Fieles a la forma: Ballet occidental vs. Danza clásica china

Fieles a la forma: Ballet occidental vs. Danza clásica china

El punto de partida del ballet es la perfección de la forma externa, mientras que cualidad interna llamada “porte” es la raíz de cada movimiento y expresión en la danza clásica china. (Shen Yun Performing Arts)

19 de Diciembre de 2016

Uno de mis primeros recuerdos de la danza clásica fue ver a Mikhail Baryshnikov ganar una apuesta descaradamente haciendo 11 piruetas consecutivas en Noches Blancas. La cruda belleza y heroísmo del momento se quedaron conmigo. Pero no fue nada comparado con lo que presencié en Nueva York, mi primera experiencia con la danza clásica china.

Me senté en silencio, cautivada como aquellos a mi alrededor, disfrutando de una función privada de Shen Yun. Una de las danzas representaba al legendario general Yue Fei, cuya madre tatuó insignemente las palabras “jin zhong bao guo” –“Sé totalmente devoto a tu país”- en su espalda.

Mientras resonaban los tambores de guerra, los bailarines saltaban por los aires, abriendo mi corazón, haciéndome lagrimear – fue tan conmovedor y real, como si pudiera sentir al general mismo.

Al continuar observando, noté varias diferencias esenciales entre las dos forma de arte, el ballet occidental y la danza clásica china –algunas físicas, otras no.

Dos hemisferios

Para comenzar a comprender las diferencias entre el ballet y la danza clásica china, podemos observar el arte occidental y el oriental. La edad de oro de occidente, el renacimiento, creó obras maestras impecables- trabajos de arte detallados y realistas. La Capilla Sixtina es tan vívida que parece ser una ventana al Cielo.

El ballet también es así, preciso y atlético –la búsqueda de la perfección en una forma externa.

Una pintura china, por otro lado, personifica curvas abiertas, menos pinceladas realistas, y revela más un viaje interno, simbólico de sentimientos divinos. Del mismo modo, la naturaleza interna de un bailarín –llamado porte- es el punto de partida de la danza clásica china, es la raíz de la expresión física y emocional de un bailarín, que con frecuencia expresa la divinidad a través de la danza.

La bailarina principal de Shen Yun, Melody Qin, ganadora del primer premio de la división femenina de adultos en la Competencia de Danza Clásica China de NTD, presenta “Una belleza junto al agua otoñal” (Shen Yun Performing Arts/Facebook).
La bailarina principal de Shen Yun, Melody Qin, ganadora del primer premio de la división femenina de adultos en la Competencia de Danza Clásica China de NTD, presenta “Una belleza junto al agua otoñal” (Shen Yun Performing Arts/Facebook).

Artes antiguas

Los comienzos del ballet se remontan al renacimiento italiano del siglo XV, y la forma se sistematizó un siglo después con el primordial patrono de las artes, el rey Luis XIV.

La danza clásica china, por otro lado, tiene sus bases en cinco milenios, con sus orígenes en las danzas antiguas en los palacios imperiales, las tradiciones folklóricas, y, por supuesto, uno de los pasatiempos más preciados –kung fu.

La danza clásica china y las artes marciales pueden pensarse como dos talentosos hermanos que partieron sus caminos hace mucho tiempo.

Durante las grandes celebraciones en los palacios, los generales hacían funciones en frente del emperador, exhibiendo las mismas artes marciales usadas en el campo de batalla. Esquivar una lanza, por ejemplo, se transmutaba en una voltereta hacia atrás; defender varios ataques simultáneos se convertía en un sao tang, o “giro recorriendo el salón”.

Una forma de arte no vino de la otra; más bien fue que las técnicas usadas para el combate se convirtieron en artes marciales, mientras que aquellos mismos movimientos usados para el entretenimiento civilizado se convirtió en arte.

Fundamentos

Una de las distinciones más sencillas entre las dos bellas artes es cómo las bailarinas de ballet y las bailarinas chinas se desplazan en el escenario. Las bailarinas de ballet usan un pointe –piernas perfectamente rectas hasta las puntas de los pies. Las bailarinas de danza clásica china, por contraste, se deslizan a lo largo del escenario con un pequeño y rápido paso del talón a los dedos del pie, como si flotaran en una nube.

