FBI apuntó a campaña de Trump con 4 informantes y más agentes encubiertos

Por Petr Svab
10 de Diciembre de 2019
Actualizado: 10 de Diciembre de 2019

El FBI utilizó a cuatro informantes y “unos pocos” agentes encubiertos contra los ayudantes de la campaña de Trump, Carter Page y George Papadopoulos, según la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Justicia.

El FBI le dijo a la OIG que estaba investigando a Page y Papadopoulos debido a sus contactos con Rusia.

Pero el FBI también hizo que uno de los informantes se pusiera en contacto con un alto funcionario de la campaña de Trump que no fue investigado. Ese oficial parece haber sido Sam Clovis.

El informante ha sido identificado por The Epoch Times y otros medios como el profesor de Cambridge, Stefan Halper.

Todas las conversaciones que Halper tuvo con Page, Papadopoulos y Clovis, fueron monitoreadas por el FBI, dijo la OIG.

El Inspector General Michael Horowitz hizo las revelaciones en un informe del 9 de diciembre sobre su revisión de una orden de detención de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés) emitida por el FBI contra Page, y otros aspectos de la investigación relacionada con el FBI.

El 31 de julio de 2016, el FBI abrió oficialmente una investigación de contrainteligencia de la campaña Trump, apodada “Crossfire Hurricane”. El objetivo declarado era “determinar si los individuos asociados con la campaña estaban coordinando o cooperando, consciente o inconscientemente, con el gobierno ruso para influir o interferir en las elecciones de 2016 en Estados Unidos”.

A diferencia de las investigaciones penales, las investigaciones de contrainteligencia no requieren ninguna acusación de un delito.

En las semanas siguientes, altos funcionarios del FBI reunieron a un pequeño equipo y abrieron casos individuales sobre los ayudantes de campaña de Trump, Page, Papadopoulos, Paul Manafort y el teniente general Michael Flynn.

La orden FISA sobre Page fue obtenida en octubre de 2016, fue renovada tres veces y duró hasta el 2017.

Horowitz concluyó que la orden contenía “al menos 17 errores u omisiones significativos”, diciendo que los errores y otras fallas constituían “fallas graves de desempeño por parte de los agentes supervisores y no supervisores”.

Halper

El informe describe a Halper como una fuente problemática.

El FBI lo apartó en 2011 por “agresividad hacia los agentes de manejo como resultado de lo que [Halper] percibió como una compensación insuficiente” y “lealtad cuestionable a los objetivos [de inteligencia]” con los que mantuvo contacto.

Sin embargo, dos meses después, Halper fue reclutado de nuevo.

Su nuevo entrenador, que más tarde se unió al equipo de Crossfire Hurricane, llamó a Halper “mercurial”, pero dijo que fue expulsado porque el anterior entrenador “no era el candidato adecuado” para Halper.

Desde entonces, Halper no había sido agresivo, y tampoco había indicios de “lealtades cuestionables a los objetivos de inteligencia”, dijo el entrenador a la OIG.

Halper no podía quejarse de una “compensación insuficiente”. Entre 2012 y 2017, un grupo de expertos del Departamento de Defensa le pagaron más de un millón de dólares por varios documentos que incitaron a un denunciante a señalar un potencial peligro sobre en quién estaban gastando su dinero y para qué propósito.

El encargado le dijo a la OIG que inicialmente se había acercado a Halper solo para aprender temas básicos sobre campañas políticas, ya que está afiliado a campañas políticas desde la década de 1970.

El agente dijo que fue una coincidencia que Halper se hubiera reunido con Page dos meses antes y que también conociera a Flynn y a Manafort.

“El equipo de Crossfire Hurricane ‘no podía creer [su] suerte’ de que la fuente 2 tuviera contactos con tres de sus cuatro sujetos”, dijo el agente.

El FBI encargó a Halper que se involucrara con Page y Papadopoulos e intentara convencerlos de que la campaña se estaba coludiendo con Moscú.

Halper habló con ellos varias veces.

En una conversación, preguntó a Page si la campaña estaba planeando una “sorpresa de octubre”, una revelación explosiva poco antes de las elecciones capaz de influir en el resultado.

Page respondió que podría haber uno.

Cuando el tema surgió más tarde, Page mencionó “la teoría de la conspiración sobre…. la siguiente descarga de correo electrónico con… 33 mil” correos electrónicos adicionales, pero no explicó más de lo que quería decir.

“Bueno, los rusos tienen todo eso, ¿no?”, le preguntó Halper a Page que respondió: “No lo sé, no lo sé”.

El agente le dijo a la OIG que el comentario de Page “despertó nuestro interés porque parecía que sabía de algo, pero no estaba 100% seguro y solo aludía a algo, pero en realidad no le dio mucha más información”.

No está claro de qué hablaba específicamente Page. Pero una “teoría de la conspiración sobre… 33 mil” correos electrónicos de Clinton posiblemente liberados por Rusia ha sido un asunto de registro público desde el 6 de mayo de 2016, cuando fue reivindicado por un bloguero y luego eyectado en la corriente principal el 9 de mayo de 2016, cuando el exjuez Andrew Napolitano aireó el rumor sin fundamento en Fox News.

Al hablar sobre el lanzamiento de WikiLeaks sobre los correos electrónicos robados en 2016 del Comité Nacional Demócrata, Page dijo que “no estábamos en primera línea de este asunto del DNC”, y preguntó si la campaña debería dejársela a las “otras fuerzas” y dejar que “siga su curso”, con la campaña de Trump “arrojando críticas”.

Halper recomendó que “hay que hacerlo con mucha delicadeza y sin huellas dactilares”.

En otra conversación, después de que Page dejara la campaña, Helper le dijo que quería establecer un grupo de expertos que ofreciera una perspectiva menos “agresiva” sobre Rusia y expresó cierta confianza en que Rusia estaría dispuesta a financiarla.

“Pero eso tiene sus pros y sus contras, ¿verdad?”, preguntó Page después, según una transcripción parcial proporcionada por el FBI al Inspector General.

La OIG dijo que el comentario de la financiación llevó al agente especial supervisor del equipo de Crossfire Hurricane “más cerca de creer que Carter Page podría estar actuando como agente de una potencia extranjera”.

No está claro cómo el agente llegó a tal conclusión. Para convertirse en un “agente de una potencia extranjera”, un estadounidense tiene que participar en actividades de “inteligencia clandestina”, asumir una identidad falsa en nombre de una potencia extranjera, o participar en sabotajes o terrorismo internacional, según FISA.

Dirigir un grupo de expertos, incluso financiado por Rusia, no calificaría.

Papadopoulos le dijo a Halper en múltiples ocasiones que la campaña no tenía nada que ver con la interferencia de las elecciones rusas. Pero las denegaciones fueron excluidas de la érdenes FISA.

Otros informantes

Otro informante del FBI, que no fue identificado, habló con Papadopoulos varias veces después de dejar la campaña. Se suponía que otros dos informantes también debían hablar con Papadopoulos, pero “esos intentos de contacto no condujeron a ninguna actividad operativa”, dice el informe de la OIG.

El informe también dice que al menos un informante del FBI trabajó directamente en la campaña de Trump, pero su contacto no se enteró de ello hasta que la fuente ya había abandonado la campaña.

En un correo electrónico al encargado, el equipo de Crossfire Hurricane dijo que quería utilizar al informante como “un puesto de escucha pasiva con respecto a cualquier observación que [él/ella] tenga de la campaña hasta ahora”, pero que no se lo pediría directamente a la fuente.

A los oficiales de la campaña de Trump no se les dio un informe defensivo que les hubiera advertido sobre la posible infiltración rusa en su campaña. Solo se les dio información no clasificada sobre “conciencia de contraespionaje”. El equipo de Crossfire Hurricane reconoció que usaron una de las sesiones informativas para espiar a Flynn.

Sigue a Petr en Twitter: @petrsvab

 

Descubre

¿Cuántos países realmente comunistas hay en el Mundo?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS