Familia del bebé extirpado de su madre asesinada recibe más de USD 300.000 en facturas de hospital

Por Isabel Van Brugen - La Gran Época
19 de Julio de 2019 Actualizado: 19 de Julio de 2019

El hospital de Illinois que atendió al recién nacido que fue arrancado del vientre de su madre asesinada se ha disculpado con la familia de Marlen Ochoa-López después de enviarle cuantiosas facturas médicas tras la muerte de su bebé.

El recién nacido, Yovanny Lopez, fue extirpado del vientre de Ochoa-Lopez, de 19 años de edad, después de que dos mujeres la estrangularon para robarle el bebé. Yovanny falleció en Advocate Christ Medical Center por daño cerebral grave 53 días después, el 14 de junio.

Una de las mujeres ahora acusadas, Clarisa Figueroa, de 46 años, afirmó durante tres semanas que ella era la que acababa de dar a luz al bebé. Su hija, Desiree, de 24 años, también ha sido acusada por la muerte del infante.

Yovanny estuvo con soporte vital durante casi dos meses y murió por falta de oxígeno en el cerebro, dijo la Oficina del Médico Forense del Condado de Cook.

Sin embargo, la familia y el abogado de la joven de 19 años, Frank Ávila, dijeron que el hospital les envió facturas médicas semanas después de que el bebé fuera arrancado del vientre de la adolescente, por un total de cientos de miles de dólares.

La factura, obtenido por el Chicago Sun Times, también nombraba al bebé robado como “Figueroa, nene”. La familia había recibido varias facturas desde el 23 de abril por un total de más de 300.000 dólares, según Ávila, informó la agencia de noticias.

Más tarde el hospital se disculpó en una declaración y dijo que “lamenta este error”. Decía que la factura fue “enviada inadvertidamente”.

“Nuestros corazones y oraciones continúan con la familia Ochoa-López durante este tiempo difícil”, dijo el hospital. “Hemos tenido conversaciones con la familia acerca de una factura que fue enviada inadvertidamente y lamentamos este error.

“Nos tomamos muy en serio nuestra obligación de privacidad del paciente y, por lo tanto, no podemos hacer más comentarios sobre la atención, los servicios o la facturación”.

“Según los informes, el hospital envió a la familia una de las facturas médicas el 3 de junio, más de dos semanas después de que Figueroa fuera arrestada y acusada por el incidente.

Otras facturas fueron emitidas durante el tiempo en que Figueroa afirmó que el recién nacido era su hijo, informó CBS Chicago.

Ávila dijo a CBS que era “atroz” que la familia de Ochoa-López hubiera sido facturada por el hospital, y describió a su personal como “monstruoso” por “infligir intencionalmente angustia emocional”, según el Sun-Times.

“No tenemos los registros médicos y mi cliente está recibiendo facturas por cientos de miles de dólares del hospital a nombre de Figueroa y eso es atroz”, declaró a CBS Chicago.

La noticia llegó cuando Clarisa y Desiree Figueroa también fueron acusadas de la muerte del recién nacido.

Clarisa Figueroa, quien fue acusada en la muerte de la futura madre de 19 años Marlen Ochoa-López, en una foto que se presentó el 16 de mayo de 2019. (Departamento de Policía de Chicago)

La oficina del Fiscal del Estado del Condado de Cook dijo que a la pareja se les negó la fianza el 18 de julio cuando comparecieron en una audiencia para enfrentar los nuevos cargos.

El dúo madre e hija está acusado de atraer a Ochoa-López a su casa con la promesa de regalarle ropa de bebé antes de distraerla y matarla. Luego, supuestamente extrajeron a la fuerza al bebé del útero de la joven de 19 años antes de alegar que el niño era de Clarisa.

Una autopsia de la oficina del médico forense, que determinó que la muerte del recién nacido fue un homicidio, encontró que Yovanny López murió de “complicaciones de encefalopatía anóxica, hipoxia intrauterina y asalto y muerte materna”, reportó Fox32.

La Madre Ochoa-López fue encontrada muerta en un cubo de basura en el patio trasero de una casa en Chicago el 15 de mayo después de que desapareciera el 23 de abril.

El Sun-Times informó que las Figueroa aparecieron en la corte el jueves vestidas con monos amarillos brillantes. La jueza Mary Marubio ordenó que ambas fueran detenidas sin fianza. Se las espera de nuevo en la corte el 6 de agosto.

El mes pasado, la pareja se declaró inocente de 27 cargos, incluyendo asesinato en primer grado, secuestro y agresión con agravantes en un caso espantoso que conmocionó a Chicago, una ciudad infame por experimentar cientos de homicidios al año, y fue noticia en todo el país.

El novio de Clarisa, Piotr Bobak, de 46 años de edad, enfrenta cargos por ocultar un homicidio y obstrucción a la justicia.

*****

Descubre:

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS