“Fue un golpe bestial”, dijo pasajero de Aeroméxico al contar su experiencia

Por La Gran Época
02 de Agosto de 2018 Actualizado: 03 de Agosto de 2018

Nada parecía mostrar que el vuelo 2431 de la línea Aeroméxico con 103 personas a bordo, se accidentaría después del despegue el 31 de julio.

“Fue un golpe bestial”. dijo a Efe el pasajero español José Manuel Pulgar Hidalgo, quien sobrevivió al accidente.

“Nos movíamos como muñecos de papel en el asiento. Nos quedamos en el aire y en el asiento. Yo me quedaba en el aire como cuando estás impulsado hacia arriba y vuelves a bajar”, contó.

“Se rompieron todos los compartimientos de las maletas, se volaron todas (las cosas) del interior de la aeronave. Todo (estaba) por el suelo. Se rompieron las cabinas del avión por dentro”.

Los bomberos apagan el incendio en el lugar donde un avión de pasajeros Embraer, operado por Aeroméxico, se estrelló en el septentrional estado mexicano de Durango, el 31 de julio de 2018. (Protección Civil Durango/via REUTERS)

Pulgar Hidalgo se está recuperando en el Hospital Militar del Campo de Batalla 5 de Mayo de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena). Él vive y trabaja en Asturias, España. Viajó a México para el matrimonio de su cuñado, y el 31 de julio se encontraba en el vuelo que le daría una conexión para volver a su país.

Las salvación de todos los pasajeros fue descrita como un milagro. La Dirección General de Aeronáutica Civil de México informó que se formó una comisión de investigación.

“Iniciaron los motores, se sintió la fuerza del avión como para ya despegar, y mientras íbamos en la pista se va oscureciendo la visibilidad. Sí, despegó, nos elevamos y empezamos a entrar entre las nubes y en la tormenta”, dijo a la agencia AFP Jaqueline Flores, ama de casa de 47 años, al contar lo sucedido.

“Cuando íbamos ya arriba, yo sentí que iba a dar la vuelta para estabilizarse y ahí fue cuando se cayó”, cuenta.

El avión cayó en la pista y siguió desplazándose varios metros.

“Durante ese deslizamiento se cayeron todas las maletas del pasillo (…) la vibración hizo que uno se golpee entre la gente de adelante y de atrás”, dijo esta mujer que resultó ilesa.

“Había un hueco justo al lado de nosotros, que teníamos el lugar 8A y 8B. A la altura del lugar 10 estaba abierto el avión, o sea el avión se partió. Con fuego y todo le digo a mi hija ‘tenemos que saltar por ahí’, y por ahí saltamos”, relata la mujer, que salió con lo puesto, dejando atrás cartera, documentos y todo.

De acuerdo al Heraldo de México, ella relató que había muchos niños en el vuelo y que vio como una  niña fue alcanzada en sus piernas por el fuego. Además destacó que  en la parte trasera de la nave “muchas personas quedaron atrapadas entre las llamas”.

Los servicios de emergencia llegaron aproximadamente 20 minutos más tarde y atendieron las heridas de quienes pudieron salir del avión por su cuenta.

Vista aérea del accidente de Aeroméxico el 31 de julio de 2018. (KEVIN ALCANTAR/AFP/Getty Images)

Posible falla de motor 

AeroInside, reportó que “los observadores terrestres informaron que la aeronave sufrió un fallo del motor (CF34) en aproximadamente V1, giró hacia la izquierda de la pista y se detuvo a la izquierda más allá del extremo de la pista”, señaló AeroInside. Además las cámaras web de México en su panorámica en Durango filmaron una tormenta mientras se movía por la ciudad.

El avión estalló en llamas y fue destruido. No hubo víctimas mortales aunque 2 personas recibieron lesiones graves, 83 personas recibieron lesiones menores, y 49 están en tratamiento hospitalario.

La inspección mostró que “ambos motores estaban fuera del lado izquierdo de la pista 03”.

El Gobernador de Durando José Aispuro dijo que “serán las autoridades competentes las que determinen las causas del accidente del vuelo”.

También señaló que al momento del despegue había fuertes corrientes  “y eso pudo ocasionar el accidente”.

A poco de despegar se desploma avión de Aeroméxico con 97 pasajeros: ningún fallecido. (Captura de Vídeo)
TE RECOMENDAMOS