Expresan temores de pérdida de confianza pública en conferencia sobre vacunación de la OMS

Por Conan Milner
11 de Marzo de 2020 Actualizado: 11 de Marzo de 2020

Los programas de vacunación dependen de la confianza del público pero esta confianza está decayendo rápidamente. Uno de los principales expertos en confianza en la vacunación advirtió que sin una mejor ciencia y un cambio importante en la informción sobre las vacunas, los programas de vacunación podrían perder a sus más importantes partidarios: los médicos.

La Dra. Heidi J. Larson dirige el Proyecto de Confianza en las Vacunas (VCP) en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de la Universidad de Londres. El proyecto tiene como objetivo analizar las preocupaciones acerca de la inmunización y dirigir al público hacia una confianza sostenida en los programas de vacunas.

Heidi J. Larson, MA Ph.D., antropóloga, directora del Proyecto de Confianza en las Vacunas (Wikipedia commons)

Larson dice que la confianza está disminuyendo. La antropóloga hizo los comentarios en la última Cumbre Mundial sobre Seguridad de las Vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), celebrada en Ginebra (Suiza) en diciembre de 2019.

“Tenemos públicos absolutamente diferentes a los de hace 10 años”, dijo Larson a los asistentes a la cumbre, que incluían figuras líderes en programas de vacunas e investigación. “Ellos están exigiendo mucho más compromiso. Muchas más respuestas”.

Cuando el programa de vacunación incluía solo seis vacunas, Larson dice que el público estaba a favor. Pero con el paso de los años, algo cambió. A medida que el número de vacunas aumentó el apoyo del público comenzó a cambiar rápidamente.

Para tener una idea del aumento del escepticismo sobre las vacunas, Larson trabajó con científicos de la Universidad George Washington para analizar los diversos grupos sobre vacunas en Facebook: desde los partidarios, a los indecisos, a los que están totalmente en contra de las vacunas. Ellos notaron que aquellos que se preocupaban por las vacunas reclutaban a los indecisos 500 por ciento más rápido que la comunidad partidaria de las vacunas.

“Eso es rápido, y esto no es hipotético. Estas son comunidades reales”, dijo.

Parte del problema son las estrategias actuales de relaciones públicas que se utilizan para abordar a la comunidad que cuestiona las vacunas. Hasta la fecha, el gobierno, la comunidad médica y los medios de comunicación han descartado en gran medida a cualquiera que plantee preguntas sobre la seguridad de la vacuna como a los teóricos de la conspiración —los anti-vacunas— como si fueran dignos de ser ridiculizados y desestimados.

Larson dijo que la situación tiene que cambiar.

“Creo que ahora uno de nuestros mayores desafíos es deshacernos del término ‘anti-vacuna’, deshacernos del lenguaje hostil y comenzar a tener más conversaciones, estar abiertos a preguntas para hacer que la gente sienta que no debe ser juzgada cuando hace preguntas, por muy locas que parezcan esas preguntas”.

La preocupación por las vacunas ha crecido incluso cuando el número de vacunas en el programa se ha disparado a más de 40. Esas preocupaciones provienen de muchas fuentes, incluida la desconfianza en la industria farmacéutica, que se ha convertido en la industria peor percibida en Estados Unidos, según una encuesta de Gallup de 2019. La reputación de las empresas farmacéuticas ha caído en picada debido a la crisis de los opiáceos y los escándalos de drogas en curso. Internet también ha alimentado la desconfianza, ya que los críticos de las vacunas comparten información -de diversa calidad- sobre la seguridad de las mismas.

En respuesta, las empresas de Internet, entre ellas Google, Amazon, Facebook y Twitter, han tratado de eliminar u ocultar el contenido que sugiere que las vacunas son algo menos que seguras, eficaces y esenciales para la salud pública. Esa medida ha enfurecido aún más a los activistas que cuestionan las vacunas, muchos de los cuales han compilado minuciosamente información detallada sobre el proceso de reglamentación y aprobación de las vacunas y los datos de seguridad de que disponen.

Larson dice que el mayor problema no es la desinformación, sino las semillas de la duda. La gente tiene preguntas legítimas sobre la seguridad y los ingredientes que se encuentran en las vacunas y no sienten que sus preguntas se estén tratando adecuadamente.

“Nuestro problema, como hemos escuchado en las últimas 48 horas, es que no hay nada que sea 100 por ciento. Lo que en realidad, legalmente sin crear una cosa de censura, ¿podemos decir absolutamente que esto es desinformación? Porque tenemos mucha ambigüedad en el campo de la seguridad, y tenemos que aceptar eso. Así que tenemos que pensar en ello de forma diferente a la eliminación de la información errónea, pero creando confianza, para que la gente esté dispuesta a soportar una cierta cantidad de riesgo porque creen en ello lo suficiente”, aconsejó.

El desafío es abordar directamente las preocupaciones de la gente sin cerrar el diálogo. Porque es difícil confiar en alguien cuando parece que tiene algo que ocultar.

Para llevar a cabo esa estrategia, Larson aconsejó un cambio de las definiciones hasta crear un compromiso. Además para responder mejor a las preguntas sobre las vacunas también se necesitaría una mejor ciencia en torno a la seguridad de las vacunas, dijo.

“Se necesita mucha más ciencia segura, y sin una buena ciencia no podemos tener una buena comunicación. Así que aunque estoy hablando de todos estos otros temas contextuales y temas de comunicación, absolutamente se necesita la ciencia como la columna vertebral. No se puede reutilizar la misma ciencia para que suene mejor si no se tiene la ciencia que es relevante para el nuevo problema. Así que necesitamos mucha más inversión en la ciencia en materia de seguridad”, dijo.

Uno de los principales problemas es la falta de pruebas de seguridad a las que se someten las vacunas en comparación con los productos farmacéuticos, a pesar de que las vacunas se administran a bebés en etapas críticas de desarrollo con sistemas inmunológicos relativamente débiles.

Las vacunas se clasifican como biológicas y no como medicamentos. Por esa razón no se someten a pruebas de placebo a doble ciego como lo hacen los medicamentos y las poblaciones vacunadas no se comparan con las poblaciones no vacunadas, lo que daría la seguridad de que las vacunas no causan enfermedades secundarias ni comprometen la inmunidad a otras enfermedades.

Uno de los grupos más afectados por esta falta de ciencia y la creciente desconfianza del público son los médicos. A pesar de las repetidas garantías de los Centros de Control de Enfermedades de que las vacunas proporcionan un enorme beneficio con un riesgo minúsculo, corresponde a los médicos defender las vacunas. Los estudios muestran que la persona a la que el público confía más en este tema es su proveedor de atención médica. Larson dice que si los médicos no pueden defender la seguridad de la inmunización, el apoyo público inevitablemente se debilita.

Ese es un problema urgente, señaló Larson, porque ahora hay una tendencia de los proveedores de salud a perder la confianza en la vacunación.

“Tenemos una línea de frente muy tambaleante de profesionales de la salud que está empezando a cuestionar las vacunas y la seguridad de las mismas. Es un problema enorme”, añadió.

Larson explicó que los profesionales de la salud a menudo carecen de confianza para tratar con pacientes que plantean preocupaciones específicas sobre la seguridad de las vacunas. Esto puede deberse en parte a la falta de formación que los médicos y las enfermeras reciben sobre las vacunas.

“En la escuela de medicina, tienes suerte si tienes medio día de vacunas, sin importarte si te mantienes al día con todo esto”, destacó.

El colapso de la confianza del público en las vacunas se produce incluso cuando las vacunas se vuelven más críticas para la salud pública. Esto se debe a que la inmunidad natural que la gente ha desarrollado ante muchas enfermedades no se ha mantenido al mismo nivel que las enfermedades en sí y en algunos casos incluso ha disminuido.

Larson dice que ahora dependemos de las vacunas más que nunca, porque nuestra inmunidad colectiva no es lo que solía ser.

“Hemos hecho que la población humana dependa de la inmunidad inducida por las vacunas y eso suponiendo de que las poblaciones cooperen”, dijo Larson. “Estamos en un estado muy frágil ahora. Hemos desarrollado un mundo que depende de las vacunas. No tenemos otra opción que hacer ese esfuerzo”.

El Epoch Times envió a Larson una lista de preguntas sobre su presentación, y solicitó una entrevista para este informe, pero no se dio ninguna respuesta.

*****

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS