Foto de perrito sin hogar aferrado a su osito de peluche provoca indignación en las redes

Por Robert Jay Watson
01 de Agosto de 2019 Actualizado: 01 de Agosto de 2019

Todo comenzó con una foto que solo se puede llamar más triste que la tristeza. Un perro callejero yace en la acera, aparentemente olvidado y sin amor. Su única fuente de consuelo es un osito de peluche igualmente desechado y olvidado al que se aferra tan fuerte como puede.

La fotógrafa Yvette Holzbach escribió: “Aquí hay un perro callejero que se consuela con un juguete desgastado y desechado. ¿Cuántos de los perros que vemos también son arrojados a la calle una vez que han servido su propósito?”.

La imagen se volvió masivamente viral cuando la gente de todo internet escribió para expresar su preocupación por el perro y averiguar qué había pasado.

Pero mientras que mucha gente agradeció a Yvette por llamar la atención sobre el pobre cachorro, otros la criticaron por no llevarse el perro a casa con ella en el acto. Comprometida como rescatista de perros, Yvette trabaja con una organización llamada Forgotten Dogs of the 5th Ward, tratando de ayudar a los perros sin hogar en uno de los barrios más pobres de Houston, Texas.

Ella con regularidad toma y publica fotos de perros abandonados en sus patrulleos por el vecindario. Ella y sus compañeros de rescate tratan de encontrar a los dueños de perros perdidos, conseguir atención veterinaria, esterilizarlos o castrarlos, y en muchos casos, conseguir que sean acogidos y adoptados.

Pero la magnitud del problema a menudo se le escapa a la gente que no ve lo que hace Yvette. Después que su foto hizo la ronda en las redes sociales, muchos comentaristas negativos hicieron la simple pero brutal pregunta, “¿por qué no rescataste al perro?”. Así que Yvette publicó en Facebook  un mensaje para explicar con exactitud lo que pasa todos los días para los rescatistas como ella y ayudar a los críticos de sillones a entender.

Como escribió Yvette en la página de Forgotten Dogs of the 5th Ward: “En una ruta de alimentación podemos alimentar hasta 50 perros callejeros. De esos 50 cachorros tenemos suerte si somos capaces de salvar a uno porque la triste verdad es que no hay suficientes hogares de acogida para colocar a estos perros”. Si ella y sus colegas recogieran a todos estos caninos, no tendrían adónde llevarlos.

En lugar de tratar de llevarse a todos ellos, tratan de dar atención médica a tantos como pueden, y para aquellos que ya no pueden seguir en las calles, tratan de rescatarlos y cuidarlos.

Yvette subrayó lo grave que es el problema y lo triste que le hace a ella y a sus colegas dejar a los perros vagabundos en la calle. También invitó a todos los críticos a que vinieran y lo vieran por sí mismos. “Si hay alguien que no entiende a qué nos enfrentamos, lo invitamos a dar un paseo con nosotros. Te sorprenderás de cuántos perros sin hogar hay”, agregó.

Resultó que el perro, al que Yvette llamaba Teddy por su amigo el peluche, tenía al menos un ser humano en su vida al que le importaba. Cuando Yvette y sus colegas de Forgotten Dogs of the 5th Ward regresaron para averiguar qué había pasado con el perro callejero, se encontraron con un hombre de 87 años llamado el Sr. Calvin, quien reconoció al perrito de la foto y le dijo que era uno de los muchos que él había estado alimentando.

Como escribió Yvette: “Este era su perro, junto con muchos otros que había rescatado de las calles del 5º Distrito a lo largo de los años. En una época tenía hasta 20 en su patio trasero”. Se dio cuenta de que le encantaba el perro y su organización le ofreció venir a castrar a los tres perros que quedaban en su casa, sin costo alguno.

Este fue un episodio que ilustró exactamente de lo que Yvette había estado hablando. “Espero que con la publicación de la imagen se haya tomado conciencia de la difícil situación del perro callejero. Nos enfrentamos a una batalla cuesta arriba y solo podemos esperar que llegue un momento en el que ningún perro tenga que luchar para sobrevivir en la calle”.

Lamentablemente, el Sr. Calvin falleció en 2018, pero su amabilidad con los perros de Houston nunca será olvidada gracias a Yvette y a los esfuerzos continuos de su organización para ayudar a los que se han quedado atrás.

¡Este perro es muy activo! 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS