Gatito adoptado maúlla día y noche, pero su dueña descubre la triste razón y regresa al refugio

Por La Gran Época
30 de Abril de 2019 Actualizado: 27 de Junio de 2019

Siempre es necesario tener una hermana o un hermano en el camino de la vida, y estamos seguros que los preciosos hermanos felinos que estás a punto de conocer están de acuerdo con esto.

Un gatito color jengibre llamado Ares y su hermana Afrodita, de color gris, llegaron a la puerta de la Sociedad Humanitaria de Wisconsin, EE.UU., pocos días antes de la víspera de Año Nuevo en 2017.

Afortunadamente, la pareja de gatitos no permaneció mucho tiempo en el refugio.

Semanas después, la amante de animales Alana Hadley de Sturgeon Bay, Wisconsin, visitó la Sociedad Humanitaria de Wisconsin y conoció a Ares.

“Es exactamente igual a mi gato que falleció”, dijo Hadley a Love Meow, página web dedicada a noticias felinas.

Instantáneamente se enamoró del gatito jengibre y decidió llevárselo a casa.

Hadley también quería adoptar a Afrodita pero le dijeron que estaba pendiente de adopción, así que se marchó solo con Ares dejando a Afrodita a regañadientes.

Ares comenzó a comportarse de manera extraña la primera noche en su nuevo hogar. No paró de maullar hasta que se quedó dormido. Cuando despertó, comenzó a maullar de nuevo.

“Originalmente pensé que maullaba porque quería atención y estar con nosotros”, dijo Hadley a The Dodo.

Hadley trató de consolar a Ares dándole animales de peluche; sin embargo, no dejaba de llorar.

Al intuir que Ares podría estar llorando por su hermana, Hadley envió un mensaje a la Sociedad Humanitaria de Wisconsin.

“Ares está muy bien pero necesita algo más”, escribió Hadley. “Creemos que extraña a su hermana y está triste porque se la han quitado; le dimos animales de peluche para que lo ayuden a sobrellevarlo”.

Por suerte, al día siguiente Hadley recibió una buena noticia: el plan de adopción de Afrodita no se cumplió y pudo recoger al gatito gris del refugio.

Hadley trajo felizmente a Afrodita a casa para reunirse con Ares.

Por supuesto, Ares dejó de maullar, y desde entonces los dos hermanos “no paran de jugar”.

Ahora, Afrodita y Ares pasan sus días persiguiéndose por la habitación y acurrucándose juntos mientras duermen.

“Incluso si pueden verse, tienen que estar uno al lado del otro”, compartió Hadley.

“¡Son gatos muy buscadores de atención y cariño!”, comentó Hadley. “A ambos les encanta abrazarse y ronronear como locos cuando los abrazamos”.

Los dos adorables gatitos pueden disfrutar de acompañarse y vivir felices para siempre. ¡Finalmente reunidos!

Asombroso rescate de un gato que sobrevivió al incendio de California

¿Te gusto este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS