Falun Dafa sigue siendo el objetivo principal del régimen chino: Documento filtrado

Por Kelly Song
23 de Mayo de 2022 12:53 PM Actualizado: 23 de Mayo de 2022 12:53 PM

Documentos filtrados del Comité de Asuntos Políticos y Legales (PLAC) en el condado de Tieling, en la provincia nororiental china de Liaoning, revelan que el esfuerzo del Partido Comunista Chino (PCCh) por “transformar” o “eliminar” a los practicantes de Falun Dafa sigue siendo el objetivo principal del régimen.

Uno de los documentos titulado “Informe de progreso presentado al grupo de inspección provincial del PLAC” decía que, en abril de 2019, nueve de los ministerios de más alto rango del Comité Central del PCCh emitieron una orden para obligar a todos los practicantes de Falun Dafa a abandonar su práctica espiritual.

Minghui.org, un sitio web que documenta la campaña de persecución del PCCh contra Falun Dafa, informó que los policías llamaron a la puerta de la casa de los padres de Peng Zhiqiang y dijeron: “Debes firmar estos papeles o de lo contrario…”. La pareja se negó a firmar los documentos y los policías se marcharon.

Luego, la policía llamó al hijo de la pareja, que no es practicante de Falun Gong, y le dijo: “¡Tus padres no querían firmar los papeles, esto te costará tu carrera a menos que firmes por ellos!”.

Peng se asustó y firmó los papeles. Más tarde publicó una declaración en minghui.org para decir que lamenta haberlo hecho.

Los padres de Peng son practicantes de Falun Dafa, una práctica espiritual que el Partido Comunista Chino (PCCh) persigue desde 1999.

Lo que le sucedió a la familia Peng les ha sucedido a familias en toda China en los últimos años. Según minghui.org, esta campaña de “llamar a la puerta”, realizada bajo la dirección del Comité Central, tiene el objetivo de “eliminar” a los practicantes de Falun Dafa, aunque solo sea sobre el papel.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una antigua práctica espiritual china que consiste en ejercicios de meditación lentos y enseñanzas morales que promueven la verdad, la compasión y la tolerancia en la vida cotidiana. Su popularidad alcanzó su punto máximo a fines de la década de 1990 en China, donde llegó a tener entre 70 y 100 millones de practicantes, según estimaciones oficiales.

La campaña de “llamar a la puerta”, a la que se hace referencia en uno de los documentos filtrados, fue ordenada conjuntamente por nueve importantes agencias directamente afiliadas al Comité Central del PCCh.

El PLAC es uno de los aparatos de seguridad del PCCh que mantiene el control en los diferentes niveles de las oficinas gubernamentales centrales, provinciales y municipales. Mantiene listas de practicantes de Falun Dafa hasta el nivel de vecindario, incluidos los nombres de los practicantes de Falun Dafa, junto con sus direcciones e información sobre sus familiares. La policía local lleva a cabo la campaña de “llamar a la puerta” yendo a cada dirección pidiéndoles a los practicantes que firmen los documentos para que renuncien a su práctica espiritual.

Si consiguen una firma, pueden “eliminar a ese practicante”, al menos sobre el papel.

Documento filtrado

The Epoch Times obtuvo acceso exclusivo a los documentos de la oficina PLAC del condado de Tieling en la provincia de Liaoning. Tieling está a unas 20 millas al noreste de la ciudad de Shenyang, la capital de la provincia de Liaoning.

El sistema PLAC es una gigantesca y poderosa red de represión. Es la herramienta principal en la persecución del PCCh a Falun Gong, y el poder del PLAC, así como el alto nivel de corrupción que respalda el poder del PLAC, ha crecido a medida que continúa la persecución.

Uno de los documentos titulado “Informe de progreso presentado al grupo de inspección provincial del PLAC” decía que, en abril de 2019, nueve de los ministerios de más alto rango del régimen central emitieron una orden dirigida principalmente a Falun Dafa, con el objetivo de obligar a todos los practicantes de Falun Dafa a renunciar a su práctica.

Según el documento, en el condado de Tieling, el PLAC realizó de inmediato sesiones de capacitación sobre cómo “transformar” a los practicantes de Falun Gong.

Además de visitar los hogares de las personas y tratar de obligarlas a firmar documentos, el PLAC también instruyó a la policía del condado para que monitoreara e impidiera que las personas fueran a Hong Kong.

El año 2019 fue el 70 aniversario de la toma del poder del PCCh en China. El documento decía: “A medida que se acerca la celebración del 70 aniversario y las actividades en Hong Kong van en aumento, para evitar que esas personas participen en actividades en Hong Kong, la policía del condado debe limitar sus viajes”.

Inspecciones del PLAC

El comentarista político de alto nivel, Heng He, le dijo a The Epoch Times: “A partir de este documento [filtrado], podemos ver que el PCCh todavía considera a Falun Gong como su objetivo número uno a reprimir, aunque el PCCh lo minimice públicamente y trate de ocultarlo a la comunidad internacional”.

“Bajo la bandera de la anticorrupción, el gobierno central del PCCh envió grupos de inspección a diferentes partes del país desde 2017”, dijo. “Inspeccionan principalmente la red de agencias PLAC, donde se detecta debilidad y reticencia a la persecución a Falun Gong. Esto significa que sostener la persecución ha sido muy difícil”.

El documento filtrado decía: “Este año en el condado, ocho miembros de Falun Dafa fueron ‘transformados’, lo que supone el uno por ciento del total. 122 miembros de Falun Dafa fueron ‘mitigados’ y el número ha sido reportado al PLAC municipal de arriba”. No está claro a qué se refiere el término “mitigados”.

Casos de Persecución

Esta campaña se está llevando a cabo en todo el país. Según un informe de minghui.org, de abril de 2021, la campaña de “eliminación” en Beijing resultó en la muerte de 3 practicantes de Falun Gong en 2020, 29 practicantes fueron condenados a prisión y 249 practicantes fueron detenidos a la fuerza en sus hogares o lugares de trabajo.

Además, 153 casas de practicantes fueron saqueadas y 103 practicantes fueron visitados por la policía o recibieron llamadas telefónicas acosadoras.

Más recientemente, una practicante de Falun Gong llamada Ji Yunzhi, de Mongolia Interior, murió 48 días después de que la llevaran a la estación de policía. Tenía 66 años.

El 1 de febrero de 2022, día del Año Nuevo chino y tres días antes del comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing, 9 policías se llevaron a Ji de su casa. En la comisaría, Ji fue golpeada y torturada. Se puso en huelga de hambre para protestar, pero la alimentaron a la fuerza a través de un tubo de alimentación que se le administró a la fuerza por la nariz.

Posteriormente, su salud se deterioró rápidamente.

El 11 de febrero, la policía notificó a la familia de Ji que estaba en el hospital. Cuando su esposo llegó al hospital, vio a Ji en coma. Sus tobillos estaban todavía con grilletes.

A pesar de su estado crítico, la policía se negó a liberarla. El 21 de marzo, Ji falleció.

Durante este tiempo, para evitar que la información se filtrara al público, decenas de policías vigilaron el hospital, la funeraria y la casa de Ji durante días, incluso después de que el cuerpo fuera incinerado.

Simon Zhang, arquitecto de Nueva York, y su madre, Ji Yunzhi, practicante de Falun Gong que fue sacada de su casa tres días antes de la apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing y murió 48 días después bajo custodia policial. (Cortesía de Simón Zhang)

El hijo de Ji, Simon Zhang, es arquitecto en Nueva York. El 25 de abril, él y otros practicantes de Falun Gong se reunieron con el embajador general de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, Rashad Hussain, quien, después de escuchar la historia de Ji, publicó en Twitter: “Nadie merece sufrir acoso, tortura o encarcelamiento por su fe”.

Concientización

Desde que comenzó la persecución en 1999, el PCCh y su sistema PLAC han lanzado numerosas campañas tratando de erradicar a Falun Gong a través de una variedad de medios. Sin embargo, las contramedidas utilizadas por los practicantes de Falun Gong parecen seguir siendo las mismas, ya que distribuyen lo que se llama “materiales de aclaración de la verdad” para crear conciencia sobre la persecución, tanto dentro como fuera de China.

El documento filtrado mencionaba que el PLAC del condado de Tieling organizó personas para recorrer el condado con el propósito de “limpiar” los materiales de Falun Gong en lugares públicos. En el año 2019, dice el documento, “se organizaron 8 intentos de limpieza, se recolectaron 378 materiales impresos, 3 pancartas y 26 carteles”.

El documento dice que, de abril a junio, el PLAC del condado de Tieling distribuyó al público 20,000 folletos y 35,000 otros tipos de materiales para difamar a Falun Gong.

Un cartel que dice “Verdad, Compasión, Tolerancia es bueno, Falun Dafa es bueno” se ve en una parada de autobús en Tieling, provincia de Liaoning. (minghui.org)

Heng He dijo: “Dado que la persecución no tiene respaldo legal, el PCCh ha estado gastando una gran cantidad de dinero para difamar a Falun Gong mediante la manipulación de la opinión pública y la fabricación de mentiras difundidas por los medios. Mientras tanto, el PCCh hace todo lo posible para impedir que la verdad sobre Falun Gong llegue al público”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.