Gato callejero afectado por el invierno golpea la puerta de una mujer y recibe una segunda oportunidad

Por Louise Bevan
07 de Enero de 2021
Actualizado: 07 de Enero de 2021

Cuando un andrajoso gato callejero tocó con sus patas la puerta de un biombo, en un día helado de invierno, fue el comienzo de una nueva vida.

Era día de San Valentín cuando Jaelle, una voluntaria de Un Chat à la Fois/One cat at a time estaba en su casa en Quebec, Canadá, cuando escuchó maullidos que venían de su patio trasero. Un gatito atigrado naranja estaba parado sobre la nieve, estiró una pata en la puerta de su patio trasero como si rogara que lo dejaran entrar.

(Cortesía de One cat at a time)

Jaelle tomó una foto del gato y la envió a Marie Simard, fundadora de Un Chat à la Fois, pidiendo un consejo, sabiendo que Simard se especializa en el rescate de gatitos huérfanos. “Su cara decía todo lo que había que decir”, dijo Simard a Dodo.

La foto conmovió a Simard. “Él se quedó frente a su puerta por un tiempo (…) no intentó escapar”, recordó. “Le dije que lo llevara a nuestra clínica asociada para que pudieran evaluarlo”.

(Cortesía de One cat at a time)

En el veterinario, se descubrió que el gato necesitaba desesperadamente ayuda. Además de tener diabetes, quemaduras por congelamiento y dientes podridos, el felino estaba cubierto de pulgas, garrapatas y heridas por mordeduras. También dio positivo para el virus de inmunodeficiencia felina (FIV).

Simard nombró al gato Aslan como el león de la serie “Las Crónicas de Narnia” de C. S. Lewis.

Debido a que el gato tenía la inmunidad comprometida, Simard dijo que posiblemente Aslan no habría pasado otro invierno.

(Cortesía de One cat at a time)

“Intentamos encontrar al dueño pero no había ningún microchip”, explicó Simard a Love Meow. “Tenía unos 6 ó 7 años, no estaba castrado y nadie lo buscaba. Lo más probable es que haya sido abandonado por sus anteriores dueños hace mucho tiempo”.

Sin embargo, a pesar de todas sus pruebas, Aslan resultó ser muy apacible, ronroneando y metiendo las patas entre los barrotes de su jaula en la clínica veterinaria buscando el afecto de los transeúntes. También resultó ser un luchador. Después de varios días de tratamiento hospitalario, que incluyó afeitarle el pelo enmarañado, la salud de Aslan mejoró.

(Cortesía de One cat at a time)

Lo ubicaron en una casa de acogida con Jaelle y su otra gata de rescate, Cleo. “Es un gato muy cariñoso”, compartió Simard. “Le gusta dormir cerca de su dueña temporal”.

Al poco tiempo, Aslan estuvo listo para se adoptado. Pero lo vieron tan encariñado con Cleo y Jaelle que parecía que la decisión estaba tomada: Aslan ya estaba en casa.

“Él dormía junto a [Cleo], la preparaba y ella lo preparaba a él”, explicó Simard. “Tenía sentido que permanecieran juntos, dos gatos de rescate que tuvieron una vida difícil”.

(Cortesía de One cat at a time)

Cleo también acompañó a Aslan después que sometieron al felino a una cirugía dental y ocular.

Casi un año después de aparecer en una puerta en medio de la nieve pidiendo ayuda, Aslan está disfrutando de sus últimos años rodeado de amor y lujo. “Él ama a la gente y a otros gatos, y siempre está pidiendo abrazos”, dijo Simard. “Es evidente que este hermoso gato ya había tenido una familia antes”.

(Cortesía de One cat at a time)

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS