Filipinas reclama a China por la disputa del mar de China meridional

Por Noticia de agencia
05 de Abril de 2021
Actualizado: 05 de Abril de 2021

El secretario de Exteriores filipino, Teodore Locsin, se unió este lunes a los reclamos de los últimos días del titular Defensa, Delfin Lorenzana, para exigir a China que retire de inmediato sus embarcaciones -que se sospecha que son milicias marítimas- del entorno del Whitsum Reef, un arrecife de coral poco profundo a 175 millas náuticas al oeste de la isla de Palawan, dentro de la zona económica exclusiva de Filipinas.

“Por cada día de retraso, Filipinas presentará una protesta diplomática”, señaló en un comunicado el titular de Exteriores, que ya presentó el pasado 21 de marzo una protesta diplomática ante la embajada de China en Manila por la presencia “abrumadora y amenazante” de más de 200 barcos chinos en el entorno del Whitsum Reef.

Sin embargo, las Fuerzas Armadas filipinas han realizado varias inspecciones aéreas en la zona en las últimas semanas y ha constatado que todavía quedan unos 44 barcos amarrados en ese arrecife, algo que el embajador chino en Manila justificó por el “mal tiempo”, que había impedido que esos “barcos de pescadores” -según China- pudieran seguir faenando.

La embajada china argumentó en un comunicado el fin de semana que el arrecife es parte de las islas Nansha de China, por lo que señaló que “es perfectamente normal” que sus pescadores lleven siglos faenando en esas aguas de ese entorno; aunque Filipinas insiste en que ese arrecife está en la parte de las disputadas islas Spratly que le pertenecen, según una sentencia de 2016 del Tribunal de Arbitraje de La Haya.

“La tradición cede ante la ley, sea o no pesca tradicional. La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y el Laudo definitivo y vinculante de 2016 en el arbitraje del Mar de China Meridional son claramente la única norma aplicable a esta situación”, aclaró Locsin.

Invitados del Gobierno

Locsin también recordó a los diplomáticos chinos que son “invitados del gobierno filipino” y les exigió respeto a la hora de hablar de sus oficiales, después de que la legación de China acusará al ministro de Defensa, Delfin Lorenzana, de “poco profesional” por poner en duda el pretexto del mal tiempo para justificar la presencia de esos barcos.

“No soy tonto. El tiempo ha sido bueno hasta ahora, por lo que no tienen otra razón para quedarse allí”, acusó Lorenzana el sábado en un inusual mensaje vehemente contra China, que es uno de los principales aliados del gobierno de Rodrigo Duterte.

Filipinas, Vietnam, Malasia, Taiwan y Brunéi reclaman partes de este estratégico mar -por el que circula el 30 % del comercio global y que alberga el 12 % de los caladeros mundiales, además de yacimientos de petróleo y gas- aunque China se atribuye la soberanía de esas aguas casi en su totalidad.

De momento, Filipinas es el único país que cuenta con una sentencia que avala sus reclamos, ya que la Corte Permanente de Arbitraje (CAP) de La Haya le atribuyó la titularidad de varios territorios del mar de China Meridional, el atolón Scarborough y parte del archipiélago Spratly, donde China ha construido bases militares en islas artificiales sobre atolones y arrecifes para apropiárselas de facto.

China, que apela a derechos históricos sobre la zona, nunca reconoció el fallo de la CAP y continúa con sus actividades militares y pesqueras dentro de la zona exclusiva económica de Filipinas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS