Familia que perdió a su hija en explosión de su casa dice que “Dios preparó un camino” para sanarlos

Por Louise Bevan
16 de Julio de 2021 5:51 PM Actualizado: 16 de Julio de 2021 5:51 PM

Afrontando la difícil tarea de recuperarse después de perder a su hija adolescente en una fatal explosión en su casa, una familia de Oklahoma confió en Dios para aliviar el camino.

A través de la fe y el inmenso apoyo de familiares y amigos, Shawn y Tanda Maguire y su hijo de 13 años, Hayden, encontraron sentido a su dolor y una forma de afianzar la esperanza en algo más grande.

En una entrevista con The Epoch Times, la pareja dijo que Dios les permitió “tener esperanza más allá de esta vida”.

“La forma en que Dios actúa en nosotros para ayudar a los demás no tiene precedentes”, dijo Shawn.

“No puedo imaginar hacer esto sin [Dios]. Me apasiona ayudar a los hombres a entrar a la autoridad que Dios les ha dado para sacrificarse por sus familias, guiarlas bien, alejarse de la oscuridad, rechazar la pasividad, liderar con valentía y vivir para el mayor llamado que Dios tiene en su vida”.

Shawn y Tanda Maguire con su hijo, Hayden, y su difunta hija, Berklee. (Cortesía de Shawn y Tanda Maguire)

La noche anterior a la explosión, el 23 de septiembre de 2020, Tanda, de 42 años, recogió a su hija Berklee, a su hijo Hayden y a algunos amigos del grupo de jóvenes de su iglesia. Berklee estaba más alegre que de costumbre.

“Me contó que le habían gustado mucho dos de las canciones de alabanza que habían cantado esa noche e incluso felicitó a su hermano pequeño de camino a casa, algo que puede ser anormal para un niño de 14 años”, dijo. Tanda le dijo a sus hijos que los quería, y se fue a dormir temprano, mientras los cantos de Berklee llenaban la casa.

A la mañana siguiente, Shawn, de 48 años, durmió hasta las 7 a.m. “Fui a hacer café y pulsé el botón”, recordó. “Todo explotó”.

La explosión, provocada por una fuga de propano, arrasó la casa en un instante. La explosión fue tan inmensa que hizo estallar las ventanas de la casa del vecino de los Maguire, situada a un acre de distancia.

Shawn dijo que el impacto de la explosión se sintió como “haber sido electrocutado”. Quedó enterrado en vida, sin saber que la explosión había terminado con la vida de su hija al instante. Berklee —cuyo nombre significa “reflejo de la personalidad de Dios”— había celebrado su cumpleaños tan solo cinco días antes.

Berklee Maguire. (Cortesía de Shawn y Tanda Maguire)

Tanda y Hayden sufrieron extensas quemaduras de segundo y tercer grado.

Shawn le rogó a los grupos de rescate que se estaban reuniendo que localizaran a su familia. “Solo clamaba a Dios, gritando: ‘Ayuda, ayúdenos, ayúdenos'”, recuerda. “Estaba echando humo cuando me encontraron. Y la casa que conocí en mi vida ya no existía. Todo estaba plano”.

Cuando llegaron los primeros equipos de rescate, la realidad de su inconmensurable pérdida cayó sobre los Maguire.

Momentos después de la explosión, alguien dijo a la familia que había visto a Jesús. “Alguien dijo que estaba caminando entre los escombros. Jesús miró a Berklee y dijo: ‘Me llevo a esta chica a casa’, dijo Shawn, mencionando las palabras sanadoras que han ayudado a su familia a dar sentido a su pérdida”.

La casa de los Maguire antes de la explosión. (Cortesía de Shawn y Tanda Maguire)

Llenos de dolor, los amigos de Shawn rezaron y leyeron las Escrituras mientras él luchaba por dormir en su cama del hospital. Su madre, Diane, permanecía junto a él durante el día, grabando lo que pensaba que serían las últimas palabras de su hijo. Shawn, un consejero cristiano preparado durante casi tres décadas, habló del amor de Dios.

Él pasó varios meses en el hospital por sus extensas lesiones.

Después de cinco días en el hospital, a Tanda y Hayden —cuyo nombre significa “poderoso guerrero de Dios”— les dieron el alta . Hayden tuvo que regresar a recibir injertos de piel en los brazos, las piernas y la cara.

La familia no puede imaginar haber sobrevivido sin la gracia de Dios y el apoyo de la gente que les rodea; a las 36 horas de ser dados de alta Tanda y Hayden, la familia tenía una casa de alquiler completamente amoblada y dotada de comida, armarios e incluso un auto prestado.

La explosión, causada por una fuga de propano, arrasó la casa de los Maguire en un instante. (Cortesía de Shawn y Tanda Maguire)

“El apoyo de nuestros amigos, familiares y comunidad ha sido y sigue sorprendiéndonos”, dijo Tanda. “Y esta fue solo la punta del iceberg. Nos proporcionaron todo lo que necesitábamos, desde el más pequeño detalle hasta los artículos más grandes”.

Mientras la familia comenzaba a reconstruir sus vidas, Berklee permanecía en primer plano. Tres meses antes de la explosión, Tanda había hablado con Berklee sobre las dificultades.

“Hablamos de por qué no podemos poner nuestra esperanza en esta vida porque nunca nos satisface, y siempre nos defraudará, y solo la esperanza de la eternidad puede satisfacernos de verdad”, dijo Tanda, añadiendo que su hija deseaba tener una relación más profunda con Dios.

Tanda, que consagró su fe a los 21 años, “luchó, cuestionó y gritó a Dios” por la pérdida de su hija, pero dijo que nunca se planteó la opción de no tener fe en Dios.

“De todos modos, esto ha aumentado mi fe, porque ahora anhelo el Cielo como nunca antes”, dijo. “Nunca he sido capaz de dudar de que Él es real, de que Él nos ve”.

Shawn dijo que el impacto de la explosión se sintió como haber “sido electrocutado” y que se llevó la vida de su hija al instante. (Cortesía de Shawn y Tanda Maguire)

Berklee, que se educaba en casa, amaba el canto, el teatro, el voleibol y ayudar a los demás. Durante tres años consecutivos organizó una obra de teatro navideña para personas mayores en el Ejército de Salvación local de la familia y ofrecía pintura facial gratuita para los niños del vecindario en sus fiestas de cumpleaños. Sufría dolores crónicos y alergias, pero siempre pensaba en los demás. Soñaba con trabajar en un campamento de verano de la iglesia para niños.

Aunque Shawn estaba desesperado por recuperar a su hija, decidió ceder al plan de Dios y se comprometió a canalizar su dolor para ser un mejor esposo y padre. Se comprometió a “amar bien”, a hacer más esfuerzos y a escuchar a sus seres queridos aún más de lo que solía hacerlo.

La familia, la iglesia y la comunidad han hecho posible su recuperación.

“No estamos hechos para vivir la vida solos”, dijo Tanda. “Fuimos creados para las relaciones, así que si alguien se siente tentado a aislarse, mi consejo es que haga lo contrario. Extienda la mano y deje que otros caminen a su lado”.

Hayden con Berklee. (Cortesía de Shawn y Tanda Maguire)

“La vida es dura”, dijo Tanda. “Por eso estoy tan agradecida de que Jesús haya preparado un camino para que tengamos esperanza más allá de esta vida”.

Los Maguires compraron recientemente una nueva casa, cerca de unos amigos en el noreste de Oklahoma City. Shawn, que ha dedicado su vida a realizar terapias matrimoniales y familiares basadas en la fe con la organización New Vision Counseling de Oklahoma, se ha apoyado en sus colegas para fortalecerse. También inició un podcast.

“Solo me aferro a decir: ‘Dios, quiero reemplazar esta agonía y sufrimiento y pérdida con una alegría indescriptible'”, dijo Shawn, que ahora sufre de TEPT.

Como una persona a la que le arrancaron todo lo material y físico y que quedó lleno de sangre y moribundo, Shawn recomienda a los demás que no tienen que saber cuál es el siguiente paso, y ni siquiera tienen que creer que pueden superarlo. Recuerda que solo hay que “levantarse y volver a Dios”, dice, y nunca olvidar plantar las semillas del amor eterno en la vida de otras personas.

“Solo hay que saber que el amor supera con creces el dolor”, añadió.

“Si uno continúa dejando que Dios lo sane, y uno vive desde un lugar con amor, habiendo sido amado por Dios, entonces uno puede vivir desde un lugar de amor. Tener amor para dar en lugar de necesitar desesperadamente recibir amor”.

La familia Maguire. (Cortesía de Shawn y Tanda Maguire)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.