Falta de equipo de protección efectivo contra virus del PCCh podría ser ‘catastrófico’, dice enfermera

Por Charlotte Cuthbertson
25 de Marzo de 2020 Actualizado: 25 de Marzo de 2020

Una enfermera espera ansiosamente los resultados de su prueba de COVID-19. Ha pasado casi una semana desde que le hicieron la prueba, y la espera es dura, no puede trabajar, su hija también presenta síntomas, y sus padres de 80 años viven con ella.

La enfermera, identificada como “Anna”, pidió usar un seudónimo porque no está autorizada a hablar con los medios de comunicación.

Anna trabaja en un hospital al norte de Seattle y estuvo expuesta a un compañero de trabajo de atención de la salud que desde entonces dio positivo en la prueba de COVID-19.

“Temo que el equipo de protección personal (EPP) que se proporciona a los trabajadores del hospital, no creo que sea un medio eficaz para prevenir la transmisión”, dijo Anna a The Epoch Times el 20 de marzo, el día en que se hizo la prueba. “Así que creo que habrá un gran número de personal hospitalario que se enfermará como resultado de eso”.

Dijo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) inicialmente aconsejaron a los trabajadores de la salud que usaran una máscara protectora de alto grado conocida como el respirador N95.

“Pero esa no está disponible”, dijo. “Así que ahora los CDC han emitido un comunicado en el que se afirma que en ausencia de esos respiradores, las mascarillas quirúrgicas regulares con protección ocular son una alternativa aceptable”.

Anna es escéptica de que la ciencia respalde la afirmación de que las máscaras regulares son una alternativa aceptable. En cambio, ella cree que es porque hay un suministro limitado de máscaras N95.

“Esta es mi analogía: siento que estamos frente a un pelotón de fusilamiento sosteniendo cajas de cartón, usando cajas de cartón como escudos. Es tan aterrador”, dijo.

Los CDC afirman en su sitio web que si los respiradores N95 no están disponibles, se pueden utilizar mascarillas quirúrgicas, y “como último recurso”, se pueden utilizar mascarillas que no han sido aprobadas, o incluso mascarillas caseras pueden ser utilizadas. “Sin embargo, se debe tener precaución al considerar esta opción”, afirma el CDC.

El jefe de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) dijo el 22 de marzo que los suministros que se necesitan con urgencia se están enviando a los hospitales desde la reserva nacional.

Las máscaras protectoras están entre “cientos de miles de millones de cosas que estamos enviando de la reserva”, el administrador de FEMA Peter Gaynor dijo a “This Week” de ABC.

“Estamos preparados para llegar a cero en la reserva para satisfacer la demanda”, dijo Gaynor, reconociendo la escasez de kits de prueba y equipos de protección en muchas zonas del país.

Falta de pruebas y velocidad de los resultados

El problema se agrava aún más por la falta general de pruebas y por el hecho de que los resultados de las pruebas tardan al menos cinco días en llegar, dijo Anna. El hospital en el que trabaja solo realiza pruebas a los pacientes que están lo suficientemente enfermos como para ser hospitalizados.

“No se realizan pruebas para los pacientes que llegan con fiebre, tos y con falta de respiración—en absoluto”, dijo.

“E incluso a esos pacientes [hospitalizados], si pudiera haber otra explicación teóricamente plausible para su enfermedad, tampoco se les harán pruebas”.

El tiempo que tardan en llegar los resultados de las pruebas significa que los trabajadores de la salud están quemando sus suministros de EPP más rápidamente, ya que tienen que llevarlo puesto cuando atienden a los posibles casos de COVID-19, así como para los pacientes con otros tipos de condiciones infecciosas.

“Bastantes [pruebas] están dando negativo. Pero durante cinco días, estamos teniendo que recurrir a nuestro muy limitado suministro de equipo para las personas que no lo tienen”, dijo.

“Creo que esta grave falta de pruebas y la terrible falta de equipo de protección personal para los trabajadores de la salud podría hacernos descarrilar. Siento que esas son las dos cosas que van a ser catastróficas para nosotros”.

Le preocupa que el hospital no esté preparado. El hospital acaba de comprar más ventiladores, dijo Anna, pero no se siente protegida como trabajadora de la salud.

“Eso no es solo un problema de mi hospital, es de todo el país”, dijo.

Epicentro original

Según los números del 25 de marzo en el sitio web del Departamento de Salud del Estado de Washington, 2469 personas han dado positivo en la prueba de COVID-19 y 123 personas han muerto. Otras 31,712 personas, o el 92 por ciento, han dado negativo para COVID-19.

Un grupo de 35 muertes relacionadas con un asilo de ancianos en Seattle lo convirtió en el epicentro inicial del brote en Estados Unidos.

Boeing—el mayor empleador privado del estado—suspendió la producción en sus instalaciones de Washington el 23 de marzo debido a la pandemia.

Horas más tarde, el gobernador de Washington, Jay Inslee, emitió una orden de “quedarse en casa”, que se espera que dure al menos dos semanas. La proclamación cierra todos los negocios menos los esenciales, prohíbe las reuniones sociales y pide a los residentes que se queden en casa. Las personas que se aventuran a salir con fines de recreación o compras esenciales deben permanecer al menos a seis pies de distancia, según la orden.

La oficina de Inslee no dio respuesta a una solicitud de actualización sobre el número de mascarillas y pruebas que puede estar recibiendo para los hospitales del estado.

Tener que decidir

Aparte de las preocupaciones profesionales, Anna está preocupada por sus padres de 80 años, que viven en casa con ella. Se ha descubierto que las personas mayores y las que tienen afecciones subyacentes son más susceptibles al COVID-19.

“Trato de usar una máscara cuando estoy en casa cerca de ellos”, dijo. “Pero mi madre tiene una gran dificultad auditiva, y si llevo una máscara, no puede oírme en absoluto. Así que tengo que quitarme la máscara para que me oiga. Es súper abrumador”.

También está agotando sus días de descanso remunerados en autocuarentena mientras espera los resultados de sus pruebas, que dice que podrían tener un tiempo de entrega de horas.

“Estoy en este terrible, terrible aprieto de tener que decidir”, dijo. “¿Puedo permitirme tomarme el tiempo libre del trabajo? Porque, ¿qué pasa si la semana que viene me expongo a ello, y es de verdad, y tengo que estar fuera durante un mes, y acabo de quemar mis días libres pagados por las alergias?

“En mi mente, todo se reduce a la falta de pruebas que hacen imposible tomar decisiones informadas”.

Al cierre de esta edición, Anna aún no había recibido los resultados de sus pruebas. Todavía está fuera del trabajo. Pero está lista para volver a entrar tan pronto como esté lista. “Esto acaba de empezar”, predice, en cuanto a lo peor de la epidemia que afecta a los hospitales de Estados Unidos.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitió que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia mundial.

Siga a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo

****

Descubra

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

TE RECOMENDAMOS