Falta de acuerdo en la Cumbre Trump-Kim es mala noticia para China

Por Xiaoxu Sean Lin
01 de Marzo de 2019 Actualizado: 01 de Marzo de 2019

El presidente Donald Trump puso fin a la conversación con Kim Jong Un en Hanoi, cuando Kim no pudo cumplir ninguna promesa verificable de desnuclearización a cambio de levantar las sanciones de Estados Unidos. Este fue un final desalentador para una cumbre de tan alto perfil con la atención global, especialmente con tanta muestra de amistad mutua mostrada al principio.

Pero que no haya acuerdo no es un fracaso, ya que Trump al menos alcanzó uno de sus objetivos: mantener la estabilidad de la región sin pruebas nucleares. Por otra parte, la falta de acuerdo es un éxito, ya que significa que Estados Unidos no hizo ningún compromiso, no levantó las sanciones de manera casual y no ofreció dinero gratis en lo que respecta a tratar con un régimen comunista. Ya es un gran éxito que Trump no haya sido burlado o engañado por un régimen comunista. Y Trump y Pompeo no rompieron abruptamente la conexión con Corea del Norte y aún así mostraron la voluntad de seguir negociando.

La falta de acuerdo significa que Kim Jong Un rechazó una maravillosa oportunidad de transformar su país en una sociedad abierta. La administración Trump incluso deliberadamente le dio la oportunidad de ver el éxito económico en Singapur y Vietnam. Kim disfrutó del “glorioso” espectáculo diplomático de la cumbre, en el que su propia maquinaria propagandística dirigida por el Estado presentará elogios sin fin y despertará grandes esperanzas. Pero ahora tiene que enfrentar aún más presión de su propio partido porque su viaje no trajo ningún resultado.

Los principales pilares que Kim utilizó para apoyar a su régimen fueron sus armas nucleares y la propaganda contra Estados Unidos. Y ahora, ambos pilares están un poco lisiados. No puede seguir desarrollando sus armas ni reanudar los ensayos nucleares, ya que prometió la desnuclearización ante los medios de comunicación mundiales. Y probablemente no podría atacar vehementemente a Estados Unidos en su maquinaria propagandística, ya que un diálogo continuo con Pompeo y Trump mantendrá a Corea del Norte en la mesa de negociaciones. Lo que podría hacer es culpar a Estados Unidos por intimidar a Corea del Norte. Y tiene que preocuparse de si Estados Unidos reanudará los ejercicios militares con Corea del Sur.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, probablemente se sienta incómodo en este momento. Cuando la cumbre Trump-Kim no permitió avanzar más en la desnuclearización de la península, los esfuerzos de Moon por hacer las paces con Corea del Norte el año pasado parecieron palidecer. Es probable que el presidente Moon se enfrente a más críticas por su versión de la política “Sunshine” con Kim Jong Un.

Otra persona que no puede estar tranquila podría ser Xi Jinping en China. En la conferencia de prensa en Hanoi, Trump señaló claramente que el 93 por ciento de los suministros que cruzan la frontera norcoreana provienen de China. Se trata de una crítica indirecta a China por incumplir las sanciones contra Corea del Norte. Esto se convertiría en otra moneda de cambio para Estados Unidos en la mesa de negociaciones durante las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

La administración Trump ya está molesta por el continuo apoyo de China al gobierno de Maduro en Venezuela. Tanto Chávez como Maduro son alumnos del Partido Comunista Chino (PCCh). Maduro está aprendiendo las tácticas que el PCCh usó para calumniar al movimiento estudiantil democrático en 1989, cuando el PCCh prendió fuego a camiones militares y culpó a los estudiantes por ello. Maduro ahora culpa a Estados Unidos por haber prendido fuego a camiones de ayuda humanitaria el 23 de febrero.

La falta de resultado en la cumbre de Trump-Kim y el apoyo de China al régimen de Maduro permiten a la administración Trump ver claramente, que tratar con regímenes socialistas o comunistas nunca va a ser un proceso sin inconvenientes, ya que sus líderes simplemente no se preocupan por las vidas de sus ciudadanos y el futuro de sus países.

Salir de Hanoi sin un acuerdo no es un resultado satisfactorio para la administración Trump y muchos críticos afirmaron que Trump perdió un triunfo muy necesario. Sin embargo, cualquier cosa que Trump se perdiera en Hanoi, podría tomarla de China en las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y el país asiático.

Por lo tanto, que no haya habido acuerdo en la cumbre Trump-Kim es en realidad una mala noticia para China. Salirse de un mal negocio muestra la naturaleza de Trump como un hombre de negocios perspicaz y su fuerte voluntad de atenerse a principios. Xi Jinping tendrá que preocuparse: ¿También me abandonará Trump cuando lo vea de nuevo en Mar-a-Lago?

El Dr. Xiaoxu Sean Lin es un exoficial del ejército de Estados Unidos con experiencia en enfermedades infecciosas, vigilancia y salud pública mundial. Fue cofundador y exvicepresidente ejecutivo de Sound of Hope Radio Network, y presentador de programas de entrevistas sobre la actualidad de China en New Tang Dynasty TV. Actualmente es el fundador y director general de la emisora de radio WQER-LP. También es un analista de noticias y comentarista frecuente de Sound of Hope Radio Network, con un enfoque en la salud pública mundial, la seguridad nacional y las relaciones exteriores relativas a los asuntos asiáticos.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La gran Época.

 

*********************

Mira a continuación:

Los negocios son una guerra

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS