Fama, oscuridad y controversia: Moisés Ezequiel, cadete y escultor

Por Jeff Minick
09 de Octubre de 2021
Actualizado: 09 de Octubre de 2021

El lugar: New Market, Virginia; la fecha: 15 de mayo de 1864.

Bajo el mando del general John C. Breckinridge, 257 cadetes del Instituto Militar de Virginia (VMI) y otras tropas confederadas cargan a través de un campo empapado por la lluvia y recién arado contra las fuerzas de la Unión del general Franz Sigel. Muchos de los cadetes pierden sus zapatos en el barro, convirtiendo ese terreno en el “Campo de los zapatos perdidos”. Con una pérdida de 10 muertos y 45 heridos, este batallón, la mayoría de ellos adolescentes, barre a sus enemigos, captura algunas piezas de artillería y ayuda a ganar el día para el Sur.

Representación de los cadetes del Instituto Militar de Virginia en la batalla de New Market (1864) durante la Guerra Civil estadounidense. Grabado de H.C. Edwards del libro de texto de historia americana de 1903 ” Una historia escolar de los Estados Unidos”. (Dominio público)

Entre los cadetes se encuentra un descendiente de Thomas Jefferson, Thomas Garland Jefferson, que resulta mortalmente herido en el pecho durante este asalto. Después de la batalla, su mejor amigo y compañero de cuarto y de batalla, lo busca, comanda una carreta, lo transporta a una residencia privada y pasa los dos días siguientes cuidando a su camarada moribundo, sosteniéndolo en sus brazos y leyéndole la Biblia.


Un grabado que representa al abogado y político estadounidense John Cabell Breckinridge, hacia 1870. Durante la Guerra Civil, el general Breckinridge se sintió obligado a reclutar la ayuda de más de 250 cadetes de Virginia contra las fuerzas de la Unión. (Colección Kean/Getty Images)

El cuidador de Jefferson fue Moisés Ezequiel (1844-1917), el primer cadete judío en ser admitido en el instituto. Hijo de un comerciante de Richmond, era un ardiente amante de Virginia que se enorgullecía tanto de su participación en la batalla de New Market que su tumba en el Cementerio Nacional de Arlington lleva esta sencilla inscripción “Moisés Ezequiel, Sargento de la Compañía C, Batallón de Cadetes del Instituto Militar de Virginia”.

Es un epitafio inusual, dado que Moisés Ezequiel fue uno de los escultores estadounidenses más famosos de su época.

Fama y oscuridad

Al terminar la guerra, Ezequiel regresó para terminar su carrera en el VMI. Durante ese tiempo, Robert E. Lee, el antiguo general confederado que ejercía de presidente del Washington College, vecino de VMI, se hizo amigo de Ezequiel, reconoció su talento y le animó a seguir con su arte.

Ezequiel hizo caso de ese consejo, estudió anatomía durante un breve periodo de tiempo en el Colegio Médico de Virginia, ganó un premio que le permitió continuar sus estudios primero en Alemania y luego en Roma, y nunca miró atrás, convirtiéndose en un residente de Roma de por vida. Al final de su vida, había terminado más de 200 esculturas y ganado numerosos premios, entre ellos el Premio Michel Beer de Roma y la Medalla de Oro de la Real Sociedad de Palermo. El rey italiano Víctor Manuel le concedió varios títulos y un título de caballero.

Su estudio en Roma llegó a ser casi tan famoso como sus esculturas, evocando descripciones como ésta de Samson Oppenheim, editor de The American Jewish Year Book (Anuario judío americano):

“Quizás la más característica de sus creaciones fue su célebre estudio. … Aquí, en las termas abovedadas construidas en tiempos de Diocleciano, había reunido tesoros de muchas tierras y épocas. Mármoles y alabastros antiguos, bronces, metales costosos y reliquias embellecidas con piedras preciosas, pergaminos medievales y ornamentos eclesiásticos, marfiles orientales, terciopelos y sedas colgaban por todas partes, en atractivo contraste con el mobiliario de los últimos tiempos y el piano de cola del siglo XX, proclamando las amplias simpatías y los gustos católicos de este ciudadano del mundo”

Aunque se convirtió en el único escultor de renombre que luchó en la Guerra Civil y en el primer escultor judío-americano famoso, la reputación de Ezequiel se desvaneció tras su muerte. Esta caída de su estatus se atribuye comúnmente a su enfoque tradicional del arte.

Como escribe Susan Eisenfeld en su artículo en línea “Moisés Ezequiel: Oculto a simple vista”, el mundo del arte lo ignoró y olvidó porque nunca innovó; emuló el estilo clásico de los maestros anteriores, centrándose en la figura humana completa y en temas históricos y alegóricos, incluso cuando el tiempo de ese estilo había pasado.

Desconocido pero no olvidado

Puede que la mayoría de nosotros no conozca a Moisés Ezequiel —ni siquiera muchos aficionados a la Guerra Civil conocen su trayectoria artística—, pero cada día miles de personas ven su arte.

La estatua “Libertad Religiosa”, situada en el exterior del Museo Nacional de Historia Judía de Filadelfia, es una de las primeras obras encargadas a Moses Ezekiel. La estatua de mármol de 7 metros de altura fue creada en 1876 para la Exposición del Centenario. (Smallbones/CC BY-SA 3.0)

En el exterior del Museo Nacional de Historia Judía Americana de Filadelfia se encuentra “La libertad religiosa”, una de las primeras obras encargadas a Ezequiel y la primera escultura estadounidense dedicada a este tema. La mujer que representa la libertad lleva 13 estrellas en su corona, una por cada una de las colonias originales, y sostiene un ejemplar de la Constitución. Encargada originalmente para la Exposición del Centenario de 1876, “Religious Liberty” se encuentra hoy cerca de la Campana de la Libertad en el Parque Histórico Nacional de la Independencia de la ciudad.

Muchos años después, las Hijas Unidas de la Confederación de Charleston, Virginia Occidental, encargaron a Ezequiel la creación de una estatua de Stonewall Jackson, nacido en ese estado cuando aún formaba parte de Virginia. Hoy, la estatua se encuentra frente al edificio del Capitolio de Charleston. En ella vemos a un incondicional Jackson con su espada apuntando al suelo en la mano izquierda, los prismáticos apretados en la derecha, y con la túnica abotonada y las botas de montar reforzando el apodo que Jackson se ganó en la Primera Batalla de Manassas: “Stonewall”.

Estatua de Moisés Ezequiel del presidente Jefferson, 1910, frente a la Rotonda de la Universidad de Virginia. Es una réplica más pequeña de la estatua de Louisville, Ky. creada dos años antes. (Bestbudbrian /CC BY-SA 3.0)

La estatua de Ezequiel de Thomas Jefferson, que puede encontrarse hoy frente a la Rotonda de la Universidad de Virginia, muestra al autor de la Declaración de Independencia de pie sobre una réplica de la Campana de la Libertad. Adornando la campana hay figuras representativas de la Libertad, la Justicia, la Igualdad y la Hermandad del Hombre. Para honrar la profunda creencia de Jefferson en la libertad religiosa, Ezequiel tiene a la Igualdad sosteniendo una tablilla titulada “Libertad Religiosa” con los nombres de varias deidades: Dios, Jehová, Brahma, Atma, Ra, Alá, Zeus.

Para su querido VMI, Ezequiel creó dos monumentos: “Virginia Mourning Her Dead” (Virginia llorando a sus muertos) y otra estatua de Stonewall Jackson, que enseñó en el instituto durante algunos años antes de la Guerra Civil y cuyo nombre ha estado asociado durante mucho tiempo a esa universidad.

Moses Ezekiel’s “Virginia Mourning Her Dead” memorializes the Virginia Military Institute cadets killed at the Battle of New Market defending Virginia. (Public Domain)

Dedicada en 1903, “Virginia Mourning Her Dead” honra a los cadetes que cayeron en New Market y contiene los restos de seis de ellos en una caja de cobre en la base del monumento. La figura afligida inclinada por el dolor es la diosa Virtus, que aparece en la bandera del estado de Virginia aplastando la tiranía junto con las palabras “Sic Semper Tyrannis”, o “Así siempre a los tiranos”.

Aunque esta estatua permanece en los terrenos del instituto, la de Jackson tuvo un destino menos amable. A raíz de la destrucción o retirada de estatuas confederadas en los últimos años, las autoridades de VMI decidieron desmantelar la estatua y colocarla en el campo de batalla de New Market.

El monumento a la Confederación

El monumento confederado de Ezequiel en el Cementerio Nacional de Arlington, al que llamó “Nuevo Sur”, también ha sido objeto de ataques. A raíz de los disturbios de 2017 en Charlottesville (Virginia), que se centraron en la retirada de una estatua de Robert E. Lee, 22 descendientes de la familia Ezequiel emitieron un comunicado en el que exigían que el monumento “Nuevo Sur” fuera retirado de Arlington y puesto “en un museo que deje clara su historia opresiva”. Por cierto, los restos de Ezequiel y los de otros tres confederados yacen enterrados en la base de esta estatua.

El sitio web del cementerio de Arlington describe la estatua de esta manera:

“El monumento, de elaborado diseño, ofrece una visión nostálgica y mitologizada de la Confederación, que incluye representaciones muy asépticas de la esclavitud. Sobre un pedestal de 9 metros de altura, una figura femenina clásica de bronce, coronada con hojas de olivo, representa el Sur de Estados Unidos. Sostiene una corona de laurel, una reja de arado y una podadera, con una inscripción bíblica a sus pies: “Han convertido sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas”. El pedestal del monumento presenta 14 escudos grabados con las armas de los 13 estados confederados más el estado fronterizo de Maryland (que no se separó de la Unión ni se unió a la Confederación). Treinta y dos figuras de tamaño natural representan a dioses míticos junto a soldados y civiles del Sur”.

El artículo añade que la estatua también representa a dos esclavos.

De momento, el monumento a los confederados sigue en su sitio.

El monumento confederado de Moisés Ezequiel n el Cementerio Nacional de Arlington, que el escultor llamó “Nuevo Sur”. (Tim1965/CC BY-SA 3.0)

¿Dónde estamos hoy?

Moisés Ezequiel y sus esculturas no solo revelan sus prejuicios e intereses culturales, sino que también actúan como un espejo para nosotros.

En primer lugar, ¿qué dicen las críticas sobre su falta de “innovación” y su enfoque tradicional de su obra sobre nuestro mundo del arte? Si examinamos su estatuaria, con su precisión, realismo y línea argumental, ¿debemos considerar necesariamente su respeto por los antiguos maestros como un signo de fracaso o de falta de creatividad? Muchas personas, incluidos algunos críticos, siguen prefiriendo el arte representativo al abstracto, lo que significa que podrían juzgar más favorablemente sus creaciones. ¿Y su enfoque en los “temas históricos y alegóricos” debería condenar su arte a la papelera, o ese cambio de temas indica el alejamiento de nuestra propia cultura de los fundamentos de la civilización occidental?

El arte de Ezequiel nos plantea hoy otro problema. Durante toda su vida, fue un ardiente defensor de Virginia y de la causa del Sur. En su estudio de Roma, exhibía una bandera de batalla confederada, y su familia había tenido algunos esclavos. Además, su intención era claramente que algunas de sus esculturas honraran a Virginia y a la Confederación.

Pero, ¿qué debemos hacer con un hombre como Moisés Ezequiel, que una vez dijo de la esclavitud: “Fue un mal que heredamos y del que queríamos deshacernos. … Nuestra lucha fue simplemente una lucha constitucional basada en … los derechos de los estados y especialmente en el libre comercio y la ausencia de aranceles”. ¿Era sincero —muchos sureños de la época ofrecían la misma línea de causalidad —o estaba pasando por alto la esclavitud como motivo de la guerra?

Sea como fuere, Moisés Ezequiel estaba ciego a las consecuencias de sus creencias y a lo que el futuro podría hacer de ellas. Pero yo me pregunto: ¿Estamos igual de ciegos ante nuestro propio presente, demasiado seguros de nuestra superioridad moral sobre nuestros antepasados como para examinar y considerar los matices de la historia e identificar también los fallos y faltas de la época en que vivimos?

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente número de nietos. Durante 20 años enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes educados en sus casas en Asheville, NC. Actualmente vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS