Famosos y atletas son silenciados por criticar los bloqueos y las restricciones: Exestrella de la NBA

El deportista considera que la sociedad se ha vuelto más autoritaria y dividida
Por Daniel Y. Teng
07 de Octubre de 2021
Actualizado: 07 de Octubre de 2021

La leyenda del baloncesto australiano y exjugador de la NBA, Andrew Bogut, dice que los atletas y celebridades le han dicho en secreto que, si bien no están de acuerdo con las restricciones de salud impuestas por el gobierno, esencialmente están amordazados para no hablar.

En una entrevista con The Epoch Times llevada a cabo el 5 de octubre, Bogut dijo que después de hablar públicamente en contra de los confinamientos y pedir a los australianos influyentes que no guardaran silencio, recibió una gran cantidad de apoyo de los atletas y celebridades diciéndole: “Me encantaría hablar, pero nuestra liga, mi jefe, mi set de filmación… simplemente no podemos. El gobierno nos bloquearía si lo hiciéramos”.

Bogut, exjugador de la Asociación Nacional de Baloncesto (2005 a 2019) en equipos como los Milwaukee Bucks, Golden State Warriors y Los Ángeles Lakers, publicó en agosto un vídeo en Instagram en el que decía que le habían propuesto hacer un anuncio de servicio público para animar a los australianos a cumplir con los cierres ordenados por el gobierno.

Pero no estaba interesado y, de hecho, estaba frustrado por las dificultades financieras que estaban causando los cierres.

Andrew Bogut, antiguo número 12 de los Golden State Warriors, intenta un tiro contra los Toronto Raptors durante el segundo juego de las Finales de la NBA de 2019, en el Scotiabank Arena, en Toronto, Canadá, el 2 de junio de 2019. (Kyle Terada-Pool/Getty Images)

“Mi padre no habría podido sobrevivir en este clima actual, punto. ¿Quién paga la hipoteca? ¿Quién hubiera pagado el préstamo del coche?”, dijo en el video que ha obtenido más de 500,000 visitas.

“Soy un tipo bastante franco en la mayoría de los temas”, dijo Bogut. “Cuando me hacen una pregunta -aunque no sea un experto- doy una respuesta honesta de lo que pienso. Y supongo que esto es lo mismo, pero he sido más intenso porque veo los efectos”.

Dijo que no le estaba restando importancia al virus. En cambio, lo que le resultaba “más enfermizo” era la creciente división de la sociedad a causa de la postura de la gente sobre los confinamientos y las vacunas.

“Si tienes dudas sobre la vacunación, te llaman ‘nazi antivacunas’ y también ocurre lo contrario: las personas que se han vacunado son etiquetadas como ‘pro-vacunas’ o farsantes del gobierno”, añadió. “Eso no hace más que dividir a la comunidad y es una victoria para el gobierno”.

Bogut se preguntó por qué se seguía recurriendo a los confinamientos altamente restrictivos cuando los residentes también se veían obligados a cumplir con un conjunto de restricciones, como el distanciamiento social, la limitación del aforo en los locales y el uso obligatorio de mascarillas.

Un peatón con mascarilla pasa junto a un cartel de la película “Cruella” en el centro de Melbourne, Australia, el 6 de agosto de 2021, en medio de un sexto cierre de la ciudad. (Con Chronis/AFP a través de Getty Images)

“Sabes que estás en un aeropuerto, por ejemplo, y estás parado en esas pegatinas de distanciamiento social para registrar tu vuelo, y luego vas en el avión, y estás literalmente atascado como un pretzel con otras personas. Entonces, hay mucha hipocresía, y estas restricciones y mandatos no están funcionando, y creo que gran parte de eso es teatro”, dijo.

“Creo que los gobiernos se han puesto muy duros con el asunto del COVID, y ya no pueden dar marcha atrás porque políticamente, muchos de estos políticos están demasiado metidos”, señaló. Pidió a los líderes políticos que fueran francos en cuanto a los errores cometidos en la gestión de la pandemia y que estuvieran preparados para cambiar de marcha.

“Sabes que no he escuchado a ningún político en todo el mundo decir: ‘¿Sabes qué?, arruinamos la forma en que manejamos esto y vamos a cambiar la forma en que lo estamos haciendo’”, dijo. “Pero en Australia, es encierro-encierro-encierro-frontera cerrada-frontera cerrada-quitar derechos-quitar derechos”.

También estaba decepcionado por la cantidad de australianos que continuaron apoyando la fuerte intervención del gobierno en la sociedad.

“Eso es probablemente lo más desgarrador para mí, viniendo de una familia que huyó del comunismo. Lo más desgarrador es la gente animando esto”.

Bogut vive en Melbourne, que acaba de batir el récord mundial de la ciudad que más tiempo ha permanecido en confinamiento, hasta el 4 de octubre, con 246 días, superando el récord de la capital argentina, Buenos Aires.

Un hombre cruza la intersección normalmente concurrida de Flinders Street y Swanston Street, en Melbourne, Australia, el 28 de mayo de 2021. (Darrian Traynor/Getty Images)

Australia ha disfrutado de algunas de las tasas de infección y muerte más bajas por COVID-19 según los estándares mundiales. Esto, a su vez, ha estimulado a los líderes estatales y territoriales a bloquear rápidamente ciudades enteras y cerrar fronteras nacionales ante cualquier signo de infección en el país, lo que ha demostrado ser políticamente popular.

El gobierno de Victoria, dirigido por el primer ministro Dan Andrews, ha desplegado una estricta estrategia de supresión en los últimos 18 meses para combatir el virus, que incluye la imposición de restricciones inmediatas de la “fase cuatro”, como toques de queda, límites a la circulación en un radio de 5 km y el cierre de puntos de venta no esenciales.

Por el contrario, el estado vecino de Nueva Gales del Sur (NSW) se alejó del uso de restricciones de amplio alcance el año pasado, no obstante, empezó a impulsar bloqueos tras el brote de julio de la variante Delta en Greater Sydney, que obligó a un cambio de política; NSW, sin embargo, es ahora el primer estado en establecer un “Día de la Libertad” oficial el 1 de diciembre.

Mientras tanto, los cierres prolongados y las estrictas restricciones en Victoria han cobrado su precio con protestas estallando en Melbourne, las cuales han alcanzado una regularidad cada vez mayor. Las tensiones se han desbordado e, incluso, policías han utilizado tácticas cuestionables para detener a los manifestantes.

Bogut, cuya familia emigró de la Yugoslavia comunista, advirtió a los australianos sobre la necesidad de estar atentos a la expansión de los poderes del gobierno.

La policía enfrenta a trabajadores de la construcción y manifestantes en los escalones del Santuario del Recuerdo durante una protesta contra las regulaciones pandémicas en Melbourne, Australia, el 22 de septiembre de 2021. (William West/AFP a través de Getty Images)

“Cuando hablas con un australiano promedio, que nunca ha experimentado un conflicto en su suelo o ha estado distanciado de los problemas del mundo real, te dirá que estás loco. ¿Cómo puedes comparar esto con el comunismo?”, dijo.

“Yo recomendaría a esas personas que vayan a hablar con alguien de la URSS o que vayan a hablar con alguien de la antigua Yugoslavia o Cuba”, agregó. “Todos dirán que han visto estas pequeñas tomas de poder por parte de los gobiernos en incrementos, y luego, de repente, se les quitan muchos de sus derechos hasta el punto de que tus vecinos de al lado te delatan por recibir la visita de tus abuelos, y eso es lo que estamos viendo hoy”.

“Estas personas (los líderes políticos), que están muy pendientes del lado político de esto y de quitarle los derechos a la gente que no se vacuna, son las mismas personas a las que hemos tenido que escuchar sobre la igualdad y la protección de las minorías durante la última década”, dijo.

“Así que hay un poco de hipocresía cuando se ha estado promoviendo eso durante los últimos 10 años y ahora porque no se está a favor de las vacunas -y algunas personas ni siquiera son antivacunas, sólo son cautelosas- se empieza a etiquetarlas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS