Fuerzas multilaterales apuntan al PCCh antes de la cumbre del G7

Por Chen Simin
04 de Marzo de 2021
Actualizado: 04 de Marzo de 2021

Opinión

Los miembros del G7 celebraron una reunión virtual el 19 de febrero, antes de la cumbre del G7 prevista para junio en Cornualles, Reino Unido. En vísperas de la reunión preparatoria del G7 anual, se puede ver en los informes públicos y en las réplicas de los medios de comunicación chinos que China ha pasado a ocupar el primer lugar en la agenda del grupo. Como presidente del G7 este año, el Reino Unido está enviando una fuerte señal al Partido Comunista Chino (PCCh).

El primer ministro británico, Boris Johnson, anfitrión de la conferencia, pidió, el 15 de febrero, un tratado mundial contra la pandemia para garantizar la transparencia adecuada y el intercambio de datos. Un reportero de Reuters le preguntó a Johnson ¿Quién consideraba responsable de la falta de transparencia sobre los orígenes del COVID-19?, Johnson respondió: “Creo que es bastante obvio que la mayor parte de la evidencia parece apuntar a que la enfermedad se originó en Wuhan”. Los comentarios de Johnson le parecieron demasiado francos y directos al PCCh.

Lo que también enfureció al PCCh es que el regulador británico de los servicios de comunicaciones, Ofcom, anunció el 4 de febrero que había revocado la licencia de CGTN para transmitir en el Reino Unido. En un comunicado, Ofcom dijo que la CGTN “está controlada por un organismo que, en última instancia, está controlado por el Partido Comunista de China”. La licencia de CGTN es ilegal porque el titular de la licencia de CGTN en el Reino Unido, Star China Media Limited (SCML), era el distribuidor del servicio CGTN en el Reino Unido, en lugar de “el proveedor” del servicio. Esta es una violación de las leyes de transmisión del Reino Unido, que estipulan que los titulares de licencias de transmisión deben tener control sobre el servicio con licencia, incluida la supervisión editorial de los programas que muestran.

Lo que sorprendió aún más al PCCh fue que el 11 de febrero, las enmiendas al proyecto de ley sobre medicamentos y dispositivos médicos se convirtieron en ley en el Reino Unido. Según un informe de The Epoch Times, “Es la primera vez que los legisladores del Reino Unido han promulgado una legislación que aborde el tema del consentimiento para la obtención de tejidos humanos en el extranjero”. La importancia de esta legislación es que “durante los debates, muchos se refirieron extensamente a preocupaciones sobre el origen de las exhibiciones de cuerpos plastinados y sobre evidencia de un tribunal que concluyó que la sustracción forzada de órganos, sancionada por el estado, todavía se está produciendo en China”, dijo el informe.

La Dra. Sophia Bryskine, de la asociación de Médicos contra la sustracción forzada de órganos (DAFOH), habla en la conferencia de prensa “Real Bodies”, el 18 de abril de 2018. (Melanie Sun/The Epoch Times)

En particular, Lord Hunt de Kings Heath, quien propuso la enmienda, declaró el 12 de febrero en un debate: “Espero que el Gobierno busque presionar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que se tome esto en serio”.

Marie Rimmer, diputada laborista de St Helens South y Whiston, y Opposition Whip (Commons) dijo: “Nuestra nación y la gente que vive aquí no deben ser cómplices de los actos brutales del régimen comunista chino”. Afirmó que esta enmienda “envía un mensaje muy claro de que no toleraremos actos tan espantosos contra la humanidad y que lo haremos por el pueblo de China y no por el Partido Comunista Chino. Dejemos que esta enmienda marque verdaderamente el comienzo de una nueva relación con China, una relación que no es ingenua”.

Además del hecho de que el Reino Unido ha mostrado una fuerza significativa en el trato con el PCCh, hay al menos dos acciones conjuntas que el PCCh no debería subestimar.

El 15 de febrero, Canadá lanzó una iniciativa junto a 58 países, incluidos Estados Unidos, Japón, Gran Bretaña y la Unión Europea, para detener la “detención arbitraria de ciudadanos extranjeros”. La declaración no se dirige a ninguna nación. Sin embargo, generalmente se cree que apunta directamente al PCCh y a su medio de comunicación, el Global Times.

El 25 de enero, casi 70 miembros de los países del G7 y el Parlamento Europeo firmaron una carta interparlamentaria a los jefes de estado del G7 en la que pedían a los líderes de todos los países que hicieran frente a la amenaza que representa el PCCh.

“La carta aborda varios temas clave en los que los líderes del G7 deberían comenzar a cooperar en respuesta a las acciones de China. Estas áreas van desde la reforma institucional internacional, los estándares tecnológicos, los derechos humanos, el Indo-Pacífico y la cooperación sobre COVID-19”, afirmó el comunicado de prensa.

La carta fue dirigida por el congresista estadounidense Anthony González y Norbert Röttgen, presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Bundestag alemán. Según el comunicado de prensa, “Las amenazas planteadas por el Partido Comunista Chino representan los mayores desafíos de política exterior de nuestro tiempo”, dijo González. “El enfoque selectivo de China hacia el derecho internacional y su política exterior agresiva en el Indo-Pacífico, así como su escalamiento mundial, son los principales retos para el orden internacional”, dijo Röttgen.

Se ha convertido gradualmente en un consenso global que el PCCh es la mayor crisis del mundo. El exsecretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, señaló en su discurso del 24 de julio de 2020: “Los comunistas casi siempre mienten. La mentira más grande que dicen es pensar que hablan por 1400 millones de personas que están vigiladas, deprimidas y que tienen miedo de hablar. Todo lo contrario. El PCCh teme las opiniones honestas del pueblo chino más que cualquier enemigo, y salvo por su miedo a perder el control sobre el poder, no existe por ninguna otra razón”. Pompeo también se refirió al pueblo chino como “un pueblo dinámico, amante de la libertad que es completamente distinto del Partido Comunista Chino”.

Hizo dos observaciones importantes: “Cuando se trata del PCCh, digo que debemos desconfiar y verificar”. “Asegurar nuestras libertades frente al Partido Comunista Chino es la misión de nuestro tiempo”.

Con motivo de la próxima cumbre del G7, es importante recordar las palabras de Pompeo.

Chen Simin es un escritor independiente que a menudo analiza la actualidad de China. Ha contribuido a The Epoch Times desde 2011.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS