Fuerza Aérea investiga su seguridad mundial tras el ingreso de un hombre a un jet de la Base Andrews

Por ZACHARY STIEBER
06 de Febrero de 2021
Actualizado: 06 de Febrero de 2021

La Fuerza Aérea está revisando la seguridad en sus instalaciones en todo el mundo después de que un hombre sin autorización obtuvo acceso a la Base de la Fuerza Aérea Andrews en Maryland esta semana, ingresando a un avión.

“Todo el mundo se toma en serio lo que sucedió y harán una investigación exhaustiva”, dijo este viernes a la prensa el portavoz del Pentágono, John Kirby, desde Washington.

El secretario interino de la Fuerza Aérea y el jefe de personal de la Fuerza Aérea ordenarán al inspector general de la Fuerza Aérea que investigue, dijo Kirby.

En la base, que es sede del Air Force One, se hicieron ajustes de seguridad y los funcionarios están ordenando una revisión de todos los protocolos de seguridad en todas las instalaciones del mundo.

Los funcionarios de la base dijeron que el jueves un hombre adulto obtuvo acceso en algún punto para ingresar a un avión C-40 asignado a la 89a Ala de Transporte Aéreo. Los agentes de seguridad respondieron y detuvieron al individuo.

La Fuerza Aérea fichó al hombre y le entregó una citación judicial federal por allanamiento. A continuación, los oficiales lo entregaron a la policía local, porque tenía dos órdenes de arresto pendientes.

El sheriff del condado de Arlington nombró al acusado como Joseph Armstrong, de 36 años.

El hombre no estaba armado, no hizo daño a nadie y no registraba indicios de que tuviera vínculos con grupos extremistas.

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, baja del Marine One y es recibido por la Coronel Carla Riner, Comandante de Ala, antes de dirigirse a abordar el Air Force One de la Base de la Fuerza Aérea Andrews en Maryland el 5 de febrero de 2021. Biden viaja a Wilmington, Delaware, donde tiene previsto pasar el fin de semana. (Mandel Ngan/ AFP vía Getty Images)

“La seguridad de nuestra instalación es primordial”, dijo en un comunicado el coronel Roy Oberhaus, vicecomandante del ala 316 en la Base de la Fuerza Aérea Andrews. “Esta fue una violación grave de la seguridad y la Base de la Fuerza Aérea Andrews está investigando el incidente para determinar cómo sucedió para que no vuelva a suceder”.

La violación ocurrió un día antes de que el presidente Joe Biden volara desde la base hacia Delaware. Los presidentes suelen volar en un helicóptero desde la Casa Blanca a la Base de la Fuerza Aérea Andrews antes de cambiarse a un avión para seguir viajando.

La base, está ubicada en el condado de Prince George, se encuentra al este de la ciudad de Alexandria y a unas 12 millas al sureste de Washington.

Según la Fuerza Aérea, los aviones C-40 brindan “transporte seguro, cómodo y confiable para los líderes estadounidenses hacia lugares de todo el mundo”. Los aviones se utilizan principalmente para el vuelo de comandantes combatientes y miembros del gabinete presidencial y el Congreso. Una versión del avión está diseñada para ser una “oficina en el cielo” para los líderes militares y gubernamentales de alto nivel, con la capacidad de transmitir datos y video. El diseño se basa en el jet de negocios comercial Boeing 737-700.

La 89a Ala de Transporte Aéreo es una de las 17 alas en servicio activo de la Fuerza Aérea. El ala proporciona “transporte aéreo, logística, puerto aéreo y comunicaciones de la Misión Aérea Especial global para el presidente, el vicepresidente, los miembros del gabinete, los comandantes combatientes y otros líderes militares y electos de alto rango según lo encomendado por la Casa Blanca, el jefe de personal de la Fuerza Aérea y AMC o Comando de Movilidad Aérea.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber


Únase a nuestro canal de Telegram paraAir fp recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS