Fe y libertad: cómo escapó de China un bailarín de Shen Yun

Fe y libertad: cómo escapó de China un bailarín de Shen Yun

Zhao Jiheng, bailarín de Shen Yun Performing Arts. (Cortesía de NTD)

11 de Julio de 2021

La vida de Zhao Jiheng dio un vuelco cuando tenía solo 8 años.

“Un día, llegué a casa y mis padres habían desaparecido”, dijo Zhao. Sus padres, al igual que decenas de millones de personas en China, estaban en la mira del Partido Comunista Chino (PCCh) debido a su fe religiosa. De la noche a la mañana, de aproximadamente 70 a 100 millones de practicantes de Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, pasaron de ser conocidos por el público en general como personas amables que practicaban la meditación y seguían la “Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia”, a ser tachados de enemigos del estado en 1999.

El padre de Zhao fue sometido a tortura y luego pasó los siguientes años huyendo, y su madre fue arrestada y detenida ilegalmente durante períodos de tiempo variables, al azar y con frecuencia. Para Zhao, esto significaba que un día podía volver a casa de la escuela y encontrar la puerta cerrada, entonces se daba cuenta de que la policía se había llevado a su madre nuevamente. La vida hogareña había cambiado drásticamente; Zhao se quedaba con su abuela discapacitada a veces y también, en otras ocasiones, con cualquier familiar que pudiera acogerlo.

Zhao, de 8 años, preguntaba: “¿Por qué no está mi madre? ¿Por qué no está mi padre?”.

“No me lo dijeron porque era muy joven y no podía entender”, dijo Zhao. “Pero poco a poco, comencé a entender. Fue porque defendieron la verdad y se atrevieron a decir que ‘Falun Dafa es bueno’, que fueron atacados por el estado”.

Aquellos que no están familiarizados con las sociedades comunistas encuentran la historia de Zhao incomprensible e impactante: que el supuesto gobierno de una nación pueda poner a todo un pueblo en contra de un grupo particular de buenos ciudadanos en un abrir y cerrar de ojos. Cuando la sociedad comenzó a repetir las calumnias del PCCh sobre Falun Dafa, Zhao tuvo que enfrentarse a la intimidación y el abuso en la escuela, y la policía comenzó a saquear su casa. Los momentos en que su madre estaba en casa, la policía intentaba manipularlo para que le dijera que estaba siendo cruel con él al no renunciar a su fe para que él pudiera tener una vida más fácil.

El PCCh utilizó todo el aparato estatal para lograr su objetivo de arruinar la reputación, la vida y el sustento de estos creyentes espirituales, pensando que podría erradicar un sistema de creencias en tan solo un par de años. Pero la verdad y la bondad del corazón humano ha prevalecido.

Segunda oportunidad en la vida

Hoy en día no lo creerías, pero Zhao era un niño muy enfermizo. Con frecuencia estaba enfermo y tenía una condición recurrente de convulsiones y desmayos aleatorios que resultaron en visitas a la sala de emergencias. En el hospital, los médicos confundidos sugirieron una lobotomía. Cuando la medicina moderna no pudo proporcionar respuestas, la madre de Zhao recurrió a los médicos de la medicina tradicional china, que resultaron igualmente limitados.

El giro milagroso en la vida de Zhao hacia la salud fue uno de sus primeros encuentros con Falun Dafa. La práctica espiritual incluye cinco ejercicios de meditación, además de seguir a los principios de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”, y cuando se presentó al público chino a principios de la década de 1990, se prendió como reguero de pólvora. Esta brinda beneficios para la salud mental, espiritual y física, y Zhao fue uno de los muchos que informó que las enfermedades que lo acosaron durante mucho tiempo casi desaparecieron.

Ciertamente no fue una vida fácil mientras sabía que podía desmayarse y golpearse la cabeza contra el suelo en cualquier momento. Con sinceridad, Zhao dijo: “Falun Dafa me dio una segunda oportunidad en la vida”.

Cuando sus padres adoptaron la práctica espiritual, él también lo hizo, porque los tres principios de Falun Dafa le dejaron en claro que se trataba de enseñar a la gente cómo ser buena y amable. Eso hizo que la repentina persecución de los practicantes de Falun Dafa fuera aún más confusa y dolorosa para Zhao. No es raro que la gente en China conozca a alguien que practicó Falun Dafa y que fuera asesinado por el PCCh por ello, agregó. Once de los amigos de su madre habían muerto por eso.

“El PCCh es un régimen ateo y su lema es luchar contra el cielo, luchar contra la tierra y luchar contra el prójimo”, explicó Zhao. Desde sus inicios, el PCCh ha tratado de erradicar la religión y las creencias espirituales. “Quiere que la gente sea materialista y solo se interese en sí misma. Como resultado, ha hecho que la moralidad de la China moderna sea muy mala”, dijo.

Debido a su fe, los miembros de la familia de Zhao fueron incluidos en la lista negra y no pudieron obtener pasaportes. Pero en 2007, cuando tenía 16 años, surgió la oportunidad de salir del país. Su familia siguió a un grupo de personas que intentaban salir de China y llegar a Tailandia en busca de una oportunidad de libertad.

“Sabía que sería peligroso, pero no creo que pudiera haber imaginado cómo sería la experiencia”, dijo Zhao. En la oscuridad de la noche, decenas de personas se apiñaban en la parte trasera de un camión, tendidas debajo de la carga, y las dejaban en medio de la nada para esperar quién sabe cuánto tiempo hasta que el próximo vehículo las recogiera. Debería haber estado asustado, reconoció Zhao en retrospectiva, pero sentía, de alguna manera, que estaba siendo protegido por Dios. Incluso cuando estaba esperando en la oscuridad en medio de la naturaleza, sin saber si la próxima persona que encontraría sería la policía o los contrabandistas, o si la siguiente etapa del viaje continuaría, pensó que el riesgo valía la pena. La vida sin la libertad de practicar su fe no es vida en absoluto, dijo.

Pasaron las horas y el viaje continuó. La familia de Zhao y varios otros cruzaron la frontera y luego a Tailandia, listos para comenzar una nueva vida.

El banner del año 2020, de Shen Yun Performing Arts. (Cortesía de Shen Yun Performing Arts)

Una misión

En Tailandia, Zhao iba regularmente a las atracciones turísticas con folletos que contenían información sobre Falun Dafa y les contaba a los chinos de la parte continental la verdad sobre la persecución que estaba ocurriendo. Quería que supieran que “Falun Dafa es bueno”, dijo Zhao, y cada persona que mostró una chispa de comprensión le dio más esperanza.

Fue en Tailandia donde Zhao tuvo su primer encuentro con Shen Yun Performing Arts, la compañía de danza clásica china más importante del mundo, a través de un programa especial de danza clásica china de Año Nuevo. Allí, vio una danza que cuenta historias sobre la China moderna.

Imagínese las emociones que sintió Zhao cuando vio una historia que podría haber sido suya en el escenario.

En la historia de una familia que creía en la Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia, y fue destrozada por el PCCh, el niño se quedó sin padres. A Zhao no le sorprendieron las similitudes, sabía que la crueldad del régimen comunista se extendía a las familias de toda China, pero le conmovió profundamente que otros estuvieran usando el arte para decirle al mundo la verdad sobre esta brutal persecución. Ser parte de este esfuerzo se convirtió en el objetivo de Zhao.

Shen Yun, con sede en Nueva York, está llena de artistas cuyas historias son similares a las de Zhao. Muchos de ellos dejaron China y se dirigieron a Estados Unidos, buscando la libertad para practicar su fe y expresar sus creencias sobre la vida y el arte. Y al contrario de lo que cabría esperar, la misión de Shen Yun no es política. Es la de restaurar la cultura tradicional. Los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia guían a los artistas, y las danzas e historias en el escenario muestran la cultura auténtica de China, desde cuando se creía que la civilización estaba inspirada por Dios y la sociedad se centraba en la idea de armonía entre el cielo, la tierra y la humanidad.

Era una cultura con un dicho de que hay dioses a tres pies por encima de la cabeza de uno, dijo Zhao, lo que significa que los cielos siempre están mirando y, por lo tanto, la gente se esforzaba por alcanzar un alto estándar moral.

“Desde la música hasta el estilo de danza y movimientos, hasta los fondos, la coordinación de colores, el vestuario —la producción tiene sus raíces en la estética de la cultura tradicional”, dijo Zhao. “Presentamos algo brillante y lleno de esperanza”.

“La cultura tradicional fomenta un corazón compasivo y creo que estas artes arraigadas en la cultura tradicional hacen lo mismo”, dijo. “Y esto también es bueno para la sociedad”.

Hoy, Zhao es uno de los bailarines de las siete compañías de gira de Shen Yun, y puede actuar en todo el mundo, excepto en China, donde Shen Yun y Falun Dafa todavía están prohibidos.

Incluso ha participado en una de las danzas que cuentan historias que toca la persecución a los practicantes de Falun Dafa en China, pero no en un papel que se parezca a su propia vida.

“En realidad, interpreté a uno de los policías malos”, dijo Zhao a la ligera. Los que aparecen en las representaciones de Shen Yun son antagonistas comunes, explicó, y no tan malvados como los que encontró en la vida real. Para cuando apareció el papel, hacía tiempo que había dejado de albergar mala voluntad hacia ellos. Habló sobre cómo pudo ayudar a la bailarina a retratar a una joven que perdía a un padre por la brutal persecución, compartiendo su propia experiencia con la esperanza de contribuir al equipo.

Hubo un momento en que odió a la policía y a los agentes del PCCh que destrozaron a su familia, dijo Zhao. Pero los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, y su encuentro con Shen Yun, convirtieron ese odio en algo más, algo más allá del perdón. Zhao dijo que se dio cuenta de que estos policías que intentaron enfrentarlo a él y a su madre, que saquearon su casa y robaron el dinero que ahorraba cuidadosamente y que acosaron a la familia durante las vacaciones, fueron engañados. Se habían ahogado en la propaganda del PCCh y solo estaban siguiendo órdenes, sin saber la verdad de su situación. Zhao espera profundamente que estas personas aún puedan encontrar la verdad. Y si pudiera, los invitaría a ver Shen Yun.

“Todos tienen un lado bueno en sus corazones, que simplemente está encubierto por el malvado PCCh. Cuando entiendan la verdad, creo que se despertarán. No elegirán hacer este tipo de cosas [la campaña del PCCh] ”, dijo Zhao.

“El público deja nuestras actuaciones con alegría y un corazón elevado, porque esta cultura de inspiración divina muestra algo recto y lleno de belleza”.

Con información de NTD.

The Epoch Times es orgulloso patrocinador de Shen Yun Performing Arts. Para obtener más información, visite ShenYunPerformingArts.org


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí