Fiscal Robert Mueller acusa a 12 rusos antes de la Cumbre Trump-Putin

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
14 de Julio de 2018 Actualizado: 14 de Julio de 2018

Estados Unidos acusó a 12 rusos el 13 de julio por una serie de actividades de piratería destinadas a interferir con las elecciones presidenciales de 2016.

El vicefiscal general Rod Rosenstein anunció los cargos en una conferencia de prensa, días antes de que el presidente Donald Trump se reuniera con el presidente ruso Vladimir Putin. Rosenstein dijo que había informado a Trump sobre los cargos a principios de esta semana.

El abogado especial Robert Mueller presentó la acusación en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos correpondiente al Distrito de Columbia. Mueller ha estado investigando la interferencia rusa en las elecciones de 2016 desde el año pasado.

La acusación formal alega que los rusos piratearon los correos electrónicos de los empleados de la Campaña presidencial de Hillary Clinton, el Comité de Campaña del Congreso Demócrata (DCCC) y el Comité Nacional Demócrata (DNC).

Los rusos luego robaron documentos y correos electrónicos de las computadoras y los divulgaron a través de dos personas ficticias, DC Leaks y Guccifer 2.0, según la acusación formal. Los demandados también usaron una tercera entidad para divulgar la información robada. La entidad no se menciona en la acusación.

Rosenstein dijo que los rusos se comunicaron con algunos estadounidenses, pero que la acusación formal no contiene ninguna acusación que los estadounidenses sabían de los operativos rusos.

El vicefiscal hizo todo lo posible para instar a los medios de comunicación a no politizar la acusación, basándose en la afirmación que los rusos victimizaron objetivos en un lado del espectro político.

“En mis comentarios, no he identificado víctimas. Cuando nos enfrentamos a la injerencia extranjera en las elecciones estadounidenses, es importante para nosotros evitar pensar políticamente como Republicanos o Demócratas; sino pensar patrióticamente como estadounidenses”, dijo Rosenstein.

“Siempre habrá adversarios que buscarán exacerbar nuestras divisiones y tratarán de confundirnos, dividirnos y conquistarnos”, agregó. “La culpa de la interferencia electoral corresponde a los delincuentes que cometieron interferencia electoral”.

La acusación entra en gran detalle sobre cómo los rusos piratearon al presidente de la campaña presidencial de Clinton, John Podesta y a otros miembros de la campaña, usando correos electrónicos phishing. Además revelaron cómo usaron el phishing para robar la información de inicio de sesión de un empleado del Comité de Campaña del Congreso Demócrata (DCCC) y así acceder a la red de DCCC; y cómo utilizaron la captura de pantalla y las funciones de registro de claves de su malware para robarle información de inicio de sesión a un empleado del Comité Nacional Demócrata (DNC), accediendo de esta manera a la red DNC a través de la red DCCC.

Los fiscales demostraron detalles minuciosos tales como: qué rusos realizaron determinadas tareas en fechas específicas; qué palabras clave buscaron en una computadora del DCCC; y qué carpetas copiaron.

Sin embargo, cuando se trató de acceder a los correos electrónicos del DNC, la acusación pasa por alto el asunto y en ningún párrafo proporciona una fecha exacta del hackeo.

“Entre el 25 de mayo de 2016 y el 1 de junio de ese año, los conspiradores piratearon el servidor Microsoft Exchange de DNC y robaron miles de correos electrónicos de las cuentas de trabajo de los empleados de DNC”; indica la acusación, que proporciona una evidencia circunstancial. “Durante ese tiempo, Yermakov investigó los comandos de PowerShell relacionados con el acceso y la administración de Microsoft Exchange Server”.

Trump ha criticado la investigación de Mueller, porque las personas vinculadas con la campaña de Trump que fueron acusados, los son por delitos no relacionados con la interferencia rusa en las elecciones de 2016 que el abogado fue designado a investigar. Los opositores del Presidente a menudo usan la investigación Mueller para socavar la presidencia de Trump.

“No hay ninguna acusación, en esta acusación, de que algún ciudadano estadounidense haya cometido un delito”, dijo Rosenstein, en un aparente intento de disipar la especulación partidista. “No hay alegatos de que la conspiración haya cambiado el conteo de votos o haya afectado el resultado de una elección“.

En una conferencia de prensa en el Reino Unido, poco antes que Rosenstein anunciara la acusación formal, Trump dijo que “traerá de manera absoluta” el tema de la intromisión electoral en su próxima reunión con Putin.

Definitivamente haré la pregunta con firmeza“, dijo Trump.

Además los rusos, supuestamente piratearon el sistema de elecciones del Estado y robaron información de 500.000 votantes. También se cree que piratearon una compañía de computadoras que suministra software para verificar la información de registro de votantes.

Los rusos enfrentan cargos de: conspiración para acceder a computadoras sin autorización en un esfuerzo por interferir con las elecciones presidenciales; robo de identidad agravado; y lavado de dinero. El cargo de lavado se refiere a los piratas informáticos que utilizaron la criptomoneda para pagar los servicios informáticos con la intención de estafar.

TE RECOMENDAMOS