Mientras que cada forma de juego de pies plantea desafíos y características únicas, así también lo es el completo sistema de entrenamiento de cada fino arte. Típicamente, el ballet entrena primero el juego de pies y fortalece las piernas y el corazón. El foco entonces está en el juego de manos, el pointe, la cooperación y técnicas de alto nivel (tales como las piruetas).

La danza clásica china gira alrededor de tres componentes centrales –porte, forma y habilidad técnica, la cual incluye varias técnicas de alto nivel que no están presentes en el ballet.

El bailarín principal de Shen Yun Rocky Liao, volando alto al representar al gran poeta Su Shi de la Dinastía Song en la competencia de danza clásica china de NTD en 2012. (Shen Yun Performing Arts/Facebook)
El bailarín principal de Shen Yun Rocky Liao, volando alto al representar al gran poeta Su Shi de la Dinastía Song en la competencia de danza clásica china de NTD en 2012. (Shen Yun Performing Arts/Facebook)

Porte

El porte, o yun, es una cualidad que pertenece sólo a la danza clásica china –es el sentimiento interno detrás de un movimiento. Conectado con la respiración del bailarín, su estado mental, su carácter moral, aura y personalidad, es la razón por la cual la danza de Yue Fei me produjo una reacción emocional tan fuerte. En esencia, el espíritu lidera la forma, de manera que la forma personifica el espíritu.

A pesar de que la fuente del movimiento de la danza clásica china y la expresión es interna, el viaje es holístico y  el requisito es el dominio de mente y cuerpo –una danza simbiótica entre los reinos interno y externo.

Forma

El segundo componente central, la forma, representa los cientos de movimientos y posturas específicos chinos. Mientras que la rotación del torso, la dirección de la mirada, y la ubicación de los dedos parecen ser movimientos individuales, de hecho fluyen juntos en unísono, perfectamente coordinados y circulares –el cuerpo entero es como un universo o ecosistema que funciona en armonía con todas sus partes.

Yendo más profundo, mientras que tanto las perspectivas tradicionales occidentales y orientales comparten el mismo fin de vida –retornar al hogar celestial de uno- las dos formas de arte reflejan filosofías contrastantes respecto del tiempo en la tierra.

Los movimientos en el ballet occidental son rectos y lineales, son una manifestación de la creencia de occidente en un tiempo de vida –vida, después muerte- un viaje terrenal con un final claro.

La danza clásica china, por otro lado, es redonda, circular y refleja un entendimiento del nacimiento, muerte y renacimiento –reencarnación.

Habilidad técnica

El tercer elemento central de la danza clásica china es la habilidad técnica –técnicas altamente dificultosas tales como saltar, brincar, girar y dar volteretas. Muchos de estos movimientos extenuantes no se incluyen en el ballet.

En el ballet, los giros, por ejemplo, son hechos verticalmente, con el cuerpo en un perfecto eje perpendicular. Mientras que en la danza clásica china, el torso se inclina hacia adelante, hacia arriba o se tuerce hacia atrás, girando en múltiples planos. En el arte chino, un bailarín puede incluso girar sobre una pierna mientras sostiene la otra muy arriba de la cabeza.

Las volteretas (fanteng) de la danza clásica china están ausentes en el ballet, aunque impactaron occidente. Varias décadas atrás, los gimnastas olímpicos chinos tomaron prestados varios de estos movimientos acrobáticos de la danza clásica china para sus rutinas, cautivando al mundo occidental. Consecuentemente, estos movimientos se hicieron corrientes en la gimnasia occidental.

A pesar de las diferencias y estilos propios, tanto el ballet occidental como la danza clásica china representan bellas y virtuosas formas de arte que hablan al corazón de la humanidad. Verlos en vivo preserva la herencia del planeta y da vida aquí y ahora.

Originalmente publicado en la revista Taste of Life: www.tasteoflifemag.com