Gatito en Brasil se escapa de la casa para ir al velorio de su dueña

Por Jesús de León – La Gran Época
16 de Junio de 2019 Actualizado: 16 de Junio de 2019

Un gatito en Brasil escapó de la casa para ir al velorio de su dueña, que según dijeron los medios locales, era una niña de solo 3 años que falleció en un accidente.

Luzia Aparecida Alencar Dos Santos de 31 años, y su hija, fallecieron en un accidente en autobús en las montañas de Pindamonhangaba en San Pablo el pasado 10 de junio, en el que también murieron otras 10 personas y que dejó 51 heridos, de acuerdo con g1.globo.

Miembros de la familia afirmaron que el gato era la mascota de la niña Julia dos Santos, la víctima del accidente, según el canal local Nh.tv.br.

Los cuerpos de la madre y la hija fueron velados en Osan, São Vicente, en la costa de San Pablo.

El gato, que no se apartó del lugar donde estaba el cuerpo de la niña, atrajo la mirada de todos en el velorio.

Pero más aún cuando se supo que el animalito se escapó de la casa para ir a despedirse de su dueña.

De acuerdo con los medios locales, los familiares contaron que la niña Julia bautizó al gatito con el nombre de “Opera”.

Añadieron que el animal aprovechó que la puerta de la casa estaba abierta cuando la familia se fue al velatorio, y en ese momento se escondió bajo el asiento del auto.

Durante toda la mañana permaneció alrededor de los ataúdes y, por ratos, se sentó en una silla junto con su familia.

También dijeron que solo salió de la capilla para beber agua y que después regresaba a su silla.

Los miembros de la familia le hicieron algunas fotos al gato. Se conoce que ahora el animal gato está bajo el cuidado de los familiares.

En una noticia relacionada se supo que una perrita fallecida llamada Gracie tenía un vínculo especial con un gato, y que el gato sentía lo mismo por ella.

Baby Grey, como llamaban al gato, iba a verla a su casa varias veces a la semana y los dos se quedaban en el patio para estar juntos. “Tenían ese tipo de conexión en la que no había que decir ni hacer nada. Solo querían estar juntos”, contó Shea, dueña de Gracie.

Luego, en menos de un mes Gracie murió y Baby Grey no lo aceptó, y siguió velando a su amiga en el mismo lugar.

“Desde la muerte de Gracie, Baby Grey viene a nuestra entrada varias veces a la semana”, dijo Shea, que trabaja como maestra de cuarto grado en Decatur, Alabama, EE. UU.

“Primero viene hasta la puerta y busca a Gracie. No sé cuánto tiempo espera, a veces espera 20 minutos y luego se va a la entrada donde se sienta un rato antes de acostarse y tomar el sol”.

********************************

Te puede interesar:

“Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a cualquiera”. Conoce esta increíble historia de amor y fuerza.

TE RECOMENDAMOS