Gastos militares globales ven el mayor salto en una década, según informe

Por Simon Veazey
14 de Febrero de 2020 Actualizado: 14 de Febrero de 2020

El gasto militar mundial en 2019 aumentó de un año a otro más de lo que se registró en una década, según un informe anual.

Ese aumento se debe principalmente a que China continuó con el aumento militar comenzado hace varias décadas y Estados Unidos repitió por segundo año el aumento del gasto después de varios años de disminución constante.

El gasto militar estadounidense aún está por debajo de su máximo en 2010, cuando registró casi 800,000 millones de dólares durante la guerra contra el terrorismo.

El informe anual de Balance Militar del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), publicado el 14 de febrero, sitúa el gasto militar estadounidense de 2019 en 684,000 millones de dólares, un 6,6 por ciento más que el año anterior.

El gasto de China en 2019 se sitúa en 181,000 millones de dólares y según sus cálculos, también con un 6,6 por ciento de aumento.

Detrás de China y Estados Unidos está Arabia Saudita, con un gasto anual de 78,400 millones de dólares, luego Rusia, gastando 61,600 millones de dólares, e India, que le sigue de cerca con 60,000 millones de dólares.

Los siguientes cuatro en orden de gasto militar son el Reino Unido, Francia, Japón y Alemania.

Sin embargo las cifras de gasto de la línea superior vienen con una trampa. Se calculan utilizando los tipos de cambio promedio del mercado, algo que algunos analistas creen que subestima varias veces el gasto militar efectivo de las naciones no occidentales.

El IISS señala que las fluctuaciones de los mercados de cambio pueden causar efectos “significativos”. Otros grupos de análisis también suelen utilizar los tipos de cambio del mercado para la comparación.

Según el informe de resultados del IISS, el gasto de defensa también aumentó en Europa, ya que los miembros de la OTAN se enfrentan a una Rusia rebelde, y Estados Unidos, consciente de su presupuesto, les empuja a cumplir con sus obligaciones de gasto militar.

“Estos aumentos en Europa son parte de una tendencia internacional”, dice el informe. “El gasto global de defensa aumentó un 4,0 por ciento en términos reales en comparación con los datos de 2018, cuando se mide con el plan del dolar constante de 2015.

“Este fue el mayor incremento observado en diez años. En 2019, el gasto de defensa tanto de China como de EE.UU. aumentó un 6,6 por ciento respecto a 2018. En términos nominales, el aumento de EE.UU. por sí solo —con [53,400 millones de dólares]— casi igualó todo el presupuesto de defensa del Reino Unido para 2019 de [54,800 millones de dólares]”, añade el documento.

Desde finales de 2017, el ejército de EE.UU. se ha modernizado, reequipando su fuerza de contrainsurgencia armada con equipos de la Guerra Fría con una fuerza modernizada capaz de contrarrestar la competencia de grandes potencias como Rusia y China.

Modernización para la competición de grandes potencias

Esta modernización se ha visto favorecida por un aumento de los presupuestos del Pentágono en 2018, 2019 y 2020, tal como se refleja en el informe del IISS.

El Bell V-280 Valor participando en pruebas de vuelo en Amarillo, Texas, en julio de 2018. (Foto cortesía de Bell)

Sin embargo, el ejército de EE.UU. está tratando de girar dentro de una propuesta de presupuesto plano para el 2021, ya bloqueado por el Congreso, y está buscando deshacerse de los sistemas de mantenimiento de la era de la Guerra Fría.

De otra parte el gasto militar de China ha aumentado cada año durante las últimas dos décadas, a veces con un aumento estimado del 10 por ciento anual.

El informe del IISS señaló que Rusia y China “continúan acelerando su modernización militar”.

Además destacó el creciente arsenal de misiles que ambos países están desarrollando y desplegando, los cuales desafían la supremacía aérea de Estados Unidos.

Para Rusia, tales desarrollos incluyen el misil de crucero Burevestnik de energía y armado nuclear, y el misil hipersónico Avangard, que según el IISS estaba “al borde de entrar en servicio a finales de 2019”.

Los misiles hipersónicos son una nueva clase de misiles ultrarrápidos capaces de cambiar de rumbo en pleno vuelo, evadiendo las defensas de los misiles ajustados a unas trayectorias de vuelo más predecibles.

Una interpretación artística del Vehículo de Tecnología Hipersónica de DARPA (HTV-2). China también está investigando las armas hipersónicas. (DARPA)

Se cree que Rusia y China están actualmente por delante de Estados Unidos en el desarrollo de misiles hipersónicos.

“El desfile militar de China en octubre de 2019, que conmemoró el 70º aniversario de la República Popular, puso de relieve la amplitud de su proceso de modernización militar y mostró sistemas diseñados para lograr un efecto militar más rápido y de mayor alcance que antes”, dice el informe del IISS. “El vehículo de planeo hipersónico DF-17 se exhibió en el desfile del aniversario”.

Dificultades con los datos

Producir estimaciones exactas del gasto militar de China es en general muy difícil debido a la deliberada ocultación de las cifras.

Luego está la línea borrosa entre lo militar y lo civil, según declaraciones previas a The Epoch Times dadas por Rick Fisher, Senior Fellow del Centro Internacional de Evaluación y Estrategia.

“Bajo la fusión civil-militar, ahora se tiene un requisito más amplio para que la economía sirva a los militares. En esencia, cualquier cosa que se considere necesaria para la construcción del poder militar, bajo el control del Partido Comunista Chino puede ser desviada para ese fin. Así que es posible preguntar: ¿es ahora esencialmente imposible para cualquiera, incluso para los chinos, decir un número real de los gastos militares chinos?”.

Incluso si se obtienen las cifras de gastos, el uso de los tipos de cambio del mercado para producir comparaciones puede sesgar dichas comparaciones, dijeron otros analistas a The Epoch Times anteriormente.

Ellos sugieren que el uso de los tipos de cambio del mercado pasa por alto el efecto distorsionador de los salarios más bajos de los países no occidentales como Rusia y China. En cambio sugieren que el análisis que utiliza la paridad de poder adquisitivo (PPA) —una medida del poder adquisitivo local— produce mejores resultados.

Los sistemas de misiles balísticos intercontinentales RS-24 de Russian Yars ruedan por la Plaza Roja durante el desfile militar del Día de la Victoria en el centro de Moscú el 9 de mayo de 2019. Rusia celebró el 74º aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi. (ALEXANDER NEMENOV/AFP vía Getty Images)

Por ejemplo, según su análisis, el gasto de defensa de Rusia en 2018 no fue de alrededor de 60,000 millones de dólares, sino de cerca de 160,000 millones. Además sus cálculos sitúan el gasto de China en alrededor de 450,000 millones de dólares, equivalente a casi el 75 por ciento del gasto militar de EE.UU.

El presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, dijo a un comité del Senado en 2018: “Somos los militares mejor pagados del mundo, por mucho. El costo de los soldados rusos o chinos es una pequeña fracción”.

“Creo que encontrarán que las inversiones chinas y rusas, la modernización, los nuevos sistemas de armas, etc., su [investigación y desarrollo] —que es todo propiedad del gobierno y también es mucho más barata— creo que encontrarán una comparación mucho más cercana”, dijo Milley.

Pero, independientemente de la magnitud, existe un acuerdo más amplio en todos los datos de que el gasto militar de China se ha multiplicado por diez en los últimos 20 años.

El gasto militar estadounidense casi se duplicó durante la “guerra contra el terrorismo” hasta alcanzar un máximo de alrededor de 800,000 millones de dólares en 2010, antes de disminuir lentamente.

El subsecretario de Defensa David Norquist dijo a los periodistas en una reunión informativa sobre el proyecto de presupuesto de 2021, que la administración de Donald Trump heredó un ejército que había estado operando bajo “topes de gastos destructivos”. Eso dejó a Estados Unidos con el ejército más pequeño desde 1940, junto con una escasez clave de municiones, bajos niveles de preparación y una disuasión nuclear anticuada.

El giro de las fuerzas armadas desde un equipo de contrainsurgencia se ve obstaculizado por los sistemas heredados de la Guerra Fría y el viejo equipo de mantenimiento pesado. Incluso sin el empuje de la modernización, el ejército está atrapado entre los altos costos de mantener un equipo obsoleto y los altos costos de comprar equipo nuevo.

Por ejemplo, a los 28 años, la edad media de los aviones de combate de la Fuerza Aérea es mayor que en cualquier otro momento de la historia del servicio. La edad media de los bombarderos estadounidenses es de unos 45 años.

****

A continuación:

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS