Gasolinera vende un billete ganador de la lotería y su ganancia la destina a sus empleados

Por La Gran Época
20 de Agosto de 2019 Actualizado: 23 de Agosto de 2019

Cuando alguien gana un premio mayor de la lotería de Mega Millions en Estados Unidos, el negocio que vende el boleto también recibe una ganancia. Aunque el monto varía de un estado a otro, en el estado de Nueva Jersey el negocio recibe el uno por ciento de las ganancias de la lotería, o un máximo de 30 mil dólares.

Si bien la mayor parte de la atención se centra en el ganador, a veces la historia del negocio que vende el boleto ganador resulta también interesante.

El afortunado comprador de un boleto ganador de un premio de 521 millones de dólares cuenta ahora con infinitas posibilidades de qué hacer con ese dinero.

Sin embargo, para el propietario de una gasolinera en Nueva Jersey que vendió el boleto ganador, sus inesperadas ganancias de 30 mil dólares serán ocupadas para cumplir una promesa.

Un viernes de marzo de 2018, uno de los empleados de Ameer Krass, propietario de la gasolinera Riverdale Lukoil South en Nueva Jersey, descubrió que habían vendido el boleto ganador de la lotería de Mega Millions.

Al principio, cuando Krass descubrió que uno de sus empleados había vendido el billete ganador de la lotería, no podía creerlo.

Al principio, el dueño del establecimiento no podía creerlo. “Primero estuve conmocionado”, le dijo Ameer a La Gran Época.

Sin embargo, en los meses anteriores, la tienda de Ameer ya había vendido cuatro boletos de lotería ganadores.

“Entonces recordé que nuestra tienda ha sido la tienda de la suerte. Hemos vendido varios boletos de premios ganadores grandes. Vendimos un ganador de 10.000, un ganador de 100.000, un ganador de 159.000 y un ganador de 200.000”, recordó el dueño de la gasolinera.

En vista de esto, Ameer llegó a hacer una promesa a los empleados de su tienda si llegaban a vender otro boleto ganador.

Prometió usar la ganancia de la venta del boleto ganador para darle bonos a sus empleados, y esto por una simple razón: “Ellos trabajan duro. Siento que es lo correcto. Esto no es el dinero con el que comencé, y prefiero dárselo a quienes más lo necesitan”.

Los empleados de Ammer no eran los únicos entusiasmados por recibir los bonos, sino que había una sensación de felicidad comunitaria.

La mayoría de los clientes de la gasolinera de Ameer son habituales, y tanto él como sus empleados están familiarizados con ellos.

“Estaban contentos simplemente por la gasolinera y por los clientes. Ellos tienen ese sentido de pertenencia hacia la gasolinera y sienten que es suya. Estos clientes son sus clientes”.

Los clientes también están felices de que alguien en su comunidad haya ganado el boleto de lotería de Mega Millions.

A pesar de que otros clientes no ganaron la lotería, están emocionados de que alguien que ellos conocen lo haya ganado.

“Veo caras felices en todas partes. Hay una actitud positiva alrededor”, expresó el dueño de la gasolinera.

Ameer no solo usará las ganancias para entregar bonos a sus empleados, sino que también piensa usar parte de ellas para ayudar dándolo en caridad para construir una iglesia local.

“Es a la iglesia a la que voy. Hemos estado luchando por construirla durante los últimos cuatro años, así que espero que ese dinero pueda ayudar”.

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS