Gatito recién nacido sorprende a su rescatista cuando empieza a cambiar de color

Por Michael Wing
16 de Julio de 2019 Actualizado: 17 de Julio de 2019

Cuando Kathryn van Beek vio a Bruce gateando por el camino durante una tormenta, ella no sabía lo que era. Era tan pequeño que ella casi lo pierde de vista, y al principio lo confundió con un ratón.

El pequeño animal de pelo gris estaba empapado hasta los huesos, y Kathryn corrió a salvar su vida. Al examinarlo más de cerca, se dio cuenta de que se trataba de un gatito recién nacido que parecía tener solo unas pocas horas de vida.

Todavía tenía su cordón umbilical unido, pero no había señales de su madre en ninguna parte.

“Ni siquiera estaba seguro de que fuera un gato”, le había dicho Kathryn a The Dodo. “Se parecía mucho más a un ratón”.

Rápidamente recogió al gatito mojado y lo llevó a un lugar seguro y cálido para que se secara.

Eso fue hace dos años.

Kathryn, de Auckland, Nueva Zelanda, había traído el gatito a casa con ella y lo había llamado Bruce. Su pelo grisáceo y su pequeño tamaño le añadían características a su aspecto de ratón. Bruce también tenía los ojos azules, un rasgo normal para los gatos bebés.

Lo que era menos normal en Bruce (pero no es desconocido para algunos gatitos) es la forma en que su apariencia se transformó en los próximos meses.

Cuidar a Bruce tampoco fue una tarea tan fácil como Kathryn pensó que sería. No se dio cuenta de que los gatitos recién nacidos en la condición de Bruce son altamente susceptibles de morir. En el transcurso de los siguientes días, la salud de Bruce empeoró.

“Mientras investigaba el cuidado de los gatitos recién nacidos, me di cuenta de que muchos gatitos en la situación de Bruce no lo logran”, dijo Kathryn.

No escatimó esfuerzos para asegurar que Bruce no muriera. Planeaba una alimentación constante y permanente con fórmula (lo que no era tan difícil, ya que Bruce se había vuelto muy ruidoso cuando tenía hambre), contrató a una niñera capacitada para que lo cuidara mientras ella estaba en el trabajo, e hizo muchos viajes al veterinario con él. No fue fácil, pero Kathryn estaba decidida y funcionó.

Después de seis semanas, Bruce finalmente mostró signos de recuperación, y fue entonces cuando notó que el pelo gris de Bruce comenzaba a cambiar. Se volvió más oscuro, y más oscuro, y más oscuro, hasta que Bruce se transformó completamente en un gato negro legítimo. Y sus ojos previamente azules se volvieron verdes.

Kathryn pronto descubrió que esta transformación era probablemente causada por una condición llamada “abrigo de fiebre”, que ocurre cuando los gatitos nacen de una gata que está enferma o bajo estrés. El pelaje de los bebés puede ser gris, rojizo o crema. Pero no dura mucho.

Ver esta publicación en Instagram

Going bush Brucethecat.co.nz, Facebook.com/brucethekitten #blackcatsofinstagram #blackcatclub #blackcat #Brucethecat #cat #housepanther #instakitten #rescuecat

Una publicación compartida de Bruce the Cat (@brucethecatnz) el

Kathryn dijo a The Dodo: “Cuando tenía tres meses, su abrigo se había vuelto completamente negro”.

“Se pavoneaba como un adolescente loco. Ahí fue cuando realmente supe que estaba fuera de peligro”.

Más tarde, la impresionante transformación de Bruce de un gato callejero gris en un hermoso gato negro inspiró a Kathryn a escribir un libro para niños titulado: “Bruce encuentra un hogar”.

“Al principio Bruce era una pequeña criatura que tenía que ser alimentada con biberón las 24 horas del día, pero ahora es grande y fuerte (y un poco travieso)”, dice la sinopsis.

¡Quieren toda la atención de sus dueños!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS