Fotógrafo viaja a Mongolia para retratar cazadores de águilas de antigua tribu, ¡los últimos de su tipo!

Por SWNS
02 de Agosto de 2021
Actualizado: 02 de Agosto de 2021

Estas imágenes cuentan la increíble historia de un fotógrafo que pasó un tiempo viviendo con una tribu remota de Mongolia, que caza con águilas.

Durante siglos, la tribu ha utilizado a las águilas reales para cazar presas durante los sombríos meses de invierno, un ejemplo extraordinario de relación entre los seres humanos y los animales semisalvajes.

Sin embargo, esta antigua tradición se ha venido perdiendo y estos cazadores de águilas podrían ser los últimos de su especie.

Imágenes agridulces cuentan la increíble historia de una tribu remota de Mongolia que caza con águilas. (SWNS)

Se calcula que hay unos 250 cazadores de águilas en Bayan-Ölgii, ubicada en las montañas de Altai, al oeste de Mongolia.

Se necesitan cinco años para terminar el entrenamiento con águilas y convertirse en cazador de águilas o “berkutchi”.

Durante este periodo, el cazador debe ganar la confianza del águila mostrando respeto y amabilidad o ésta podría volar y no volver nunca más.

Cuando el águila tiene la edad suficiente y sus habilidades se han perfeccionado, el berkutchi y su caballo trabajan juntos con el águila real para capturar predominantemente presas para alimentarse.

Esta increíble imagen muestra a un cazador mongol, o “berkutchi”, que usa águilas reales adiestradas para cazar su comida. (SWNS)
Esta tribu lleva siglos utilizando águilas reales para cazar presas durante los sombríos meses de invierno. (SWNS)

El objetivo principal del águila es atrapar la presa y sujetarla el tiempo suficiente para que el cazador se apodere de ella. Las águilas reciben un trozo de carne como recompensa después de la caza.

Desafortunadamente, los cazadores de águilas kazajos modernos están disminuyendo, ya que la generación más joven se está trasladando a las ciudades y prefiere las comodidades de la vida moderna.

A pesar de esto, muchos cazadores de águilas transmiten sus habilidades a sus hijos e hijas.

Zay Yar, un fotógrafo de 36 años, pasó un tiempo en el oeste de Mongolia registrando la vida de este increíble pueblo.

Se calcula que hay unos 250 cazadores de águilas en Bayan-Ölgii, en las montañas de Altai, al oeste de Mongolia. (SWNS)
Esta antigua tradición es cada vez más rara y estos cazadores de águilas podrían ser los últimos de su especie. (SWNS)
El fotógrafo Zay Yar, de 36 años, pasó un tiempo viviendo y tomando fotografías de esta remota tribu en Mongolia. (SWNS)

Plasmó las increíbles tradiciones de la tribu mientras cazaban a caballo y cuidaban a sus águilas.

“Me interesa la cultura de los cazadores de águilas. Cómo viven, cómo se entrenan y cazan con sus águilas reales y cómo sigue esta tradición”, dice Zay, de Myanmar.

“Durante nuestra visita, pedimos a los cazadores de águilas kazajos que nos mostraran la cultura de la caza con águilas y cómo transmiten su tradición a la siguiente generación”.

(SWNS)
(SWNS)
(SWNS)

“El pueblo kazajo es muy amable y su práctica de caza con águilas reales a caballo no es una tarea fácil”.

“Estaba feliz y asombrado de conocer a estas maravillosas personas y su antigua tradición”.

“Las imágenes representan la cultura de la caza con águilas y cómo la tradición se está transmitiendo a los jóvenes cazadores de águilas”.

“Esta increíble tradición de caza con águila está muriendo hoy en día. La gente puede sentir cómo mantienen esta antigua práctica de la caza del águila y lo difícil que es convertirse en un berkutchi a través de mis imágenes”.

(SWNS)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS