Fotógrafo oceánico capta olas cristalinas congeladas en el tiempo

Por LOUISE CHAMBERS
18 de Enero de 2023 4:47 PM Actualizado: 18 de Enero de 2023 5:07 PM

Un ex surfista ha convertido su pasión por el océano en una profesión tras volverse fotógrafo de olas. Sus cuidadas composiciones muestran el asombroso espectáculo de paredes de agua bellamente iluminadas por el sol naciente.

Terence Pieters, residente en la pequeña localidad costera sudafricana de Margate, lleva dos décadas dedicándose a la fotografía marina, desde que una lesión le provocó problemas crónicos en el hombro y le obligó a colgar la tabla de surf.

Habló de su nicho con The Epoch Times.

“Las olas rompen muy cerca, y cuando las olas son grandes es un espectáculo impresionante”, dice Pieters, que se hace llamar Orange Rocks, en honor a un conocido lugar de pesca cerca de su casa.

“Atrapa el sol” de Terence Pieters. (Cortesía de Terence Pieters)
La fauna oceánica puede verse dentro de una ola gigante translúcida mientras se agita frente a la cámara de Pieters. (Cortesía de Terence Pieters)

“Me gusta pensar que siempre estuve destinado a ser fotógrafo oceánico”, afirma. “Cuando era joven, sobre los 11 o 12 años, recuerdo que hacía una pequeña abertura con las manos mientras surfeaba en el océano. Me asomaba y miraba partes de las olas rompiendo… la forma en que se formaban, solo parecía precisión incontrolada. Cada ola tenía una mente propia. Quería detener esos momentos y contemplarlos durante más tiempo”.

Pieters empieza cada sesión fotográfica preparándola con una semana de antelación: estudia las previsiones meteorológicas, la nubosidad, las mareas, la dirección del viento, la velocidad del viento, el tamaño de las olas, el intervalo entre ellas y su dirección. La noche antes de la sesión, calcula la posición óptima para la fotografía y pone el despertador dos horas antes del amanecer.

Una ola clara parece tan delicada como el cristal a la luz de la mañana. (Cortesía de Terence Pieters)
Una ola turquesa permanece congelada en el tiempo gracias a la fotografía de Terence Pieters. (Cortesía de Terence Pieters)

Al llegar, se pone el traje de neopreno y las aletas para pisar el agua y se adentra en el mar. “Me adentro en el océano antes del amanecer, para poder captar las olas interactuando con el sol naciente, que a menudo tiene los colores más escandalosos, magnificados por el reflejo del agua”, explica Pieters. “Esos son los momentos que son realmente inexplicables con palabras, así que dejo que mis imágenes cuenten la historia”.

Pieters espera que sus imágenes provoquen en el público el mismo asombro que él siente al fotografiar estas olas al amanecer, sabiendo que la mayoría de la gente “nunca podrá experimentar el océano y las olas” como él.

Se puede ver a un surfista dentro de esta ola rompiendo. (Cortesía de Terence Pieters)
Terence Pieters se hace un selfie con una enorme ola transparente que se cierne sobre él. (Cortesía de Esmé Tenner)

Su mayor reto es intentar permanecer anclado en un lugar mientras hace fotos, ya que las corrientes a menudo le hacen ir a la deriva en distintas direcciones. Otro reto es mantener el agua y la condensación fuera del objetivo de la cámara.

Utiliza una cámara Sony A6400 y un objetivo Sony 50mm F1.8 protegidos por una funda impermeable. Una correa une el equipo a su cuerpo por si una ola grande le arranca la cámara de la mano.

La creciente cartera de fotografías oceánicas de Pieters da fe de su amor de toda la vida por el océano.

Una ola sublime se pliega al atravesarla la luz del sol matutino. (Cortesía de Terence Pieters)
Reflejos de luz solar de melocotón aparecen en el interior del túnel curvo de esta ola. (Cortesía de Terence Pieters)

“Mi primer recuerdo es de cuando tenía unos 5 años”, dice. “Iba a la playa con mi padre, esperaba en la orilla mientras él iba a buscar cangrejos de río”. A los 6 años empezó a ir a la playa con su hermana, que por entonces ya hacía surf. “Me parecía lo mejor que se podía hacer”, dice. “Nos pasábamos el día en la torre del socorrista, entrando y saliendo del mar”.

Después de que Pieters se dislocara el hombro dos veces mientras surfeaba en 2013, se sometió a una cirugía en 2015. Pero después de una recuperación “larga y dolorosa”, el surf ya no se sentía bien para su cuerpo.

“Primero me metí en la fotografía tradicional, tomando fotos de todo y de cualquier cosa, incluso antes de mi problema en el hombro”, dijo. “Eso es lo que quería ser: fotógrafo.

“En cambio, decidí hacer fotos de las olas”.

“Besada por el sol”, de Terence Pieters. (Cortesía de Terence Pieters)
Una ola aparece como un cristal verde retroiluminado por el sol. (Cortesía de Terence Pieters)

Además de las efímeras olas al amanecer, a Pieters le encanta fotografiar tormentas eléctricas sobre el océano. Le entusiasma el retumbar de los truenos en la distancia, señal de una tormenta eléctrica. Guarda como un tesoro su experiencia más memorable, en la que tuvo que luchar durante horas contra el viento y la lluvia para captar rayos en la superficie del océano.

“Después de unas tres horas de lucha constante, conseguí captar un enorme rayo y la playa de mi localidad iluminada por el impacto”, cuenta. “Lo subí a las redes sociales esa misma noche y enseguida se hizo muy popular. Valieron la pena las horas de lucha”.

Pieters comparte su trabajo en su sitio web y en su página de Instagram y cosecha reacciones de asombro, alegría y, a veces, incredulidad de sus seguidores.

Una ola a punto de chocar ante un telón de fondo teñido de naranja por la mañana. (Cortesía de Terence Pieters)
Una ola rompiendo con elegancia parece congelada en el tiempo. (Cortesía de Terence Pieters)

“Recibo muchas preguntas sobre cómo es posible y que soy extremadamente valiente”, afirma el fotógrafo. “Mucha gente no tenía ni idea de la belleza que encierra el océano hasta que se encontraron con mis imágenes”.

Y añade: “He recibido muchos comentarios conmovedores, pero el más destacado es el de una señora que había pasado por una mala racha en su vida y dijo que ver mis imágenes la había hecho feliz por primera vez en meses. Comentarios así hacen que lo que hago sea aún más gratificante”.

Más allá de compartir alegría, espera que sus fotos inculquen una reverencia por el mar, calificando de “inaceptable” la cantidad de plástico que flota en los océanos.

Pieters recomienda a quienes quieran probar la fotografía oceánica que primero se conviertan en nadadores experimentados. La magia del océano espera. “Fotografía lo que te apasione”, afirma.

“Voodoo” by Terence Pieters. (Courtesy of Terence Pieters)
Un selfie del fotógrafo marino Terence Pieters. (Cortesía de Esmé Tenner)

Videos:


(Cortesía de Terence Pieters)


(Cortesía de Terence Pieters)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.