Fue al hospital por una radiografía de rodilla y le dicen que su genital se está convirtiendo en hueso

Por Jesús de León
09 de Agosto de 2019 Actualizado: 09 de Agosto de 2019

El hombre visitó el hospital para tomarse una radiografías por un dolor en la rodilla y descubre que su órgano genital estaba sufriendo una osificación.

El paciente de 63 años que tenía antecedentes médicos de alcoholismo se presentó en el servicio de urgencias por un dolor de rodilla después de una caída.

Iba caminando con su bastón cuando se cayó sobre sus glúteos. Sin embargo, la caída no le ocasionó ninguna herida en la cabeza ni pérdida de conciencia. Fue capaz de levantarse con ayuda y volver a caminar, según la publicación médica Urology Case Reports vía Science Direct.

El examen físico que se le realizó dio negativo excepto por un dolor que dijo tener en el pene.

Radiografía del paciente de Nueva York con osificación del pene. Foto de Science Direct publicada bajo licencia Creative Commons.

No tenía ningún otros síntomas que sugirieran una enfermedad de transmisión sexual, como pueden ser secreción del pene y tampoco tenía la próstata inflamada, refiere la publicación.

Al paciente se le realizó una radiografía pélvica para descartar que tuviera una fractura, y esta mostró cambios degenerativos graves y asimétricos en la cadera derecha.

Imagen ilustrativa de ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/AFP/Getty Images.

Pero lo que más llamó la atención fue una calcificación extensa en forma de placa que tenía en el pene. Se sospechó entonces de una osificación peneana a lo largo de todo el cuerpo del pene.

Luego de ello, el paciente decidió irse en contra del consejo médico. No se le realizó ninguna investigación de laboratorio, ni examen histológico o de seguimiento.

Radiografía del paciente de Nueva York con osificación del pene. Foto de Science Direct publicada bajo licencia Creative Commons.

El hombre, que no fue identificado, fue examinado por médicos en el Lincoln Medical and Mental Health Center, en el área del Bronx, en la ciudad de Nueva York.

En un informe del caso, los médicos, dirigidos por Georges El Hasbani de la Universidad Americana de Beirut, dijeron que la osificación en el pene es normalmente una consecuencia de la enfermedad de Peyronie, en la cual la cicatrización interna hace que el órgano sexual se doble bruscamente en una dirección.

Es una afección relativamente rara que se menciona en muy pocas revistas con menos de 40 informes de casos publicados.

El tejido puede convertirse en hueso cuando las sales de calcio se acumulan en un área específica con el tiempo como resultado de afecciones como cáncer, problemas de tiroides o enfermedad renal.

Richard Viney, cirujano urólogo en Birmingham, no participó en el estudio de caso pero explicó que probablemente fue causado por la enfermedad extrema de Peyronie (EP).

Añadió que la condición del hombre fue causada por la formación de hueso en parte del pene llamado fascia de Bucks, que es su revestimiento interno.

“En casos muy raros, el proceso de cicatrización [de la enfermedad de Peyronie] es tan excesivo que puede implicar la deposición de calcio, endurecer el tejido cicatricial y esto es lo que se describe en este caso”, dijo a Daily Mail.

“Es fácil pensar que todo el pene del paciente se está calcificando, pero solo se trata de la fascia fibrosa de Bucks justo debajo de la piel”.

“A medida que se pierde la elasticidad de la fascia, el alcance de las erecciones será limitado y puede darse una curvatura considerable (del pene). De hecho, puede que ocasione una falla eréctil total”.

Por el estado del paciente de Nueva York que parece estar demasiado avanzado, dijo Viney, puede que enfrente una vida de disfunción eréctil.

“Todo el pene no se le convertirá en hueso, ya que solo involucra la fascia de Bucks, por lo que, en el peor de los casos solo quedaría como un cilindro óseo lleno de los dos cuerpos esponjosos y la uretra”, añadió.

Según la publicación de Science Direct el tratamiento de la osificación del pene depende del grado de osificación corporal y de los síntomas del paciente.

Los pacientes asintomáticos suelen ser tratados con observación. Aquellos con un dolor agudo molesto o dolor crónico leve pueden ser tratados con analgésicos orales, agentes tópicos, inyecciones intralesionales, dispositivos mecánicos de estiramiento o de vacío y terapia extracorpórea con ondas de choque.

Los casos severos de dolor crónico o de disfunción eréctil generalmente se tratan quirúrgicamente, aunque existen múltiples variaciones. La prótesis inflable de pene (IPP) ha sido reportada recientemente como una opción factible para los casos de ED refractaria.

***

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS