Filántropo en Londres: Shen Yun es ‘brillante, hermoso, inspirador’

Filántropo en Londres: Shen Yun es ‘brillante, hermoso, inspirador’

Leo Hohenberg (izq.) y su familia disfrutaron de Shen Yun en el Eventim Apollo de Londres, el 23 de abril de 2019. (Mary Mann/La Gran Época)

27 de Abril de 2019

LONDRES – Colores deslumbrantes, extraordinarias técnicas de danza y una orquesta en vivo que fusiona Oriente y Occidente, el público de todo el mundo describe a Shen Yun como todo un espectáculo.

Leo Hohenberg, que vio a Shen Yun en el Eventim Apollo de Londres el 23 de abril, fue uno de ellos.

“Me encantó, desde el principio hasta el final, fue un espectáculo realmente bello, colorido y fantástico”, dijo.

Hohenberg, descendiente de una familia de nobles austríacos, no solo se sintió conmovido por la belleza exterior de la obra, sino también por el significado más profundo de la misma.

Describió a Shen Yun como “inspirador”.

Su esposa también quedó profundamente impresionada, y describió el espectáculo como una forma de “expresar que hay muchas maneras de encontrar una versión superior de nosotros” a través del arte.

“Creo que la idea es encontrarse con el público en muchos niveles, no solo con nuestros ojos (…) [sino con] todos los sentidos”, dijo.

Establecido en 2006, Shen Yun tiene la misión de revivir la auténtica cultura china que fue casi destruida bajo el régimen comunista en China. A través de la expresiva forma de la danza clásica china, el espectáculo da vida a historias desde la antigüedad a la época contemporánea en el escenario.

Los bailarines visten atuendos vibrantes que son fieles a la estética tradicional, transportando al público a diferentes dinastías a través de los milenios.

‘Como una flor que se abre completamente’

Hohenburg describió los colores como “muy brillantes, muy hermosos”.

“Tienes que sentirte bien después”, añadió su esposa. “Los colores tienen como una cierta vibración, como una cierta energía”, dijo.

“Fue una hermosa mezcla, creo, de la música, el movimiento y los colores, así que todos los sentidos están involucrados y hay una lenta progresión (…) te lleva al final donde eres como una flor que se abre completamente”, dijo.

Ella encontró esperanza especialmente en la última escena del espectáculo, que según el programa de Shen Yun se llama “El momento final”.

Describe la historia de Falun Dafa, una disciplina espiritual que es perseguida en China desde fines de la década de 1990. En la danza, la virtud y el vicio se enfrentan, con los practicantes de Falun Dafa que mantienen su fe y su fuerza interior, aferrados a los principios de “verdad, benevolencia y tolerancia”.

Ella dijo: “La idea muy bonita fue intentar, de una manera muy poética, decir que los jóvenes pueden hacer un cambio y pueden borrar tal vez los errores del pasado. Tenemos que intentar comprenderlo y animar a nuestros jóvenes a que lo hagan. Para mí, realmente tenía ese mensaje como: Empieza de nuevo, borra todo y empieza de nuevo”.

“Es un mensaje muy bonito”, añadió Hohenberg.

Con reportajes de Mary Mann y Jane Gray.

La Gran Época considera a Shen Yun Performing Arts como el evento cultural más importante de nuestro tiempo y ha cubierto los comentarios del público desde la creación de la compañía en 2006.