Flores de cerezo japonesas: la gloriosa celebración fugaz de la primavera

Por CORA WANG
28 de Marzo de 2021
Actualizado: 28 de Marzo de 2021

Las flores de cerezo de color rosa brillante contra un cielo azul brillante es una vista diferente a cualquier otra en el mundo. “Sakura” es el nombre de la flor de cerezo en Japón. Vuelan lentamente hacia el suelo mientras las multitudes se arremolinan, disfrutando de la belleza de la primavera. En todo el país, la atmósfera cambia. Los cogollos florecen. El invierno llega a su fin. Así como la primavera trae la promesa de un nuevo comienzo, el dulce aroma de la sakura trae esperanza y alegría. Familiares y amigos se reúnen para admirar el paisaje y disfrutar de un clima más cálido.

Una tradición venerada

“Hanami” es la palabra japonesa para “el acto de admirar las flores de cerezo”, que es una tradición respetada allí. Se remonta al período Nara (710–794) cuando un enviado japonés a China recuperó la costumbre de disfrutar de las flores de ciruelo. Los festivales dedicados a sakura comenzaron en el período Heian (794-1185).

Cada primavera, cientos de personas acuden al magnífico castillo de Hirosaki para participar en el festival de los cerezos en flor. (Koichi Kamoshida/Getty Images)

En aquel entonces, los japoneses creían que los dioses señalaban un año de buena cosecha a través de los cerezos en flor. Entonces oraron, hicieron ofrendas y festejaron para honrar los árboles sagrados. Hanami, los festivales de sakura como los conocemos ahora, fueron populares por primera vez en la corte imperial. Los nobles llevaron a cabo grandes ceremonias de visualización que incluyeron cantar, bailar, festejar y beber. Con el tiempo, la tradición hanami se extendió a la gente común y se disfrutó ampliamente en todo Japón.

Uno de los hanamis más grandes que jamás haya tenido lugar fue la Fiesta de los Cerezos en Flor de Hideyoshi Toyotomi en 1598, celebrada en el famoso Templo Daigo-ji en Kioto. El templo estaba en mal estado hasta que Toyotomi invitó a miles a asistir a su evento. Con más de 700 cerezos plantados alrededor del templo, la extravagante fiesta consolidó aún más el hanami como una parte valiosa de la cultura japonesa. Después de eso, el Templo Daigo-ji fue revitalizado y ahora es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Belleza en la impermanencia 

Desde el siglo XVII hasta mediados del siglo XIX, ver los cerezos en flor fue un evento popular del que disfrutaban los japoneses de todos los ámbitos de la vida. Las flores y sus festivales se convirtieron en motivos recurrentes en el arte y la literatura, ya que la encantadora flor se estableció como una imagen nacional para los japoneses. El famoso Utagawa Hiroshige representó varias ramas de cerezos en flor en su serie de paisajes de formato vertical “Cien vistas famosas de Edo”. Hiroshige fue un artista japonés de ukiyo-e y considerado uno de los últimos grandes maestros de la tradición.

Utagawa Hiroshige representó varias escenas de cerezos en flor en su serie de paisajes de formato vertical “Cien vistas famosas de Edo”. Esta impresión es “Santuario Suijin y Massaki en el río Sumida”. (Dominio público)

La legendaria sakura se abrió camino en la famosa poesía de la época, comenzando en el período Heian. “Waka” es una de las formas más reconocidas de poesía japonesa y la base del haiku. La flor de cerezo aparece a menudo en el “Kokin Wakashu”, una de las primeras antologías de poemas waka compiladas por el emperador Uda.

Más que hermosa, la flor de cerezo representa la impermanencia. A pesar de ser tan adoradas, las flores duran muy poco tiempo. Las flores de cerezo florecen una vez al año durante solo una semana, tal vez dos en el mejor de los casos. Parte de su belleza radica en lo fugaces que son. “Los japoneses fueron quizás los primeros en descubrir el placer especial de la impermanencia y creyeron … que la impermanencia era un elemento necesario en la belleza”, dijo el erudito japonés-estadounidense Donald Keene.

De hecho, gran parte de la literatura japonesa está llena de un sentido de aceptación, incluso celebración, de la impermanencia. “Mono no consciente”, que se traduce como “el patetismo de las cosas”, es el término japonés para la conciencia de la impermanencia o la fugacidad de las cosas. Tiene su origen en “La novela de Genji”, una obra clásica de la literatura japonesa del período Heian que a menudo se considera la primera novela del mundo. La flor de cerezo ha llegado a encarnar esta frase, representando un gusto agridulce por la brevedad de la vida.

Si bien las flores se asocian típicamente con la feminidad, la flor de cerezo también tiene un lado masculino. Son un símbolo de la valentía del samurái. Estos hombres enfrentaron la muerte con valentía. Como dice un antiguo proverbio japonés, “La mejor flor es la flor de cerezo; el padrino es el guerrero”. Justo cuando la flor de cerezo cae en su apogeo, se sabía que los samuráis sacrificaban sus vidas sin dudarlo por el bien de su país.

“Chiyoda Great Interior Flower Viewing”, 1894, por Toyohara Chikanobu. Esta pintura representa un “hanami”, la venerada tradición japonesa de admirar las flores de cerezo. (Dominio público)

Aunque la sakura florece solo brevemente, su impacto en Japón es profundo. La flor ha plantó su semilla en el corazón de las personas y se abrió camino en la vida cotidiana. Desde bocadillos y bebidas con sabor a sakura, decoración con motivos de sakura hasta prendas de ropa inspiradas en sakura, la flor llena a las personas con una sensación de comodidad y alegría. Después de un largo día, un vistazo a su belleza es suficiente para levantar el ánimo.

Un encanto universal

Hay muchos tipos de sakura, cada uno con su propia belleza, incluidas las flores más comunes de Somei Yoshino, las flores silvestres de Yamazakura y las flores de color rosa brillante de Shidarezakura, o cerezo llorón. La sakura se originó en China, donde aún vive la mayor variedad de especies. Los japoneses han cultivado las flores desde que las descubrieron hace miles de años y han difundido su belleza por todo el mundo.

La observación de los cerezos en flor se introdujo por primera vez en Estados Unidos en 1912, cuando el alcalde Yukio Ozaki de Tokio regaló 100 cerezos en flor a Washington, DC. Con el tiempo, la cultura hanami se extendió por todo Estados Unidos. Ahora, todos los años, desde finales de marzo hasta principios de abril, Washington celebra un festival nacional de los cerezos en flor. Nueva York, Los Ángeles y Vancouver celebran sus propias celebraciones, al igual que otras ciudades de América del Norte.

Hanami, visión de la flor de cerezo, en Maruyama Park, Kyoto, Japón. (Japanexperterna.se/flickr)

En una época en la que las personas están más aisladas, la flor de cerezo tiene el poder de unir a las personas. “Bajo la flor de cerezo, no hay extraños”, dijo el poeta japonés Kobayashi Issa. No importa cuán grandes sean sus diferencias, los individuos pueden unirse en admiración mutua por la belleza de los sakura.

Este artículo de Cora Wang y traducido por Angela Feng se vuelve a publicar con permiso de Elite Lifestyle Magazine.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS