Funcionarios federales denuncian insultos racistas de manifestantes anti-ICE

Por Zachary Stieber - La Gran Época
26 de Julio de 2018 Actualizado: 26 de Julio de 2018

Oficiales federales asignados a la policía del edificio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Portland, donde se han estado concentrando manifestantes que piden la abolición de la agencia, dijeron que fueron objeto de amenazas e insultos racistas por parte de los protestantes.

“Han gritado continuamente que esperan que muramos, esperan que nuestras familias mueran”, escribió un oficial.

Múltiples oficiales no blancos dijeron que soportaron insultos y burlas raciales, según correos electrónicos obtenidos por The Oregonian.

Los insultos se produjeron durante manifestaciones que se repiten desde el 17 de junio frente al edificio de ICE.

Un oficial negro le dijo a un administrador que los protestantes comenzaron a “gritar insultos racistas” y palabra ofensivas hacia él.

Grupos de personas presentes le dijeron al oficial que él era un “traidor de sangre” y un “Tío Tom”.

“Estos insultos raciales me han sido dirigidos durante todo el despliegue”, escribió.

Otra agente, una mujer de ascendencia hispana e indígena, dijo que los manifestantes le dijeron que ella es una mujer débil y una traidora. También usaron términos despectivos para los hispanos.

“Me regañaron por tanto tiempo que ni siquiera puedo recordar todo lo que me contaron”, escribió el oficial en un correo electrónico.

Otro oficial, que no fue identificado, explicó que él y otros agentes federales fueron insultados y hostigados casi continuamente por los manifestantes con palabras como: asesinos, violadores y nazis.

Los funcionarios de la ciudad permitieron a los grupos activistas acampar y usar un área cerca de la oficina del edificio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), pero los policías comenzaron a despejar el extenso campamento la madrugada del miércoles 25 de julio, días después que se les dijera que ya tenían que irse, informó KATU.

La mayoría se había ido después de la notificación, pero algunos restantes erigieron barricadas y enfrentaron en vano a la policía.

La medida se produjo varias semanas después que los oficiales federales retiraran a los manifestantes de la propiedad federal el 28 de junio. Después de esto. el grupo se mudó a las calles y aceras de la ciudad, cerca del edificio.

TE RECOMENDAMOS