo Steve Finn, de 51 años, a The Epoch Times.

“Cada vez más veía a jóvenes que tomaban decisiones realmente malas que los enviaban a la cárcel para el resto de su juventud o los enviaban a la tumba antes de tiempo”.

Debía haber algo que él, junto con su esposa, en ese momento trabajadora social, pudiera hacer para tener un mayor impacto en las vidas de estos jóvenes —estos niños— que necesitaban ayuda.

“Empezamos a rezar por esto”, dijo Finn. “Bien, Dios, ¿qué quiere que haga durante el tiempo que estaré aquí?

“Y todo seguía girando en torno a estos niños que no tenían esperanza, que no tenían un futuro”.

El entonces policía Steve Finn durante su período de servicio en el Departamento de Policía de Atlanta. (Cortesía de Steve Finn)

Cuando sus corazones estaban en el lugar correcto, la pareja de finlandeses encontró su vocación cuando recibieron una invitación a conocer el hogar cristiano para niños Eagle Ranch, al norte de Atlanta. Luego, con ese exitoso modelo en mente, iniciaron un proceso para crear su propia escuela.

“No tenía experiencia en la recaudación de fondos”, dice Finn. “Era policía”.

Pensaron en trasladarse donde más los necesitaran y finalmente lo hicieron. En 2003, Steve y su mujer dejaron sus carreras. Viajaron al estado más pobre del país, Virginia Occidental, en busca de un terreno para fundar su escuela.

Si Dios estaba en esto, tendría éxito, lo sabían. Si no, no lo tendrían.

“Teníamos suficiente dinero para mantener a nuestra familia durante un año”, dijo Steve. “Sabía que después de 12 meses, si no teníamos un plan, tendríamos que regresar a Atlanta”.

Pasaron varios meses. Sin suerte.

En un momento, se quedaron con los últimos 25 dólares. Pero entonces, de la nada, todo empezó a encajar.

“Fue una especie de historia de milagro”, dijo Finn.

(Cortesía de Steve Finn)

“Los fondos llegaron de fuentes poco probables; algunos de los jugadores de los Atlanta Falcons nos sorprendieron; iglesias de Virginia Occidental, iglesias de Georgia; empezaron a llegar aportes”.

“Y compramos este terreno sin deudas, y tuvimos un saldo de 400 dólares después, que fue suficiente”.

Alguien pensó que valía la pena darles una oportunidad y les vendió el terreno que necesitaban. Y crearon una escuela.

Por supuesto, no podían ayudar a todos los niños con problemas que había. Harían lo que pudieran.

(Cortesía de Steve Finn)

“Los chicos que recibimos han enfrentado muchos retos, no vinieron aquí solo para subir sus notas”, dijo Finn. “Vinieron aquí por problemas de ira, vinieron aquí por familias destruidas, muchos de nuestros niños están en el sistema de adopción”.

“Han tenido heridas”.

Y añadió: “Se portan mal, roban, se pelean, son socialmente inadecuados, hay muchas heridas”.

Su programa se basa en un modelo de “amor incondicional”, pero sigue “responsabilizando a estos niños”, y al mismo tiempo “está fortaleciendo las fortalezas que Dios les ha dado”.

(Cortesía de Steve Finn)

El objetivo es destacar los aspectos en los que sobresalen, ya sea en el arte, en las habilidades mecánicas o en el deseo de hacer algo maravilloso con sus vidas. Finn dice que “no es ciencia espacial”.

La escuela ha tenido éxito desde que se fundó hace unos 13 años.

Uno de los primeros chicos, que llegó con 13 años y tenía muchos problemas, se convirtió más tarde medio tiempo y luego en guardial de una prisión federal a tiempo completo. “Probablemente gana el doble que yo ahora”, dijo Finn, riendo.

Sorprendentemente, en 2018, el entonces presidente Trump se enteró de la existencia de la escuela Chestnut Mountain e invitó a Finn y a algunos de sus chicos a la Casa Blanca para que conocieran al comandante en jefe y al vicepresidente Mike Pence, con quien Finn se llevó muy bien y de quien recibió una invitación para participar en su estudio bíblico semanal en su despacho.

(Cortesía de Steve Finn)
(Cortesía de Steve Finn)

“Decidimos que fuera algo que los chicos se ganaran”, dijo Steve. “Y llevaríamos a dos chicos a la vez, y lo llamamos un viaje de liderazgo, les alquilaríamos el mejor traje, y podrían ir a un estudio bíblico en la oficina del vicepresidente Pence”.

Uno de los funcionarios de Pence les hacía una visita guiada que “dejó boquiabierto a casi todos”.

Fueron ocho veces, dijo Finn.

Un chico que hizo el viaje a Washington D.C., dos veces, fue Anthony, cuyos padres sufrían de adicción. Había entrado y salido del sistema de adopción y desconfiaba de los adultos.

(Cortesía de Steve Finn)

Después de “elevarse” en el programa de Chestnut Mountain, su regreso a casa duró poco, ya que su madre lo dejó literalmente en casa de Steve, diciendo que “había terminado” con su papel de madre.

“Estamos en esta línea de trabajo, y en cierto modo esperaba que un día sucediera algo así”, dijo Finn. “Le dijimos: ‘¿Quiere que lo adoptemos?’ y dijo: ‘Sí, por favor'”.

La pareja decidieron adoptarlo y amarlo, a la vez que lo hacían responsable.

(Cortesía de Steve Finn)

Desde entonces, la familia “ha visto surgir a un buen joven”. Se ha convertido en una estrella del fútbol, está a punto de graduarse en la escuela secundaria y espera jugar algún día en la universidad.

La escuela Chestnut Mountain Ranch ha tenido buena acogida últimamente; en la actualidad están poniendo los cimientos de una nueva capilla.

En el futuro, Steve tiene previsto añadir cuatro casas más en la propiedad, aumentando su capacidad a 49 niños, y ampliando el programa para ayudar a los chicos de todo Estados Unidos a tener una segunda oportunidad en la vida.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS