Niño fue a visitar a su papá y desapareció. 4 años después su mamá recibe un mensaje escalofriante

Por La Gran Época
15 de Julio de 2019 Actualizado: 22 de Julio de 2019

Cuando la policía encontró a un adolescente desaparecido hace cuatro años, se horrorizó al descubrir que sus secuestradores lo tenían  escondido tras una pared falsa en el garaje de un suburbio de Atlanta. Y aunque el pequeño recordó el terrible trato que sufrió en esos cuatro años, no quiso que sus captores fueran encarcelados.

Los primeros días de diciembre de 2014, la policía reportó que Gregory Jean Jr., de 13 años de edad, estaba escondido en un compartimento que contenía vigas de madera y aislamiento, entre el garaje y el ático de una casa en Jonesboro, Georgia.

“Era un lugar donde ninguna persona debería estar viviendo o ser retenida”, dijo el sargento de la policía del Condado de Clayton Joanne Southerland. “Nadie debía estar donde encontramos a la víctima”.

Cuatro años antes que la policía lo encontrara, Gregory Jr. y su hermano menor habían ido a visitar a su padre que está separado de su madre, pero Gregory nunca más volvió, reportó El Confidencial.

“Amo a mi padre. Luego que él y mi mamá se separaron, yo lo llamaba todos los días después de la escuela” , dijo Gregory Jr.

“Nos invitó a mí y a mi hermano Sammy a Atlanta. A Sammy se le permitió regresar, pero ella [su madrastra, Samantha Joy Davis] no me dejó ir a casa”.

Gregory Jr. fue retenido en la casa y forzado a hacer todas las tareas de la casa para su madrastra. “Me sentí como un criado. Tuve que limpiar la casa y el patio y si había una hoja fuera de lugar, mi madrastra me pegaba con un palo”, le dijo a MailOnline después de que lo encontraran y regresara a la casa de su madre en Orlando, Florida.

Fue forzado a dormir afuera mientras sus hermanastros dormían en sus camas dentro de la casa. Y no se le permitió usar un baño normal.

“Tuve que dormir en un catre frente a la puerta del garaje. Solo me dio una manta delgada para cubrirme y me resfrié. Los otros niños dormían en una cama”, relató el niño que recordó que lo hicieron ir al baño en un balde adelante de todos. “Una vez me desnudó y me puso un pañal para avergonzarme. Y mi hermanastro trajo a sus amigos y todos se rieron de mí”, agregó Gregory en su desgarrador relato.

“No me dejó celebrar la Navidad en los últimos dos años. Me castigaron por hablar en la escuela [sobre cómo lo trataban]”, agregó. “Recé y lloré e intenté esperar. Dije, no importa cuánto tiempo tarde, volveré a mi casa”.

Después de permanecer encerrado durante cuatro años, encontró finalmente una forma de contactarse con su madre y sus hermanos mayores; descargó una aplicación llamada “Magic Jack” que permite a los usuarios enviar mensajes de texto desde otros dispositivos. Entonces pudo enviar un mensaje de texto a su familia en Florida.

Su madre, Lisa Smith, llamó a la policía y les dijo dónde estaba el niño. Sin embargo, la policía no encontró a Gregory Jr. porque su madrastra lo obligó a esconderse detrás de una pared falsa en el ático del garaje.

El joven de 13 años en ese momento dijo que “cuando la policía se fue, por primera vez mi madrastra se enfadó de verdad. Le dijo a mi hermanastro que me buscara. Me golpeó en la cara y me empujó por las escaleras”.

Entonces Gregory contactó a su madre de nuevo y les dijo dónde estaba escondido. Así que la policía fue por segunda vez y pudo rescatarlo.

“Estaba muy agradecido a los agentes de policía cuando me encontraron, seguía diciendo: ‘gracias, gracias'”, dijo el muchacho.

El joven fue rescatado durante la temporada navideña. Así que estaba particularmente agradecido.

“No me importa lo que pueda recibir por Navidad, este es mi regalo de Navidad, estar de vuelta con mi familia”, dijo.

La madrastra del niño, Samantha Joy Davis y su padre, Gregory Jean Sr., fueron arrestados y acusados de delitos graves de encarcelamiento falso, crueldad a los niños y obstrucción.

El niño, sin embargo, no tenía ningún resentimiento con su padre o incluso con su madrastra.

“No quiero que mi madrastra o mi padre vayan a la cárcel. Si su familia cree que los metí en la cárcel, eso está mal. Solo quiero ser libre para vivir mi vida y dejarlos vivir la suya”.

Mira lo que sucedió con las personas que tenían secuestrado a Gregory Jr.

“Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a alguien”

TE RECOMENDAMOS