Una dulce voz para un brutal genocidio, la cantante que echa luz sobre la triste verdad de China

Por La Gran Época
24 de Septiembre de 2019 Actualizado: 30 de Septiembre de 2019

Conoció una práctica milenaria que cambió su vida, trayéndole paz y armonía. Ella es Anna Kokkonen, una joven cantante y compositora finlandesa cuya voz, suave y tierna, logró enamorar rápidamente al público cuando presentó su álbum debut “Secret Garden” en 2014.

Sus canciones hablan de historias de supervivencia, de mundos de cuentos de hadas, de héroes cotidianos, de anhelos de bondad y, una en especial, “Golden Land” (Tierra Dorada), ha logrado conmover a miles de personas alrededor del mundo, ya que abarca un tema muy profundo: la persecución a Falun Dafa en China.

Lo más sorprendente, es que la música de Anna se está difundiendo en China. Para un oyente chino, no es solo asombroso escuchar su voz, lo es más, el saber que Anna practica Falun Dafa, una práctica de cultivación que da a su música un toque especial, pero que en China está prohibida.

La letra de “Tierra Dorada”, trata sobre la persecución a los practicantes de Falun Dafa, una práctica milenaria de meditación que es perseguida en China. ¿Por qué toca este tema que está prohibido en China? ¿Qué le da valor para hablar sobre este grupo perseguido en particular? con estas preguntas en mente, Minghui entrevistó a Anna Kokkonen.

“Tierra Dorada”, nació de su deseo de “escribir una canción para alentar a más personas a encender una vela para apoyar la justicia y pedir por el fin de la persecución en China”, comenta.

Anna explica que el título de esta conmovedora canción tiene un doble significado. Mientras simboliza la gloriosa y tradicional cultura china, el color dorado es también el reflejo de las luces de las vigilias que hacen los practicantes de Falun Dafa, conmemorando a aquellos que fueron torturados hasta la muerte durante la persecución en China.

“Si nos mantenemos unidos, como las luces en la vigilia formando un océano de oro, detendremos la persecución”, señala.

Falun Dafa es una disciplina espiritual ancestral que Anna ha adoptado para sí misma y que le trae una felicidad que nunca experimentó en su vida, sin embargo desde hace 18 años es fuertemente censurada por el régimen comunista en China, su país de origen.

Ella ha practicado Falun Dafa por 10 años y ve los cambios profundos en su persona. “Como música, solía ser emocional y tenía poca paciencia. Practicar Falun Dafa me ha hecho más pacífica”, asegura.

Siendo testigo de los cambios positivos en Anna, sus padres y su esposo le brindan mucho apoyo. “Están orgullosos de mí”, comenta. Esta disciplina milenaria de la Escuela Buda también la ayudó en las actuaciones. Su voz se volvió más fuerte y brillante.

Anna vive en Helsinski, es profesora de música, cantante y compositora. Estudió música en la universidad y tiene su propia banda. Escribe y produce casi toda su música y se presenta con su banda regularmente en conciertos.

En contraste con su glamorosa apariencia en el escenario, Anna luce serena y un poco tímida fuera de él.


Anna conoció Falun Dafa en el año 2006 por sugerencia de su novio, ahora su esposo. Desde entonces, su vida dio un giro de 180 grados.

“Antes me preocupaba por todo. Desde que empecé a practicar Falun Dafa tengo más control de mis emociones y logré paz interna. Me da mucho confort y mi cuerpo se siente liviano, como si estuviera flotando”, explica.

Regalo del cielo

Al practicar Falun Dafa, Anna cambió y es fácil sentir su energía positiva y contagiosa. Nadie podría imaginar que antes era una persona depresiva e inestable.

“Mi madre me dijo que practicar Falun Dafa es realmente un regalo del cielo”, afirma.

Al ver cómo Falun Dafa le cambió la vida, Anna difunde la práctica para que otras personas puedan beneficiarse con ella. “Cuando muestras algo bueno, la gente naturalmente siente la conexión con ello”, comenta.

En este sentido, asegura que su inspiración al escribir la canción Golden Land vino de su deseo de hacer “una canción que aliente a más gente a encender su luz apoyando la justicia y para terminar con la persecución en China”.

The Golden Land (La Tierra Dorada)

Una mujer se viste con las lúgubres ropas de la prisión.
Una inocente es encerrada dentro de una celda,
en la oscuridad aún recuerda quién es,
y no renunciará.

Con lágrimas en el rostro, aún cuenta la verdad.
El precio de un pensamiento es rojo como la sangre.
No pueden sofocar su corazón, susurra con una sonrisa.
Enciende la llama de una nueva vela.
La difunden de corazón a corazón,
las luces brillan detrás de los barrotes,
derriten el hielo de los rostros.
La tierra dorada.

Detrás del muro hay un joven padre encadenado,
su rostro está demacrado, su piel es tan blanca como la nieve.
Espera en silencio, sabe que hoy medirán sus miedos.
Eligiendo entre la vida y la muerte,
Con la cabeza en alto, el dolor no lo vencerá.

En lo más profundo,
su corazón está latiendo más fuerte que nunca.
Enciende la llama de una nueva vela.
La difunden de corazón a corazón.
Las luces brillan detrás de los barrotes,
derriten el hielo de los rostros.

Las alas doradas llegan a la tierra.
Levantemos juntos las luces de las velas.
Esta noche llegará el amanecer,
el sendero de lágrimas desaparecerá.
¡La tierra dorada!
¡La tierra dorada!.

“Cuando todas las personas del mundo enciendan sus velas, el mundo entero quedará cubierto por una luz dorada”, concluye.

A ellos los matan por sus órganos…

epoch_video][/epoch_video]

¿Te gustó el artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS