Funcionaria que filtró documentos sobre asistentes de Trump se enfrenta a una pena de hasta 5 años

Por Ivan Pentchoukov
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

La exfuncionaria de alto nivel de la Red de Control de Crímenes Financieros (FinCEN), Natalie Mayflower Sours Edwards, se enfrenta a una pena de hasta cinco años de prisión después de que el 13 de enero se declarara culpable de conspirar para filtrar ilegalmente documentos a un periodista.

Los fiscales federales del Distrito Sur de Nueva York esbozaron provisionalmente una sentencia de cero a seis meses y una multa de hasta 9500 dólares como parte del acuerdo de declaración de culpabilidad (pdf) firmado por Edwards el 13 de enero. El crimen del que se declaró culpable conlleva una sentencia máxima de cinco años de prisión.

Entre octubre de 2017 y octubre de 2018, Edwards filtró ilegalmente informes de actividades sospechosas (SAR, por sus siglas en inglés) sobre transacciones financieras de los antiguos miembros de la campaña Trump, Paul Manafort y Rick Gates, la embajada rusa y María Butina, entre otros.

El Departamento de Justicia no identificó la agencia de noticias que publicó las historias basadas en las filtraciones, pero una revisión de los documentos de la corte y los artículos publicados apunta a BuzzFeed.

En los documentos judiciales, los fiscales no designaron a nadie como cómplice. Por el cargo (pdf), Edwards se declaró culpable de señalar a un reportero y a un alto funcionario de FinCEN. Edwards llamó al alto funcionario “Enigma”; ella había tratado de conectarlo con el periodista.

Edwards tuvo acceso a los SARs de Manafort, Gates y otros, y guardó miles de informes en una memoria usb emitida por la FinCEN, según un comunicado de prensa emitido por el Departamento de Justicia. Transmitió la información de los reportes a un periodista tomando fotos de los documentos con un teléfono inteligente y enviando las fotos a través de una aplicación de mensajería encriptada.

Edwards tenía la memoria usb y el teléfono en su poder cuando fue arrestada en octubre de 2018. Durante un interrogatorio inicial, ella negó haber tenido contacto con los medios de comunicación, pero finalmente admitió haberse comunicado con el reportero, incluso durante dos reuniones en persona.

Además de los SAR, Edwards envió o describió al reportero “correos electrónicos o correspondencia interna de FinCEN que parecían estar relacionados con los SAR”, memorandos de investigación y evaluaciones de inteligencia que “contenían información personal confidencial, información de negocios y/o evaluaciones de amenazas a la seguridad”, dice el comunicado de prensa.

Está previsto que Edwards sea sentenciada el 9 de junio de 2020.

Ella es una de las pocas personas que serán procesadas durante la administración Trump.

El 16 de octubre de 2018, dos días después del arresto de Edwards, el exdirector de seguridad del Comité Selecto de Inteligencia del Senado, James Wolfe, se declaró culpable de mentir al FBI sobre sus contactos con los periodistas.

El 18 de octubre de 2018, dos días después de que Wolfe se declarara culpable, un juez federal condenó al exagente especial del FBI Terry Albury a cuatro años de prisión por filtrar documentos clasificados a un periodista.

En agosto de 2019, el analista del IRS John Fry se declaró culpable de filtrar documentos financieros delicados sobre Michael Cohen, el exabogado personal del presidente Donald Trump.

En los cuatro meses posteriores a la toma de posesión de Trump el 20 de enero de 2017, la Casa Blanca fue objeto de 125 historias filtradas, según un informe (pdf) de la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado. La tasa de filtraciones con capacidad de dañar la seguridad nacional fue siete veces mayor que durante períodos comparables en las administraciones de George W. Bush y Barack Obama.

Siga a Iván en Twitter: @ivanpentchoukov

 

A continuación

Trotskistas de Brasil y EE.UU. coordinan ataques contra Trump y Bolsonaro

TE RECOMENDAMOS