Expulsar la negatividad de nuestra familia: “Edipo maldiciendo a su hijo Polinices”

Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por ERIC BESS
20 de Septiembre de 2022 4:30 PM Actualizado: 20 de Septiembre de 2022 5:18 PM

La familia puede ser una de las cosas más bellas de nuestra vida. Puede estar llena de amor y apoyo e incluso puede extenderse más allá de los parientes de sangre para incluir a los amigos cercanos.

Sin embargo, la familia también puede resultar destructiva. La manipulación, los celos y las peleas internas en el seno de la familia pueden provocar resentimiento y distanciamiento. A veces, puede ser tan grave que ni siquiera queremos que nos asocien con nuestra familia o con ciertos miembros de ella.

Entonces, ¿qué hace que una familia sea una familia? ¿Consiste la familia en una mera relación de sangre, o va más allá?

Edipo y su familia

Probablemente recordemos de las tragedias de Sófocles la complicada historia de Edipo y su familia, especialmente que mató a su padre y se casó con su madre. Pero la historia es mucho más compleja, y resulta útil ver las emociones de esta familia tan malograda.

Un oráculo advirtió al rey y a la reina de Tebas que Edipo mataría al rey y se casaría con la reina. Para tratar de evitar este destino, el asustado rey ordenó que su hijo recién nacido, Edipo, muriera expuesto en una montaña, pero en lugar de ello el bebé fue criado finalmente por el rey y la reina de Corinto. Así, el miedo de un padre llevó a desear la muerte de su hijo.

Cuando el príncipe Edipo creció y escuchó un día que estaba destinado a matar a su padre y casarse con su madre, él, sin saber que era adoptado, también se asustó; abandonó Corinto para evitar este horrible destino.

Pero su viaje le llevó a un encuentro fortuito con un hombre mayor y orgulloso que le ordenó a Edipo que se apartara de su camino. Cuando el voluntarioso Edipo se negó a ceder el paso, el rey —pues era el propio padre de Edipo— se enfureció y golpeó al joven por la ira. También con ira orgullosa, Edipo mató al hombre por estas transgresiones.

Edipo también es conocido por derrotar a la Esfinge, que aterrorizaba a Tebas. Por esta hazaña, los tebanos lo proclamaron héroe y lo aceptaron como su nuevo rey. Así, Edipo se casó con la reina de Tebas. Juntos tuvieron cuatro hijos: dos hijas y dos hijos.

Con el paso de los años, una plaga visitó la ciudad. La plaga solo podía desaparecer si se encontraba al asesino del anterior rey y se le expulsaba de la ciudad. Así pues, el deber de Edipo como rey era encontrar al culpable del asesinato del rey. Cuando se reveló la verdad —que Edipo mató al rey, su padre— la reina, por vergüenza, se suicidó. Y Edipo, al darse cuenta de que su propia ira y orgullo habían provocado el cumplimiento de su destino, y avergonzado por sus crímenes, se cegó a si mismo. Desterrado, abandonó Tebas y vagó sin rumbo por la tierra.

"Edipo y la Esfinge", 1864, de Gustav Moreau. Óleo sobre lienzo. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Dominio público)
“Edipo y la Esfinge”, 1864, de Gustav Moreau. Óleo sobre lienzo. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Dominio público)

La saga familiar continúa

Aunque la primera parte de la historia de Edipo es la más conocida, el resto de la historia también demuestra la naturaleza destructiva de esta familia.

La hija de Edipo, Antígona, ayudó y guió a su padre ciego durante años, mientras que sus dos hijos, Eteocles y Polinices, que no habían hecho nada para ayudar a su padre, luchaban entre sí por quién gobernaría Tebas.

El oráculo prometió la victoria al hijo que consiguiera la bendición de Edipo. El oráculo también profetizó que Tebas caería cuando cualquier tebano se parara sobre la tumba de Edipo. En un intento de conseguir su bendición, Polinices con el rey Creonte (que tomó el poder tras la marcha de Edipo) viajaron a ver a Edipo.

Para entonces, Edipo había vagado ciego durante muchos años, y había tenido tiempo de considerar sus propios fallos mientras soportaba una gran cantidad de sufrimiento. Había llegado a adquirir una gran sabiduría.

En lugar de conceder su bendición, Edipo, disgustado por los celos y las peleas entre sus hijos, los maldijo. Como resultado, Polinices y Eteocles se mataron mutuamente.

Luego, en un intento de controlar dónde se enterraba a Edipo, el rey Creonte secuestró a las hijas de Edipo (sus sobrinas, de hecho) para obligar a Edipo a volver a Tebas. Sin embargo, el rey Teseo de Atenas encarceló al rey Creonte y reunió a Edipo con sus hijas. El rey Teseo también le dio a Edipo la bendición de quedarse en Atenas a pesar de la advertencia de Edipo de que su presencia podría provocar una guerra con Tebas.

Cuando Edipo se preparó más tarde para su muerte, decidió compartir el secreto de la vida eterna con la única persona que fue amable con él, le dio refugio y salvó a sus hijas: El rey Teseo. Edipo murió y fue enterrado en Atenas. Ningún tebano se atrevió a invadir Atenas, pues si se paraban sobre la tumba de Edipo, Tebas caería.

“Edipo maldiciendo a su hijo Polinices”

"Edipo maldiciendo a su hijo Polinices", 1786, de Henri Fuseli. Óleo sobre lienzo. Galería Nacional de Arte, Washington. (Dominio público)
“Edipo maldiciendo a su hijo Polinices”, 1786, de Henri Fuseli. Óleo sobre lienzo. Galería Nacional de Arte, Washington. (Dominio público)

El cuadro de Henri Fuseli “Edipo maldiciendo a su hijo Polinices” ilustra visualmente el momento en que Edipo se aleja y maldice a su hijo. A la izquierda del cuadro, Polinices (vestido de amarillo, blanco y rojo) vino a reunirse con su padre, Edipo, y a recibir su bendición. Sin embargo, el punto central es Edipo, que señala con el dedo a su hijo. La figura de Edipo, de gran contraste, emerge de la oscuridad en el lado derecho de la composición. El ciego Edipo agarra el brazo de su hijo, lo maldice y le indica que se vaya. Polinices levanta las manos como para detener las maldiciones de Edipo.

Las dos hijas fieles, Antígona e Ismene, apoyan a su padre. Ismene llora sobre la pierna de Edipo mientras Antígona levanta la mano para proteger a su padre de su hijo.

En conjunto, las cuatro figuras están dispuestas en una composición muy dinámica y en picado que añade tensión entre las figuras.

El fundamento de la familia

Hay ciertas emociones a lo largo de la historia de Edipo que tienen consecuencias negativas. El miedo hace que sus padres biológicos intenten asesinarlo, la ira hace que mate a su padre y el orgullo se antepone a la vergüenza que hace que su madre se suicide. La vergüenza de Edipo, tal vez, también provoca su destierro y vagabundeo, y la envidia entre sus hijos le empuja a maldecirlos.

Tomemos un momento para considerar realmente el gran sufrimiento de esta trágica historia. ¿Se imagina una familia tan mala que sus padres le desearan la muerte? ¿Que, sin saberlo, matara a uno de sus padres y se casara con el otro? ¿Se imagina tener hijos con uno de sus padres, para que luego sus hijos no le presten apoyo cuando más lo necesita? ¿Se imagina que uno de sus hijos volviera para obtener su bendición solo para poder gobernar la misma tierra de la que fue desterrado?

¿Podría ser, entonces, que en el cuadro de Fuseli, Edipo no esté simplemente maldiciendo a su hijo, sino lo que su hijo representa? Para mí, Polinices representa todos estos sufrimientos trágicos debidos a las emociones negativas. Los hijos de Edipo, especialmente, son el continuo recordatorio de todo lo que estuvo mal en su familia.

El hecho de que Edipo señale a su hijo para que se vaya y lo maldiga cuenta una historia más profunda sobre la comprensión que Edipo tiene de la familia. Si Edipo bendice a Polinices en una lucha contra su hermano, habría bendecido no solo la violencia dentro de su familia, sino también el miedo, la ira, el orgullo, la vergüenza y la envidia como parte aceptada de la vida familiar.

En cambio, Edipo aleja y maldice la negatividad que representa Polinices. Si la violencia, la ira, el miedo, la envidia, el orgullo y la vergüenza son bendecidos como la base de la familia, solo servirán para destrozarla. Edipo reconoce esto y expulsa y maldice estas cualidades y emociones.

Edipo maldice la negatividad que representan sus hijos, pero bendice a Teseo con lo contrario a la muerte—la vida eterna. ¿Y por qué bendice a Teseo, el rey de una tierra extranjera? El rey representa la bondad. Edipo concede su bendición a Teseo, que ni siquiera la solicitó. Bendice lo que representa Teseo: la bondad, la hospitalidad y la defensa de lo correcto. Un extraño se convierte en alguien con quien Edipo comparte sus secretos; un extraño se convierte en familia.

Por supuesto, nuestros parientes de sangre son nuestra familia. Pero nuestras relaciones no tienen sentido sin la bondad. Si la negatividad que representa Polinices en el cuadro de Fuseli persigue nuestra vida familiar, sufriremos por ello. ¿Cómo podemos desterrar esa negatividad y aceptar la bondad como base de nuestras familias?

¿Vio alguna vez una obra de arte que le haya parecido hermosa, pero no tenía ni idea de lo que significaba? En nuestra serie “Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales clásicas de manera que puedan ser moralmente perspicaces para nosotros hoy. Intentamos acercarnos a cada obra de arte para ver cómo las creaciones históricas pueden inspirar dentro de nosotros nuestra propia bondad innata.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.