Fiscales dicen que ley sobre fianzas de NY fomenta la delincuencia y necesita una solución integral

Por Cara Ding
27 de Abril de 2022 3:23 PM Actualizado: 27 de Abril de 2022 3:23 PM

Desde que el estado de Nueva York aprobó una importante ley de fianzas en 2019, las operaciones judiciales cotidianas en el condado de Otsego se han puesto patas arriba, según el fiscal de distrito John Muehl.

En algunos días, 20 casos podrían estar programados en el calendario de un tribunal de la ciudad y solo cinco acusados se presentarían. La tasa de no comparecer en la corte ha aumentado casi diez veces, dijo Muehl.

La ley de fianzas de 2019 eliminó la fianza en efectivo para la mayoría de los delitos menores y delitos no violentos, incluyendo la mayoría de los delitos de tráfico de drogas. En esos casos, los acusados serán liberados sin pagar dinero, a veces bajo condiciones supervisadas como el monitoreo electrónico.

“Nuestros narcotraficantes vienen de Nueva York, Albany o Utica, y no tienen ningún vínculo con nuestra comunidad. Después de ser puestos en libertad, no vuelven a la corte”, dijo Muehl.

Las drogas han sido durante mucho tiempo un problema en la zona rural de Otsego debido a la gran demanda en dos colegios locales.

También se aprobó una nueva ley de descubrimiento de pruebas en 2019, que requiere que los fiscales revelen evidencia a los abogados defensores en plazos mucho más cortos.

“Los informantes confidenciales ya no quieren ayudarnos porque temen que su información sea entregada a la defensa. La ley ha legalizado bastante la venta o posesión de drogas en nuestro condado”, dijo.

Su oficina suele procesar entre 75 y 80 casos graves de tráfico o posesión de drogas al año. En los últimos dos años, su oficina solo procesó dos.

La eliminación de la fianza en efectivo para la mayoría de los delitos de tráfico de drogas también es responsable del aumento de la delincuencia en la ciudad de Nueva York, según el fiscal del condado de Putnam, Robert Tendy.

Epoch Times Photo
Robert Tendy. (Cortesía de Robert Tendy)

Antes de ser elegido como fiscal de distrito en 2015, Tendy había trabajado en la Oficina del Fiscal del Distrito de Manhattan de la ciudad de Nueva York durante cuatro años y como abogado defensor durante otros 20 años.

“El consumo de estupefacientes es un verdadero motor del comportamiento delictivo. Conduce a los robos, a las agresiones, a los grandes hurtos, a los robos y a los atracos”, dijo Tendy.

“Mientras sigamos liberando a los traficantes de drogas poco importantes, la delincuencia va a seguir disparándose”, dijo.

Con la proliferación de drogas letales como el fentanilo, el consumo de narcóticos también provoca muertes, dijo.

Cuando era abogado defensor, representó a muchos clientes jóvenes con graves adicciones a las drogas y al borde de perder la vida. Lo mejor que hizo por ellos fue permitirles permanecer en la cárcel mientras sus casos estaban pendientes, dijo Tendy.

Llegaba a acuerdos con los padres y los fiscales del distrito para conseguirlo. “Puedo representar a su hija, pero debe prometerme que no pagará la fianza”, les decía a los padres.

Muchas veces, tras unos meses en la cárcel sin acceso a las drogas, sus clientes empezaban a volver a la normalidad y a pensar por sí mismos.

“Hoy en día los abogados ya no pueden hacer eso. Sus clientes quedan en libertad pase lo que pase. Estamos perjudicando a las mismas personas a las que intentamos ayudar. Esa es una de las razones por las que las muertes por drogas han subido tanto”, dijo.

Delito vs riesgo de fuga

Desde que la ley sobre la fianza entró en vigor, los gobernadores y legisladores de Nueva York han intentado arreglarla en dos ocasiones.

El último intento, encabezado por la gobernadora Kathy Hochul a principios de este año, permitió a los jueces fijar la fianza en algunos delitos más o considerar más factores, como la venta de armas a menores, la reincidencia en delitos en los que se perjudica a una persona y la reincidencia en el robo de propiedades.

Tanto Muehl como Tendy dijeron que el cambio no abordó el problema de fondo de la ley de fianza.

En el corazón de la ley de fianza de 2019, dijeron, hay un cambio sistemático de un estándar basado en el riesgo de fuga a un estándar basado en el delito.

La ley divide esencialmente los delitos en dos categorías: con fianza y sin fianza; para los delitos sin fianza, la fianza casi nunca se fijaría independientemente del riesgo de fuga.

“El propósito de la fianza es garantizar que el acusado regrese al tribunal según lo indicado, por lo que basar la fianza en el delito que se cometió es una tontería. Es el individuo, no el delito que ha cometido, el que decide si va a volver o no”, dijo Muehl.

En la práctica, fijar la fianza en función del riesgo de fuga también permite a los jueces considerar la gravedad de los delitos, así como el nivel de amenaza de los acusados, dijo Tendy.

“Los delitos graves implican consecuencias graves, por lo que los fiscales pueden argumentar ante el juez que, dado que las posibles consecuencias son tan graves, los acusados presentan riesgo de fuga y debe fijarse la fianza”, dijo.

En cuanto a los acusados que probablemente cometan nuevos delitos mientras sus casos están pendientes, lo más probable es que no tengan ningún respeto por la ley y tengan un historial de no volver sistemáticamente al tribunal como se les indica. En esos casos, los fiscales pueden recomendar la libertad bajo fianza basándose también en el riesgo de fuga, dijo.

“Así que todo eso entra en la mezcla de lo que es un riesgo de fuga. Por eso era una norma muy buena para determinar si una persona debía ser detenida”, añadió.

Pero la antigua ley no es perfecta, y él no está en contra del cambio; solo que la reforma que tiene ahora Nueva York es el tipo de reforma equivocado, dijo Tendy.

“Creo que los legisladores tienen que darse cuenta de que los fiscales de distrito también están muy preocupados por la reforma de la justicia penal y quieren desesperadamente hacer sugerencias de sentido común.

“Pero en lugar de hablar con nosotros, escucharon a los llamados expertos de los think tanks que tienen agendas o teóricos que se ocupan de las estadísticas”.

“Estas personas no trabajan con delincuentes a diario y no conocen el mundo real. Por eso estamos hoy en este lío”, dijo.

Añadir peligrosidad a la mezcla

El fiscal del condado de Suffolk, Raymond Tierney, dijo que el tipo de reforma que le gustaría ver es permitir a los jueces considerar los niveles de peligrosidad.

Epoch Times Photo
Raymond Tierney (Cortesía de Raymond Tierney)

“Lo que los legisladores están tratando de hacer es arreglar un problema que realmente no pueden arreglar, a menos que reescriban la ley desde cero y digan que los jueces pueden considerar la peligrosidad al fijar la fianza”, dijo a The Epoch Times.

“El criterio más claro y sencillo es la peligrosidad. Si una persona vende heroína mezclada con fentanilo, lo que ha dado lugar a una serie de sobredosis, esa persona es claramente peligrosa y debe ser detenida [en la cárcel]”, dijo.

“Es una norma fácil de cumplir. También es fácil desde el punto de vista de las pruebas: no tengo que depender de las huellas dactilares y de los testimonios de testigos de fuera del estado que debo conseguir en 24 horas”.

Raymond dijo que entendía el argumento de cómo el estándar de riesgo de fuga también considera el nivel de peligro ofrecido por un acusado, pero cree que es una lógica sesgada y no tan clara como la peligrosidad.

Bajo la actual ley de fianza, todavía hay formas para que los fiscales mantengan a los acusados peligrosos tras las rejas, pero son engorrosas, consumen mucho tiempo y hacerlas desplaza otras tareas importantes, dijo.

En 2021, Tierney hizo campaña sobre el tema de la ley de fianzas, prometiendo presionar a las legislaturas para que deroguen la reforma de las fianzas de 2019. Ganó las elecciones por 15 puntos contra el titular demócrata Timothy Sini, convirtiéndose en el primer fiscal republicano en servir al condado en 20 años.

El condado de Suffolk se encuentra al este de la ciudad de Nueva York y abarca el extremo oriental de Long Island.

Al parecer, los legisladores de Albany no hicieron caso de sus consejos en la última sesión legislativa. Dijo que seguiría insistiendo en la aplicación de la ley con las normas que se le dan —por muy difícil que sea— para mantener a la gente a salvo.

“Voy a seguir hablando de cómo hemos tenido que detener a un traficante de drogas —que vendía fentanilo mortal— tres veces antes de poder detenerlo finalmente bajo fianza.

“Deberíamos haber podido argumentar la peligrosidad en la primera muerte por sobredosis para que no fuera liberado de nuevo en la comunidad y dañara a otros”, dijo.

Para Muehl, sin embargo, las leyes que se le han dado han hecho imposible hacer su trabajo.

Después de servir 18 años como fiscal de Distrito del Condado de Otsego, Muehl no se presenta a la reelección. Si no fuera por la ley de fianzas, se habría presentado a un mandato más, dijo.

“Soy de la opinión de que estamos viviendo en una época en la que a la mayoría de las legislaturas les disgusta la aplicación de la ley y los fiscales de distrito. No nos prestan atención ni escuchan lo que tenemos que decir”.

“Con el tiempo, la gente se dará cuenta y votará por los legisladores que van a cambiar estas leyes, pero va a tomar un tiempo”, dijo Muehl.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.