Falseamiento del debate sobre origen del COVID recuerda a debate sobre cambio climático: observadores

El etiquetado de la teoría de la filtración del virus desde un laboratorio como una conspiración fue moldeado por figuras influyentes con un conflicto de intereses; algunos lo ven como una lección para otros debates científicos
Por Omid Ghoreishi
15 de Julio de 2021
Actualizado: 15 de Julio de 2021

Análisis de noticias

La forma en que el debate sobre el origen de la COVID-19 se desvió por el etiquetado de conspiración recuerda al economista medioambiental Ross McKitrick el debate en torno al cambio climático.

“Hay ideas que nunca se han refutado y que, de hecho, tienen muchas pruebas que las apoyan, pero por razones políticas y culturales dentro de la universidad simplemente no se miran”, dijo McKitrick, profesor de la Universidad de Guelph, en una entrevista.

Según McKitrick, a medida que el sesgo sobre un determinado tema se vuelve estructural, se abre paso en las comunicaciones gubernamentales e incluso en las plataformas de las “grandes empresas tecnológicas”, como Facebook y Twitter, que toman decisiones editoriales —decisiones que “no tienen absolutamente por qué tomar”— para censurar un lado del debate.

La viróloga china Shi Zhengli (i) en el laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei, el 23 de febrero de 2017. (Johannes Eisele/AFP vía Getty Images)

En el caso del virus, a medida que más científicos e incluso el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se unieron al coro de que la teoría de la filtración desde un laboratorio no puede descartarse ya que no se ha demostrado un origen natural, muchos medios de comunicación y plataformas de internet como Facebook tuvieron que dar marcha atrás a su decisión de censurar a una de las partes.

“Vimos cómo se desarrollaba eso durante un periodo de unos 12 meses. Ahora, lo que ocurre con el tema del cambio climático, es lo mismo, pero se desarrolla en un marco temporal mucho más amplio”, dijo McKitrick.

El escritor y veterano periodista científico Nicholas Wade fue uno de los primeros observadores que señaló que el debate sobre el origen del virus había sido dirigido erróneamente en una dirección determinada por figuras influyentes de la comunidad científica.

El debate, incluso en los artículos de los medios de comunicación, estuvo marcado principalmente por dos artículos publicados en dos influyentes revistas científicas, The Lancet y Nature, en los que se desestimaba la teoría de la fuga en el laboratorio por considerarla poco científica, y uno de los artículos la calificaba de teoría de la conspiración.

Desde entonces, ha salido a la luz que Peter Daszak, el organizador del artículo de The Lancet, que se publicó como una carta abierta, tiene vínculos con el laboratorio dirigido por Beijing que investiga los coronavirus en Wuhan, el epicentro del brote del virus. Sin embargo, no reveló esa conexión en la carta. El régimen chino, para evitar culpas, tiene un interés evidente en negar cualquier teoría de origen que no sea natural y ha denunciado con vehemencia cualquier posibilidad de filtración desde un laboratorio.

Ross McKitrick, profesor de economía medioambiental en la Universidad de Guelph. (Cortesía de Ross McKitrick)

Tal y como informó anteriormente The Epoch Times, los documentos divulgados en virtud de solicitudes de libertad de información mostraron que los dos artículos parecen haber sido parte de un esfuerzo coordinado que se originó en una teleconferencia de febrero de 2020 organizada por el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. (NIAID). Fauci, cuya organización ha financiado en el pasado la investigación sobre los coronavirus en el laboratorio de Wuhan, dijo al principio de la pandemia que hay pruebas de que el virus tenía un origen natural. Pero recientemente se retractó de su posición cuando otros miembros de la comunidad científica y política salieron a decir que la cuestión no está resuelta todavía.

Wade, que fue editor de las páginas de ciencia del New York Times durante muchos años, así como escritor y editor de Nature y Science, dice que los científicos dependen de los científicos influyentes y de los que ocupan posiciones de poder en el mundo académico para avanzar en sus carreras, y a menudo eso podría significar que aquellos que ven fallos en las ideas predominantes avanzadas por figuras influyentes tengan miedo de hablar.

“Si adoptas un punto de vista impopular al que parece oponerse uno de los líderes de tu campo o del establishment científico, entonces estás poniendo tu carrera en cierto riesgo”, dijo Wade en una entrevista.

“Teniendo en cuenta esto, sospecho que puede haber otros casos en los que un pequeño grupo de científicos haya influido en todos los demás. El cambio climático es una posibilidad que uno podría considerar”.

Al principio de la pandemia, muchos artículos de los medios de comunicación se refirieron a un “consenso científico” sobre que el virus era de origen natural. Pero Wade y McKitrick señalan que la ciencia no funciona por consenso.

“La política funciona por consenso y contando votos, y la ciencia no lo hace, ni debe hacerlo”, dice Wade.

“Infantiles”

Después de que la teoría de la fuga desde un laboratorio dejara de reconocerse como una hipótesis válida, algunos medios de comunicación que habían etiquetado activamente esa posibilidad como una teoría de la conspiración entrevistaron a expertos que justificaron su posición anterior diciendo que no querían sumar apoyos al expresidente de EE. UU. Donald Trump, que fue muy crítico con Beijing por el brote del virus.

En uno de esos artículos, CBC News citó a un científico que dijo: “No quieres que te vean contribuyendo a la desinformación o a un relato tóxico que perjudica a la gente”.

Wade dice que tales argumentos son “muy infantiles”.

“Me asombra escuchar este argumento en boca de personas educadas que deben saber mucho más que eso”, dijo.

McKitrick afirma que si los científicos “mienten al público cuando les conviene para sus fines políticos”, el público rebajará su confianza en los científicos académicos y pensará que los científicos dan prioridad a la política, ya sea en la discusión sobre el origen de los virus o en el debate sobre el cambio climático.

Ian Clark, profesor emérito de ciencias de la tierra y del medio ambiente de la Universidad de Ottawa, está de acuerdo en que la política no tiene cabida en la ciencia.

En el caso del cambio climático, un campo en el que Clark está involucrado, hay diferentes factores, dice, que han convertido la cuestión en algo político. Por ejemplo, hay “geopolítica implicada, pues Rusia y China apoyan a los movimientos ecologistas, porque está paralizando a las democracias occidentales”.

El mandatario chino Xi Jinping (dcha.) estrecha la mano del secretario general de la ONU Ban Ki-Moon durante la ratificación conjunta del acuerdo de París sobre el cambio climático antes de la Cumbre del G20 en la Casa de Huéspedes del Lago Oeste en Hangzhou (China) el 3 de septiembre de 2016. (How Hwee Young/AFP vía Getty Images)

La cuestión adquiere cada vez más importancia a medida que el cambio climático se sitúa en la vanguardia de la formulación de políticas en los países occidentales, pues los gobiernos de Estados Unidos y otros países promulgan leyes para frenar el uso de combustibles fósiles y las emisiones, lo que conlleva importantes repercusiones en la economía y en la vida cotidiana, así como en el coste de la vida de las personas.

Miedo a hablar

Madhav Khandekar, un científico jubilado del Ministerio de Medio Ambiente de Canadá con un doctorado en meteorología, afirma que se están publicando muchos trabajos en revistas revisadas por pares que cuestionan diversas hipótesis que relacionan las actividades humanas con el cambio climático, pero que los medios de comunicación no toman nota de ellos.

Él mismo es autor de varios artículos de este tipo que señalan que el clima está cambiando por razones naturales y no por la actividad humana, publicados en revistas revisadas por pares como Pure and Applied Geophysics.

“Cada vez son más los científicos que cuestionan algunos de los supuestos básicos de la ciencia del calentamiento global”, dijo Khandekar en una entrevista.

Pero aún así, dice, muchos no se atreven a hablar públicamente, especialmente los científicos más jóvenes, preocupados por sus perspectivas profesionales.

El Dr. Madhav Khandekar, científico jubilado del Ministerio de Medio Ambiente de Canadá. (Cortesía de Madhav Khandekar)

William van Wijngaarden, un profesor de física de la Universidad de York que ha estudiado el cambio climático, ha observado la misma cuestión.

Dijo a The Epoch Times que, cuando acude a las conferencias, hay una notable reticencia entre los asistentes a formular públicamente preguntas del “lado no políticamente correcto” de la cuestión. Pero en privado es otra cosa.

“Cuando hablas con la gente de tú a tú, cuando no hay nadie más alrededor, como cuando almuerzas con ellos, varios me han dicho: ‘Por favor, no le digas a los demás que te he dicho esto, pero estoy de acuerdo contigo'”, dijo van Wijngaarden, que no cree que el calentamiento global antropogénico esté demostrado.

“Hay muy poca gente que tenga el valor de enfrentarse realmente a esto”.

Muchos de los que sostienen puntos de vista contrarios también son objeto de un asesinato de carácter público. Hay páginas web creadas por organizaciones activistas del cambio climático que elaboran perfiles de quienes son escépticos con el relato predominante, tratando de presentar a estos científicos bajo una luz negativa y desacreditarlos.

Atenerse a los hechos

Van Wijngaarden afirma que, en muchos casos, quienes quieren cerrar el debate científico sobre el cambio climático no tienen una sólida formación en ciencias duras y proceden más bien de las ciencias sociales.

Señala el ejemplo del debate sobre el impacto del dióxido de carbono en el calentamiento global.

Delegados y expertos asisten a la ceremonia de apertura de la 48ª sesión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en Incheon (Corea del Sur) el 1 de octubre de 2018. (Jung Yeon-Je/AFP via Getty Images)

A medida que el mundo se fue industrializando, aumentaron las emisiones de carbono procedentes de los combustibles fósiles. Los que creen que la actividad humana es la causa del cambio climático afirman que el dióxido de carbono emitido provoca un calentamiento importante debido al efecto invernadero.

Van Wijngaarden afirma que su propia investigación muestra que si se duplica el dióxido de carbono, se producirá un calentamiento de menos de 1 grado centígrado, lo que, según él, no es muy significativo. Sin embargo, la síntesis proviene del hecho de que al calentarse un poco más, habrá más evaporación de agua, lo que amplifica el efecto de los gases de efecto invernadero, con lo que se espera que haya más calentamiento. Y ahí es donde radica el desacuerdo.

“Ahí es donde las cosas se vuelven turbias. Las mediciones no dejan claro que el vapor de agua aumente tanto”, afirma, y añade que se trata de una cuestión bastante compleja debido a los diferentes factores que intervienen.

Dice que la literatura científica del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el organismo de las Naciones Unidas que es el principal impulsor de la política climática a nivel mundial, ha estado diciendo que con este factor de vapor adicional, el calentamiento se amplificará de 1.5 a 4.5 grados centígrados.

Ese es un margen de error enorme, dice van Wijngaarden, y añade que los resultados de su propia investigación se sitúan en el extremo inferior de este margen.

Dice que casi todos los modelos que se utilizan en la comunidad científica del clima para elaborar estas predicciones funcionan con calor y se ha visto que predicen un calentamiento mucho mayor del que se observa en realidad.

“Es muy difícil modelizar el clima de la Tierra. Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta. Incluso los mayores superordenadores pueden no ser lo suficientemente potentes para manejarlo”, afirma.

William van Wijngaarden, profesor de física de la Universidad de York. (Cortesía de William van Wijngaarden)

Teniendo en cuenta todas estas incertidumbres y los grandes márgenes de error, dice van Wijngaarden, es importante que la comunidad científica se atenga a los fundamentos de la ciencia y analice todos los datos de forma objetiva, en lugar de ponerse a la defensiva e ignorar las incertidumbres.

Van Wijngaarden afirma que a finales de la década de 1990 se hicieron muchas predicciones sobre aumentos masivos de temperatura que se suponía iban a producirse a estas alturas, pero más de 20 años después, esas predicciones no se han cumplido.

“En la comunidad de físicos empedernidos, dirían que es mejor que sean cautelosos con las afirmaciones y que entiendan lo que están haciendo. Pero en la comunidad climática, mucha gente ha sido bastante ingenua, y yo diría que se han puesto a la defensiva. Eso me preocupa”, dijo.

En un libro que escribió sobre el cambio climático en 2016, van Wijngaarden señala que el IPCC reconoció que había errores en sus informes, como la afirmación en su informe de 2007 de que los glaciares del Himalaya se derretirían por completo en 2035. Se pregunta por qué, si el trabajo científico se realiza con las aportaciones de más de 2500 científicos y expertos, no se detectan estos errores. La respuesta, dice, es que las diferentes partes del informe fueron redactadas por pequeños subcomités, y el informe en su conjunto solo fue revisado por un pequeño número de personas.

Modelos

Khandekar está de acuerdo en que casi todos los modelos utilizados en este campo predicen un calentamiento mayor del que la realidad justifica. Dice que lo ha comprobado de primera mano, utilizando datos de décadas pasadas para elaborar previsiones para el presente y encontrando que los resultados eran mucho más cálidos de lo que realmente se registró.

“He perdido mi fe en los modelos climáticos”, afirma.

McKitrick dice que, basándose en las publicaciones en las redes sociales de muchos de los científicos que crean los modelos, está claro que muchos de ellos son ecologistas, “por lo que es posible que no quieran ser vistos manejando un modelo o diciendo algo que pueda disentir de la campaña de emergencia climática que estamos viendo”.

Pero él y Khandekar señalan que hay modelos desarrollados en Rusia, donde los científicos están presumiblemente más desconectados de la comunidad de Occidente, que no predicen tanto calentamiento.

Activistas del grupo de protesta contra el cambio climático Extinction Rebellion participan en una marcha de protesta en St Ives (Cornualles, Inglaterra) el 11 de junio de 2021, durante el primer día de la cumbre del G7 de tres días. (Ben Stansall/AFP vía Getty Images)

Clark señala que los resultados de un modelo ruso son los que más se aproximan a las temperaturas globales medidas a partir de los registros de los satélites. Desea que el IPCC publique un nuevo informe en 2022 para comprobar si se han producido mejoras en los modelos.

Orientación de la investigación

Entre los argumentos utilizados para desestimar los hallazgos científicos que refutan el calentamiento global antropogénico está el hecho de que la gran mayoría de los trabajos publicados sobre el tema coinciden en que el cambio climático se debe a la actividad humana.

Además de que la ciencia no funciona por consenso, McKitrick señala que muchas investigaciones se orientan en una dirección por las subvenciones que se conceden.

Dice que muchos concursos de subvenciones gubernamentales en Canadá, por ejemplo, no empiezan cuestionando la ciencia que vincula la actividad humana con el cambio climático, sino que dan por sentado que hay una crisis y preguntan cómo deben reducirse las emisiones rápidamente.

“Es muy difícil conseguir financiación para algo relacionado con las cuestiones climáticas”, dice McKitrick, y añade que el sesgo de la financiación “pone un filtro en el que hay un suministro incesante de estudios que encontrarán que algún elemento del mundo natural está sufriendo debido al cambio climático”.

“Cazadores de problemas”

McKitrick, que mantiene que el clima está cambiando debido a factores ajenos a la actividad humana, dice que es “extraño” que no haya noticias sobre cómo el cambio climático está teniendo un efecto beneficioso, como un mayor reverdecimiento.

“Si la historia fuera en la otra dirección, si estuviéramos en una tendencia de enfriamiento, se esperaría ver un montón de historias sobre cómo el enfriamiento global va a ser perjudicial para los ecosistemas”, dice.

Añade que hay muchos “cazadores de problemas”, pues hay personas que quieren demostrar que de alguna manera explicaron o predijeron un fenómeno.

Esto se ve comúnmente después de las olas de calor, como la reciente en el oeste de Canadá y el oeste de Estados Unidos, donde algunos científicos comentaron que los gases de efecto invernadero están exacerbando significativamente las temperaturas más cálidas.

“Siempre aparecen después de que haya ocurrido algo y dicen, bueno, esto es coherente con lo que esperábamos, pero no pueden predecir un acontecimiento con antelación”, dice.

“Es un tipo de problema completamente infalsificable, ya que no es una ciencia que se pueda probar. No es una teoría con la que se pueda hacer un experimento para ver si es cierta o no”.

Factores impulsores

Van Wijngaarden, que se describe a sí mismo como un liberal político, dice que se metió en el campo del cambio climático con la motivación de defender al “pobre Al Gore”, ya que creía que estaba en el punto de mira de los conservadores por su activismo medioambiental.

El exvicepresidente Al Gore en Berlín (Alemania) el 8 de agosto de 2017. (Matthias Nareyek/Getty Images para Paramount Pictures)

“Esperaba plenamente decantarme por el bando de Al Gore. Luego empecé a mirar los datos y las afirmaciones que se hacen, y las afirmaciones son simplemente tontas”, dijo.

Cree que un factor importante que contribuye a la parcialidad de muchos en el campo que vinculan el cambio climático a la actividad humana es que mucha gente a mediados y finales del siglo XX empezó a desarrollar una “mayor conciencia de la contaminación” por una buena razón, con el telón de fondo de problemas como los plásticos que terminaban en los océanos y los vertidos de petróleo que afectaban al ecosistema.

“Creo que muchos de nosotros, incluido yo mismo, nos convertimos en ecologistas”, afirma.

Cuando surgieron las teorías que vinculaban la actividad humana y el calentamiento global en la década de 1990, dado el estado de ánimo de muchos ecologistas, fue fácil que la gente estuviera de acuerdo con eso, puesto que ya existía la idea de que “hemos estado tratando muy mal al medio ambiente”, dice.

McKitrick añade que el movimiento está alimentado por importantes factores políticos entre bastidores.

Señalando los objetivos de emisiones netas cero para 2050 impulsados por los organismos internacionales y adoptados en muchos países, dice que el calendario tiene una “notable coincidencia” con la iniciativa china de 2049: la ambición del Partido Comunista Chino (PCCh) de convertirse en el actor dominante del mundo para el centenario de la fundación de la República Popular China.

“Los dos apuntan realmente en la misma dirección”, dijo McKitrick.

“A mediados de este siglo, Occidente se habrá debilitado seriamente y habrá demolido su propia fuerza industrial y el acceso a la energía y otras cosas que históricamente lo han hecho fuerte y próspero, y al mismo tiempo, tenemos a la China dirigida por el PCCh expandiendo masivamente su infraestructura de energía fósil en casa y en todo el mundo, y persiguiendo sus ambiciones expansionistas”.

Por eso le preocupan las numerosas iniciativas de energía neta cero para 2050 que, según él, no tienen ninguna base científica y paralizarán la economía.

“Uno de los aspectos realmente preocupantes de la política occidental es el número de instituciones financieras que están cortando toda la financiación para los desarrollos relacionados con el petróleo, el gas y el carbón”, afirma.

El mandatario chino Xi Jinping vota sobre los cambios en el sistema electoral de Hong Kong durante la sesión de clausura de la Asamblea Popular Nacional en el Gran Salón del Pueblo en Beijing (China) el 11 de marzo de 2021. (Nicolas Asfouri/AFP vía Getty Images)

Esto no solo repercute en la economía interna de estos países occidentales, sino que crea un entorno en el que los países en desarrollo que necesitan infraestructuras para proyectos energéticos ya no pueden acudir a los bancos internacionales con sede en Occidente. En su lugar, tendrán que depender de China y endeudarse con sus mecanismos de diplomacia de la deuda, como la Iniciativa de la Franja y la Ruta, lo que les llevará a ser explotados por Beijing, afirma.

McKitrick también señala que los grupos ecologistas que son fundamentales para impulsar las políticas climáticas en los países occidentales tienen fama de guardar silencio sobre la actuación medioambiental de China. Lo achaca a las operaciones de influencia de Beijing en Occidente.

Esto se ve agravado por las grandes instituciones financieras que están desesperadas por conseguir más negocios en China. Estos gigantes de Wall Street recortan la financiación de proyectos energéticos en Occidente en nombre del activismo climático y la responsabilidad social, pero amplían sus proyectos de financiación energética en China, afirma.

Más allá de las cuestiones geopolíticas y de las operaciones de influencia, señala que el movimiento contra el cambio climático también se ha convertido en una “causa trascendente” en los países occidentales.

“Es un área en la que hay una gran cantidad de datos y no es tan difícil buscar cosas. Pero lo que encuentro con los estudiantes es que tienen opiniones muy firmes sobre el medio ambiente, pero casi ninguna información real al respecto, ya que a menudo les sorprende ver, por ejemplo, cuánto ha mejorado el medio ambiente en Canadá y Estados Unidos”, afirma.

Ian Clark, profesor emérito de ciencias de la tierra y del medio ambiente en la Universidad de Ottawa. (Cortesía de Ian Clark)

“Para ellos es más un sistema de creencias y un código moral que una cuestión científica, y creo que eso contribuye al fervor de la cuestión. La gente empieza a pensar que tu actitud hacia las emisiones de dióxido de carbono es el marcador de si eres una buena persona o no”.

Al ver una tendencia general en la sociedad, los políticos atienden a estos sentimientos para obtener resultados políticos y votos, dice.

Personalidades influyentes

Clark afirma que la teoría de la vinculación de la actividad humana con el cambio climático ha sido solidificada en Occidente por algunas personalidades influyentes.

Da algunos nombres como ejemplo.

Uno es Michael Mann, actual director del Centro de Ciencias del Sistema Terrestre de la Universidad Estatal de Pensilvania. El trabajo de Mann, junto al de dos colegas a finales de la década de 1990, está detrás del famoso gráfico del “palo de hockey” que muestra las temperaturas desde el año 1000 hasta la década de 2000, demostrando los dramáticos aumentos de temperatura a partir de la era industrial. El gráfico apareció en la película de Al Gore de 2006 “Una verdad incómoda”.

El gráfico ha sido discutido en la comunidad científica, incluso en un documento del cual es coautor McKitrick, que mostraba un periodo de calentamiento en torno al siglo XV más cálido que el de los últimos tiempos. El documento señalaba las variaciones naturales del clima a lo largo del tiempo, y los científicos señalaban diferentes factores que contribuían a las variaciones de temperatura.

No obstante, Clark afirma que el trabajo de Mann, que para él es “claramente erróneo”, ha sido utilizado para convencer a muchos políticos y jóvenes de que la Tierra se está calentando debido al dióxido de carbono.

The Epoch Times solicitó a Mann una entrevista pero no obtuvo respuesta.

Clark dice que James Hansen, que fue director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA, es otra figura influyente que ha propiciado el activismo de la NASA en esta cuestión. Desde su jubilación, Hansen se ha incorporado al Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia como profesor adjunto y ha sido detenido en algunas ocasiones durante protestas ecologistas por obstruir el tráfico y a la policía.

“Se ha jugado su carrera en esto, así que no puede hacer otra cosa que pronunciarse sobre el calentamiento global”, dice Clark.

The Epoch Times se puso en contacto con Hansen para una solicitud de comentarios, pero no obtuvo respuesta.

El tema del activismo de la NASA en torno al cambio climático fue ridiculizado por 49 excientíficos y exastronautas de la NASA en una carta en 2012, en la que pedían que la NASA y el GISS “se abstuvieran de incluir declaraciones no probadas en comunicados públicos y páginas web”.

“Creemos que las afirmaciones de la NASA y del GISS, según las cuales el dióxido de carbono producido por el hombre está teniendo un impacto catastrófico en el cambio climático global, no están fundamentadas, especialmente si se tienen en cuenta miles de años de datos empíricos”, decía la carta.

Maurice Strong, presidente del Consejo de la Tierra y uno de los fundadores de la Cumbre de la Tierra de la ONU, habla en una conferencia de prensa en Sídney (Australia) el 24 de julio de 2000. (William West/AFP vía Getty Images)

“Con cientos de científicos climáticos de renombre y decenas de miles de otros científicos declarando públicamente su incredulidad en las previsiones catastróficas, procedentes sobre todo de la dirección del GISS, está claro que la ciencia NO está asentada”.

En el aspecto político, una de las figuras más influyentes fue Maurice Strong, quien, según Clark, consiguió involucrar a personas muy poderosas en la causa.

Strong, un ejecutivo empresarial canadiense, ocupó puestos clave en las Naciones Unidas, incluso como subsecretario general del organismo internacional.

Strong fue el fundador del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y organizó conferencias clave de la ONU sobre el medio ambiente. También inició la primera reunión de un grupo internacional de expertos sobre el cambio climático.

Strong ha tenido importantes vínculos con China, a través de las corporaciones empresariales en las que estuvo involucrado y posteriormente en su trabajo en la ONU, y se trasladó a Beijing tras su jubilación, donde vivió hasta su muerte.

Clark dice que la responsabilidad de los medios de comunicación es informar objetivamente sobre el tema, pero demasiados parecen seguir una agenda y dar voz a los que quieren impulsar un lado de este asunto.

Afirma que el movimiento verde, insuficientemente cuestionado, se ha transformado ahora en una fuerza política importante, pues hay gobiernos que formulan políticas basadas en datos científicos infundados que tienen importantes implicaciones para la vida de las personas, y que ofrecen incentivos para nuevas tecnologías que podrían tener impactos medioambientales aún peores.

“Lo que la gente oye todo el tiempo es que el calor y los incendios forestales se deben al CO2, y la gente no tiene la literatura científica, pero la idea de que podemos reducirlo si simplemente bajamos las emisiones de CO2 es absurda si se entiende el ciclo del carbono y el clima”, dijo.

“Pero eso es lo que la gente oye, y eso es lo que votan, y aquí estamos con los impuestos sobre el carbono”.

Dice que es importante que a la gente se le presenten los hechos y que los medios de comunicación persigan la verdad objetiva.

“Para utilizar la vieja analogía del ‘Mago de Oz’, tenemos que correr la cortina y exponer al hombre que está detrás de la cortina”.

Siga a Omid en Twitter: @OGhoreishi


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS