Funcionarios de Colorado descartan el término “delincuente sexual”, citando “efectos negativos”

Por Naveen Athrappully
22 de Noviembre de 2021 11:32 AM Actualizado: 22 de Noviembre de 2021 11:32 AM

Una junta de Colorado votó el viernes para no reconocer más el término “delincuente sexual” en la documentación oficial sobre las personas que cometen delitos sexuales. Dicen que tienen el propósito de reflejar el lenguaje llamado “la persona primero”.

La Junta de Manejo de Delincuentes Sexuales de Colorado (SOMB), que controla los estándares de tratamiento para personas condenadas por delitos sexuales, votó 10 a 6 para llamar a los delincuentes “adultos que cometen delitos sexuales” en sus estándares y pautas para delincuentes sexuales.

“El cambio de lenguaje sólo se aplica a las normas del SOMB; el término ‘delincuente sexual’ seguirá utilizándose en la legislación de Colorado y en el sistema de justicia penal, incluidos los tribunales, la las agencias del orden y el Registro de Delincuentes Sexuales de Colorado. El nombre del propio SOMB también permanecerá sin cambios”, declaró la junta en un anuncio.

La revisión estará abierta a los comentarios del público durante 20 días, después de lo cual la junta revisará la opinión pública y discutirá los ajustes antes de ratificar el cambio durante la próxima reunión, que está programada para el 17 de diciembre.

La SOMB es una junta de 25 miembros compuesta por defensores públicos hasta fiscales, entre otros, creada por la Asamblea General de Colorado con el fin de establecer estándares para el tratamiento y manejo de delincuentes sexuales adultos y juveniles. Su objetivo es evitar que vuelvan a cometer delitos y, al mismo tiempo, mejorar la protección a las víctimas.

Los proveedores de tratamiento tendrían que seguir las nuevas pautas al ayudar a los delincuentes sexuales y al mencionarlos en otras comunicaciones oficiales. Aunque las agencias del orden y el sistema de justicia penal no están dentro del ámbito de la última revisión del lenguaje, a algunos les preocupa que sea un paso en esa dirección.

“Referirse a mí con una etiqueta por algo que hice hace media vida es inapropiado y francamente ofensivo”, dijo Derek Logue a CBS 4 Denver. Prefería que le llamaran “cliente”, que era uno de los cinco términos que la junta consideraba.

Kimberly Kline, consejera con licencia y presidenta de la junta, le dijo al Denver Post: “Creo que lo más importante es que las investigaciones realmente nos muestran que asignar una etiqueta tiene el potencial de tener efectos negativos en la rehabilitación”.

Kimberly Corbin, una sobreviviente de violación, dijo a CBS 4 Denver, “Es muy, muy perjudicial para las personas que son etiquetadas cuando tiene que ver con el género, la raza, la sexualidad, la capacidad, pero esas no son sus opciones, lo más importante para mí es que estas son las opciones que los delincuentes sexuales toman”.

“Hoy participo después de escuchar que sería impropio u ofensivo de alguna manera que me refiriera al hombre que me violó como un delincuente sexual”, añadió Corbin.

En todo el país se han hecho varios intentos por cambiar el lenguaje oficial, como el del sheriff del condado de Dane, en Wisconsin, que decidió descartar el término “recluso” y sustituirlo por “residentes”. El año pasado, los legisladores se plantearon eliminar la expresión “depredador sexualmente violento” de los estatutos, pero finalmente dieron marcha atrás.

La junta de Colorado no eliminará el término “delincuente sexual” de su propio nombre, ya que solo la Legislatura estatal tiene derecho a cambiar el nombre de la junta.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.