Fotos de bebé abortado de 14 semanas “perfectamente formado” salvan vidas: “No era un residuo médico”

"La verdad está siendo expuesta ... No era solo una masa de células", dice la madre
Por The Epoch Times
21 de Septiembre de 2022 12:53 PM Actualizado: 21 de Septiembre de 2022 12:53 PM

ADVERTENCIA: CONTENIDO SENSIBLE

Una madre de Missouri ha compartido con el mundo las fotos de su hijo abortado espontáneamente a las 14 semanas. Las imágenes de su frágil y subdesarrollado bebé —que ya tenía una cara “perfectamente formada” que se parecía a la de su hermano— están dando esperanzas a los padres que se debaten en la decisión de abortar o no.

Las fotos demuestran lo increíblemente desarrollado que puede estar un bebé en el primer trimestre.

Hace más de cuatro años, Sharran Sutherland, de 44 años, se quedó en estado de shock cuando un médico le dijo que su bebé no era más que un “residuo médico” y le ofreció realizar un procedimiento de dilatación y legrado (D&C). Pero ella decidió honrar la santidad de su vientre y optó por inducir el parto. No quería que el diminuto cuerpo de su hijo fuera desgarrado y quería verlo y sostenerlo una vez en sus manos. Lo que presenció resultó ser una profunda lección para varias futuras madres, que las guió a elegir la vida en lugar del aborto.

Madre de siete niños y cuatro niñas, Sutherland abortó espontáneamente un bebé en 2018. Ella y su esposo, Michael, lo llamaron Miran, que significa paz. Ella dice que la vida de semanas de Miran tenía un propósito más grande y ha llevado a varios padres a tener un cambio de corazón.

“Miran les dio un rostro para su bebé—ha cambiado muchas vidas. Ese era el propósito de Dios para él”, dijo Sutherland, de Marshfield, a The Epoch Times.

El bebé Miran. (Cortesía de Mirans Purpose)
El médico de Sutherland le dijo que Miran murió a las 14 semanas. (Cortesía de Mirans Purpose)
Sharran con su marido, Michael Sutherland. (Cortesía de Mirans Purpose)

“Recuerdo haber sostenido a Miran… estaba tumbado de espaldas y tenía la boca abierta. Recuerdo que lo miré y pensé: ‘Dios mío, tiene una expresión igual a la de nuestro hijo menor’. No pensé que fuera posible a esa edad. He tenido otros nueve hijos, pero esto no era lo que esperaba en absoluto.

“Su cara estaba perfectamente formada y había un parecido. No era solo una mancha de células. Ya había un parecido facial con su hermano. Me sorprendió”.

Desde entonces, varias mujeres que habían perdido a sus bebés y se habían sometido a un legrado se han puesto en contacto con Sutherland. “Ni siquiera les dieron una opción, o ni siquiera sabían que podían dar a luz. Nunca pudieron ver a su hijo. Eso me rompió el corazón”, dijo.

“He tenido cientos de mujeres que se han puesto en contacto conmigo en todos los aspectos. He tenido algunas que realmente escribieron comentarios tan horribles y desagradables… esa es simplemente la cara del mal. Es simplemente el mal hirviendo, porque la verdad está siendo expuesta. Sentí que Dios me protegía durante ese tiempo”.

(Cortesía de Mirans Purpose)
(Cortesía de Mirans Purpose)

“No era un residuo médico”

Sutherland estaba embarazada de Miran en 2018, y la pareja estaba muy emocionada. Acudieron a una ecografía a las 11 semanas y todo estaba bien. Pero durante otra cita con el médico unas dos semanas después, no pudieron conseguir un latido.

“Mi doctora no pudo encontrar un latido”, dice la madre. “Simplemente no pudo encontrarlo. El técnico de ultrasonidos no estaba allí, así que hizo la ecografía; parecía que le costaba mucho hacerla. Me dijo que tenía que volver por la mañana, cuando el ecografista estuviera allí”.

“Fui esa mañana con mi doctora, me hicieron la ecografía… acabaron diciéndome que el bebé había muerto a las 13 semanas y cinco días aproximadamente”.

La doctora le pidió a Sutherland que acudiera para que le hicieran un legrado, pero ella se negó.

“Me preguntó: ‘¿Por qué?’ Le dije que quería ver a mi bebé. No quería que mi bebé saliera en pedazos. Quería dar a luz a mi bebé y hacer un legrado después. Y me dijo: ‘Bueno, tendremos que programar una inducción'”, recuerda Sutherland, añadiendo que no sabía que inducir el parto era una opción hasta que le dejó clara su postura a la doctora.

La doctora parecía irritada, dijo Sutherland, ya que hacer un legrado es “probablemente más conveniente para ellos”. Pero eso no era lo que Sutherland quería o necesitaba, y cuando preguntó qué se haría después del parto inducido, la respuesta de la doctora la molestó.

“Me dijo: ‘Puede ponerse en contacto con una funeraria o podemos eliminar el feto como residuo médico'”, dijo Sutherland. “No dijo bebé, eso es lo que me sacó de quicio… [me] enfureció. Me dolió el hecho de que consideraran la vida humana como un residuo médico. No me importa la edad, era mi bebé. Y no era un residuo médico. Me sorprendió que hubiera respondido así”.

(Cortesía de Mirans Purpose)

Inmediatamente después, la pareja abandonó el hospital con bastante rapidez; les dijeron que el personal se pondría en contacto con ellos para darles una fecha y una hora para la inducción. Todavía tratando de procesar la pérdida, la afligida madre acudió a una de sus amigas para que le hicieran otra ecografía, en la que le hicieron una exploración más completa; los resultados fueron los mismos. Abrumada, compartió con su amiga todo lo sucedido.

“No sabía qué hacer. No quería que mi bebé fuera desechado como residuo médico, pero no estaba preparada para un funeral”, dijo la madre. “[Mi amiga] sabía de gente que enterraba a su bebé y plantaba un árbol en su jardín. Me gustó esa idea”.

Sutherland llamó a un director de funeraria y le contó su idea de enterrar al bebé en su jardín y plantar un árbol para recordarlo, y él le preguntó qué haría si su familia pensaba mudarse. Tras pensarlo un rato, decidió enterrar a Miran en una maceta.

“Me había dicho que, como el bebé estaba de menos de 18 semanas, no lo consideraban un bebé, por lo que técnicamente podía hacer con él lo que quisiera. Y me dijo: ‘Deberían entregártelo. Pero si no lo hacen, entonces quieres entregármelo a mí, iré a buscarlo y te lo daré. Y podrás hacer lo que quieras con él'”, recuerda.

“En ese momento, no soñaba con que el hospital me lo entregaría. Entré en el hospital pensando que básicamente recibiría a mi bebé en una caja [del director de la funeraria]”.

(Cortesía de Mirans Purpose)
El verso de las escrituras que se estampó en la caja en la que se colocó a Miran. (Cortesía de Mirans Purpose)

Entregando a Miran

Llevando consigo una cajita, el ataúd de su bebé con un versículo bíblico estampado, Sutherland fue al hospital varios días después y le indujeron el parto; su marido y su suegra estaban a su lado. Durante varias horas estuvo esperando, sin ningún médico ni enfermera, y entonces rompió aguas.

“Me sorprendió. Sabía que estaba a punto de dar a luz y, poco después, sentí algo… y su cuerpo salió disparado hacia mi mano”, cuenta.

La enfermera entró en ese momento y le pidió que “lo sostuviera ahí”. Salió, volvió y cortó el cordón umbilical. Sutherland fue llevada a la operación de legrado; su marido y su suegra consiguieron tomar algunas fotos de Miran durante ese tiempo.

Sharran con el bebé Miran en el hospital. (Cortesía de Mirans Purpose)
Michael con el bebé Miran. (Cortesía de Mirans Purpose)

“Recuerdo que mi enfermera era increíble. Mi enfermera era simplemente maravillosa”, dijo Sutherland. “Quiero decir que tomó las huellas de las manos y de los pies [de Miran]… me hizo la tarjeta de nacimiento y lo trató como si fuera un bebé”.

La enfermera de Sutherland también compartió su historia personal de cómo su propia madre tenía un bebé muerto conservado en un frasco, pero nadie sabía de quién era. La enfermera dijo que no tenía ni idea de si su madre había perdido ese bebé o no, pero que su madre siempre fue “muy protectora con él”.

La enfermera sugirió que quizá Sutherland quisiera mantener temporalmente a Miran en una solución salina casera hasta que pudiera enterrarlo.

“Estaba completamente formado, solo necesitaba crecer”

Sutherland tuvo a Miran durante casi una semana en su casa, antes de enterrarlo en una maceta.

Con la idea de preservar el cuerpo de Miran, preparó una solución salina, lo colocó en ella y guardó el frasco en el “fondo de la nevera” para que nadie lo viera tan fácilmente. A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y sacó el frasco para mirarlo. Volvió a quedarse asombrada.

Dijo: “Recuerdo que volví a quedar en estado de shock, mirándolo. Estaba asombrada… Empecé a examinarlo. Lo saqué del frasco. Tenía lengua. Tenía lechos de uñas. Tenía dedos, lechos de uñas, tenía lechos de uñas de los pies … tenía sus orejas.

“Estaba completamente formado. Solo necesitaba crecer más. Y eso es lo que me sorprendió. Y mis hijos lo vieron, no se lo oculté. Y lo lloramos; hice que se maravillaran y lo miraran, y hablamos de ello”.

(Cortesía de Mirans Purpose)

“Fue entonces cuando [pensé] que hay tanta gente que aborta. Piensan que es solo una mancha de células, que es solo una masa, y que todavía no es un bebé.

“Es un bebé pequeñito, diminuto. Y todo lo que necesita es más tiempo para crecer y desarrollarse internamente, lo cual, cuando un bebé nace, todavía necesita crecer y desarrollarse. No es como si salieran del útero y fueran personas completamente funcionales… así que me sorprendió. Era un bebé. Era un humano. Era un hermano. Era mi hijo tanto como cualquiera de estos otros niños”.

Los Sutherland hicieron fotos para documentar “lo perfectamente formado que estaba” y para recordarlo.

Tardaron casi una semana en buscar una maceta grande para enterrarlo. El día del entierro, llenaron la maceta, rezaron juntos una oración y enterraron a Miran. A continuación, la familia plantó una hortensia sobre él.

La maceta en la que se enterró a Miran (Cortesía de Mirans Purpose)

La verdad está saliendo a la luz

Sutherland compartió las fotos de Miran en Internet para mostrar a su familia y amigos lo perfectamente formado que estaba. Resultó que la mejor amiga de la hija mayor de Sutherland, que iba a abortar, también acabó viendo las fotos; después no pudo seguir adelante con la interrupción de su embarazo.

“Dio sentido a la vida de Miran… decidió quedarse con su bebé”, dijo Sutherland, añadiendo que la recién nacida era “tan especial”, ya que los médicos habían intentado convencer a la joven madre de que abortara. “Gracias a ella decidí compartir a Miran con el mundo”, añadió.

Al ver el impacto que tuvo en su vida, aprovechó la oportunidad para hablar más sobre el aborto y sobre el hecho de que muchas mujeres no saben que “los bebés en esta etapa son bebés”. Realmente no esperaba que la publicación tuviera la repercusión que tuvo. “Explotó”, dijo.

Una mujer del Reino Unido que estaba embarazada de su sexto hijo se puso en contacto con Sutherland; la madre no creía poder permitirse otro hijo. Estaba exactamente de 13 semanas —al igual que Sutherland con Miran— y tenía programado un aborto.

Sutherland dijo: “[Ella] rompió a llorar; no sabía qué hacer. Pero cuando vio esas fotos, no pudo seguir adelante. Se mantuvo en contacto conmigo y me enviaba fotos de la ecografía a medida que avanzaba. Y tuvo ese pequeño bebé… un niño que nació en abril, justo unos días antes del aniversario de cuando perdí a Miran.

“Me han llegado mujeres que habían abortado y he podido hablar con ellas. Estaban tan disgustadas cuando vieron esas fotos, porque no tenían ni idea de que su bebé hubiera tenido ese aspecto… eso me enfureció aún más. Les hicieron creer que no están matando nada, que no están haciendo nada malo”.

Sutherland dice que, aunque nunca esperó pasar por el desgaste emocional que sufrió tras su aborto espontáneo, está realmente agradecida por su experiencia, y no la cambiaría por nada. Se siente humilde por el hecho de que su hijo, al que nunca pudieron dar la bienvenida al mundo, “ha hecho tanto bien”.

“Sé que ése era su propósito, y estoy agradecida por haber podido formar parte de él”, dijo.

“Creo que Dios obra todas las cosas para su gloria y que tiene el control de todo, de lo bueno y de lo malo. Hay una razón para todo. Puede que no lo entienda todo, pero confío en que, pase lo que pase, Él tiene el control y contempla el panorama general”.

La familia Sutherland. (Cortesía de Mirans Purpose)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.