“Fue la mano de Dios”: los médicos dijeron que nunca despertaría del coma, pero ocurrió un milagro

Por Jack Phillips - La Gran Época
29 de Julio de 2019 Actualizado: 29 de Julio de 2019

Una adolescente de Iowa resultó gravemente herida en un accidente hace años, lo que llevó a su familia a a hablar sobre los arreglos funerarios.

Apenas dos semanas antes de comenzar su primer año en la escuela secundaria, Taylor Hale sufrió una lesión cerebral grave mientras intentaba hacer un truco con sus amigos después de un partido de fútbol.

Taylor se deslizó del capó de un auto, haciendo que su cabeza golpeara el pavimento. Más tarde, fue declarada con muerte cerebral por el personal médico, según el Des Moines Register.

“Taylor ha tenido un accidente. Está tirada en medio de la calle, y la ambulancia está en camino”, dijo la mamá de Taylor, Stacy Henningsen, a NBC News, al recordar lo que un amigo le dijo hace años.

Henningsen contó que su hija pasó de ser animadora a estar inconsciente antes de que los médicos la pusieran en un coma inducido médicamente. Declararon a Henningsen y a los demás miembros de su familia que tal vez nunca despertaría.

“Ella era la paciente más seria allí”, dijo su madre.

Una semana después, sus padres temían lo peor después de que su condición decayera debido a una hemorragia cerebral, reportó NBC.

“Su cerebro se había deslizado hacia su columna vertebral… El cerebro se había convertido en papilla”, agregó Henningsen. “Tuvieron que hacer reanimación cardiopulmonar y hacer todo lo posible para recuperarla”.

Una portavoz del Hospital Infantil Blank dijo que fue tratada por una lesión cerebral traumática en la UCI del hospital.

Al día siguiente, los médicos dijeron: “Lo sentimos, no hay nada más que podamos hacer por ella. Probablemente deberían despedirse”, comentó Henningsen. “Empezamos a hablar de los preparativos del funeral”.

Los médicos dijeron a la familia que estaban por lo menos 95% seguros de que la joven nunca despertaría del coma.

La declararon con muerte cerebral y le quitaron la medicación y el oxígeno.

Su familia rezaba. Un quiropráctico que había tratado a un pariente de Taylor también entró en la sala para orar por ella.

“Un par de horas más tarde, el médico vino y básicamente nos dijo: ‘No sabemos cómo explicarles esto desde el punto de vista médico, pero está respirando por su cuenta'”, contó Henningsen.

Taylor pronto pudo abrir los ojos y mover los dedos de los pies y de las manos.

“Fue la mano de Dios trabajando”, dijo Chuck Hale, su padre, a USA Today. “Eso es lo único que puede explicarlo”.

Durante semanas y meses, Taylor progresó y pasó de usar una silla de ruedas a un andador. Más tarde, pudo caminar sola. Sin embargo, perdió la mayor parte de su primer año en la escuela secundaria.

“Estaba enojada porque solía ser capaz de hacer estas cosas por mí misma, y ahora no podía”, dijo Taylor.

“No tengo ningún recuerdo de mi primer año, ni de mi infancia”, dijo a NBC News. “El segundo y tercer año de secundaria sigue siendo una especie de confusión. Recuerdo grandes momentos, como el baile de graduación; de lo contrario, toda mi vida es un poco borrosa, supongo”.

Además de sus problemas de memoria, Taylor no tiene sentido del olfato.

Y “mi personalidad ha cambiado un poco”, añadió. “No soy tan alegre y extrovertida como antes, supongo, es lo que la gente me dice.

“No puedo compararlo con antes del accidente, porque no lo recuerdo”.

Sobre su despertar del coma y sobrevivir a una lesión cerebral traumática, su madre dijo que era un milagro.

“Pienso en ello muy a menudo”, dijo Hennsingsen. “Definitivamente es un milagro”.

*****

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS