Frecuentes inversiones de Huawei en empresas de chips fracasan en medio de la campaña china de fabricación

Por Jenny Li
20 de Enero de 2022 7:44 PM Actualizado: 20 de Enero de 2022 7:44 PM

Análisis de noticias

Huawei ha estado aumentando las inversiones en empresas de chips en los últimos tres años como parte del movimiento de fabricación de chips de China, sin embargo, la táctica respaldada por el estado probablemente conduzca al fracaso.

Apenas un mes antes de que Estados Unidos impusiera sanciones contra Huawei, el gigante chino de alta tecnología constituyó el 23 de abril de 2019 su subsidiaria de propiedad total Hubble Technology Investment Co., Ltd. (Hubble) en el distrito de Futian, en Shenzhen. Con un capital registrado que suma 3000 millones de yuanes (USD 472 millones), Hubble convirtió su negocio en un gestor de fondos de capital privado el 14 de enero.

Los medios de comunicación chinos especializados en semiconductores dijeron el 6 de diciembre de 2021 que Hubble Hubble es conocida por su “naturaleza de lobo” en los círculos de inversión en chips, y se ha movido rápidamente desde su creación en 2019, invirtiendo en empresas a un ritmo de casi una por mes.

En mayo de 2019, Hubble invirtió en Radrock Tech, que produce chips frontales de radiofrecuencia; en julio de 2019, Hubble invirtió en 3Peak incorporated que produce chips analógicos de alta precisión y alta velocidad; en agosto de 2019, Hubble invirtió en SICC Co., Ltd, que produce materiales de carburo de silicio para semiconductores; en octubre de 2019, Hubble invirtió en Tanke Blue, que produce obleas de carburo de silicio de tercera generación para semiconductores.

Tan solo en 2020, Hubble invirtió en 25 empresas relacionadas con semiconductores y continúa escalando en la cadena de la industria.

Según datos de PitchBook, una empresa de investigación de mercados de capital, Hubble ha invertido en 62 empresas en los últimos tres años hasta el 12 de enero.

La agresividad inversora de Hubble probablemente esté relacionada con las sucesivas sanciones de EE. UU. sobre Huawei.

Foto de la época
El entonces de Comercio, Wilbur Ross, anuncia nuevos cargos penales contra el gigante chino de las telecomunicaciones Huawei (de Izquierda a derecha) el fiscal general interino Matthew Whitaker, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y el director de la Oficina Federal de Investigaciones, Christopher Wray, en el Departamento de Justicia en Washington, el 28 de enero 2019. (Chip Somodevilla/Getty Images)

En mayo de 2019, EE. UU. prohibió a Huawei que importara productos estadounidenses con más del 25 % de contenido tecnológico. Sin embargo, el fabricante de chips de Taiwán TSMC continúa produciendo chips para Huawei. Para cerrar esta laguna, el 15 de mayo de 2020, EE. UU. intensificó las sanciones y exigió que los chips producidos con tecnología y equipos estadounidenses no se pudieran vender a Huawei sin la aprobación de EE. UU., como resultado, TSMC dejó de suministrarle a Huawei por completo.

Fue un golpe muy claro para Huawei.

Hubble puede considerarse un brazo especial de la respuesta de Huawei a la medidas enérgicas de EE. UU.

Las inversiones de Hubble abarcan una amplia gama de campos, como semiconductores de tercera generación, chips ópticos a nivel de oblea, los chips de gestión de energía, los chips de reloj y los filtros de radiofrecuencia, áreas en las que Huawei depende más de la cadena industrial de EE. UU.

En el marco de las sanciones estadounidenses que continúan, el capital registrado de Hubble se incrementó de 700 millones de yuanes (USD 110 millones) a 1700 millones de yuanes (USD 268 millones) en enero de 2020 y a 3000 millones de yuanes (USD 472 millones) en 2022, lo que se considera una señal para aumentar aún más su inversión en la cadena industrial.

Sin embargo, las capacidades de fabricación de chips de Huawei no han mejorado. En 2021, el inventario de chips se agotó gradualmente y HiSilicon, el fabricante de chips de Huawei, no pudo suministrar teléfonos 5G de gama alta para Huawei.

En agosto de 2021, Huawei lanzó oficialmente su serie de teléfonos P50, utilizando tanto el procesador de Qualcomm Snapdragon 888 como el chip Kirin 9000 debido a la escasez de chips como el Kirin 9000. Sin embargo, el teléfono de la serie P50 no puede soportar 5G porque carece de dispositivos de radiofrecuencia 5G, dijo Sohu, un portal chino, el 13 de agosto de 2021.

La cadena de suministro de China continental es incapaz de suministrar el equipo necesario para fabricar los chips más sofisticados que necesitan Huawei y SMIC, por lo que ambas empresas todavía tienen que presentar ante EE. UU. la solicitud para la importación de algunos productos, materiales y equipos clave para sus operaciones, según informó Ijiwei, un medio de comunicación chino con enfoque en la industria de los circuitos integrados y la telefonía móvil, el 4 de enero.

Campaña de fabricación de chips respaldada por el estado

Foto de la época
Un empleado fabrica chips en una fábrica de Jiejie Semiconductor Company en Nantong, en la provincia oriental china de Jiangsu, el 17 de marzo de 2021. (STR/AFP a través de Getty Images)

Ji Lin, un analista de temas de actualidad radicado en Japón, dijo a The Epoch Times que algunas empresas chinas que funcionan bien en la industria de la electrónica para el hogar han dado a muchas personas la ilusión de que “mientras tengan dinero para comprar equipos y reclutar talento, hay no hay campo en el que no puedan tener éxito”, pero ese razonamiento no parece aplicarse a un área de alta tecnología como la industria de fabricación de chips.

Bajo la presión de que Estados Unidos les ha cortado el equipo para producir chips de alta gama, no solo Huawei ha invertido mucho en empresas de fabricación de chips, sino que toda China ha iniciado un movimiento en un intento por fabricar chips.

Según datos citados por The Wall Street Journal en 2020, las empresas chinas de semiconductores recaudaron el equivalente a casi USD 38 mil millones en ofertas públicas, colocaciones privadas y ventas de activos, más del doble de la cantidad total recaudada en 2019.

Ese mismo año, más de 50,000 empresas chinas registraron negocios relacionados con los semiconductores, cuatro veces más que el total de cinco años antes. Entre las cuales también se incluyen a empresas no relacionadas con los chips, tales como desarrolladores inmobiliarios, fabricantes de cemento y empresas de catering, todas las cuales fueron catalogadas como “empresas de chips” porque las autoridades chinas prometieron proporcionar incentivos fiscales y subsidios para la industria de los chips.

Al menos seis proyectos importantes de la industria de fabricación de chips, incluidos Wuhan Hongxin Semiconductor Manufacturing Corp. (HSMC) y Quanxin Integrated Circuit Manufacturing Co. (QXIC), han fracasado en esta campaña de fabricación de chips, algunos incluso no produjeron un solo chip, mientras que se invirtieron alrededor de USD 2300 millones en estos proyectos, la mayoría de los cuales procedían de fondos estatales, según The Wall Street Journal.

Muchos trabajadores tecnológicos chinos están dejando de lado la investigación de chips y siguiendo la tendencia de invertir en empresas. Según un artículo reciente de ICwise, una institución de investigación de mercado enfocada en la industria de semiconductores de China, el cambio de trabajo de los ingenieros chinos es más frecuente que el de los ingenieros extranjeros, lo que permite a estos últimos centrarse en la investigación y el desarrollo de productos con un espíritu artesanal y una experiencia acumulada.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.