Genocidio médico: La industria de la sustracción de órganos del Partido Comunista Chino

Por Emily Allison
27 de Noviembre de 2022 10:08 PM Actualizado: 27 de Noviembre de 2022 10:08 PM

Opinión

El documental de EpochTV “Medical Genocide: Hidden Mass Murder in China’s Organ Transplant Industry” expone la floreciente industria de trasplantes de órganos de China. Los funcionarios del régimen chino afirman que sus órganos provienen de prisioneros condenados a muerte o de donaciones; sin embargo, en los últimos años han surgido informes de que los órganos se extraen de prisioneros de conciencia inocentes quienes son asesinados a pedido. Según el documental, en junio de 2016, investigadores independientes publicaron conjuntamente un informe de 680 páginas con pruebas irrefutables.

Genocidio auspiciado por el Estado

La estrategia nacional de cinco años de China incluye el trasplante de órganos. Gran parte de la industria de los trasplantes está financiada por fondos nacionales. Según el documental, la industria de trasplantes en China genera unos USD 9 o 10,000 millones al año. David Kilgour fue exsecretario de Estado canadiense para Asia-Pacífico y coautor de “The Bloody Harvest” y “The Slaughter: An Update”. Afirmaba que, hasta donde él sabía, China es el único país del mundo en el que un complejo industrial dirigido por el gobierno mata a personas para vender sus órganos. Su coautor, David Matas, es abogado de derechos humanos.

nulo
Una imagen de un video presentado en “Medical Genocide: Hidden Mass Murder in China’s Organ Transplant Industry” sobre la industria corrupta de extracción de órganos de China. (EpochTV)

La sustracción de órganos en China salió a la luz en 2006. David Kilgour y Matas fueron los primeros en investigar, junto con Ethan Gutmann, un periodista de investigación con sede en Londres. Gutmann pasó siete años investigando por su cuenta antes de escribir “The Slaughter: An Update”. Unieron fuerzas y fueron nominados para el Premio Nobel de la Paz.

Una amplia comprobación confirmó que varios hospitales chinos realizan 4000 o 5000 trasplantes al año. Esto supera con creces la afirmación de China de realizar 10,000 trasplantes al año. La investigación muestra cifras reales más cercanas a los 100,000 al año. El número de trasplantes en China se multiplicó por diez entre 1999 y 2000 y se triplicó en 2005. Es decir, se multiplicó por 30 en 6 años. Desde el año 2000, Estados Unidos ha realizado un promedio de 6353 trasplantes de hígado al año. Solo unos pocos hospitales podrían igualar esta cifra en China.

Según Matas, China disponía de una oferta inagotable de órganos bajo demanda. Lo único que les frenaba era la capacidad. Esto condujo a un auge en la construcción de hospitales destinados a los trasplantes. El informe muestra que los 169 hospitales aprobados por el Ministerio de Salud para trasplantes podrían haber realizado más de un millón de trasplantes desde el año 2000. Esto es más que toda la población de San Francisco y no incluye los hospitales sin certificación que también realizan trasplantes.

Asesinato a pedido

nulo
Una imagen de un vídeo publicado en “Medical Genocide: Hidden Mass Murder in China’s Organ Transplant Industry” sobre la corrupta industria china de sustracción forzada de órganos. (EpochTV)

A los investigadores les llamó la atención una gran diferencia entre China y otros lugares del mundo que realizan trasplantes. China realiza trasplantes de órganos a demanda, mientras que los pacientes de Estados Unidos y el Reino Unido esperan durante años hasta que haya un donante disponible. Para someterse a un trasplante de corazón, por ejemplo, una persona tiene que morir en la mesa el mismo día de la operación de trasplante. Sin embargo, China programa estas cirugías con antelación. Según Kilgour, los pacientes que viajaron a China para un trasplante de riñón mencionaron que les presentaron hasta ocho riñones hasta que encontraron uno compatible. “Han matado a ocho seres humanos”, dijo Kilgour.

El Centro de Asistencia de la Red Internacional de Trasplantes en el noreste de China declaró en su sitio web: “China realiza trasplantes de riñón a partir de fuentes vivas. Es completamente diferente a los trasplantes de riñón de cadáveres en Japón”. Kilgour lo compara con un restaurante en el que se elige la langosta que se va a sacrificar, y afirma que China tiene un banco de donantes vivos a la espera de conseguir una coincidencia en la computadora. “Es un crimen contra la humanidad”. Se calcula que el número de presos condenados a muerte en China es de unos 1000 al año desde el año 2000 y va disminuyendo. Las donaciones también son escasas debido a la tradición china de que el cuerpo permanece entero después de la muerte.

Castigo para los presos de conciencia

Según el documental de EpochTV, China comenzó a sustraer órganos de prisioneros ejecutados en los años 70. Luego comenzó a utilizar los órganos de prisioneros de conciencia. Gutmann cita la persecución a Falun Gong que comenzó en 1999 cuando el régimen emitió la orden de erradicar a los practicantes de Falun Gong. En 2000 y 2001 se produjo una explosión de trasplantes. El documental también señala que los prisioneros de Falun Gong son sometidos a exámenes físicos y análisis de sangre, lo que, según Matas, no tiene otra explicación que la de determinar la idoneidad para los trasplantes de órganos. Gutmann dice que los practicantes de Falun Gong se ven obligados a convertirse o morir. “Es un genocidio patrocinado por el estado”, dice. “No esperábamos ver, después del Holocausto, este tipo de corrupción médica de nuevo”.

nulo
Una imagen de un video presentado en “Medical Genocide: Hidden Mass Murder in China’s Organ Transplant Industry” sobre la industria corrupta de sustracción forzada de órganos de China. (EpochTV)

Enver Tohti, un excirujano uigur que vive en Londres, recuerda cómo le dijeron que sustrajera los órganos de un prisionero vivo. Dice que el régimen comunista impide que uno pueda pensar por sí mismo. Tohti explica que cualquiera que se etiquete como algo distinto a un miembro del Partido Comunista Chino es tratado como un enemigo del Estado. “Por lo tanto, ni siquiera se les califica como seres humanos”, dice, y señala que se les aplica cualquier castigo. Tohti recuerda que creía genuinamente que lo que hacía era bueno, pero más tarde se dio cuenta de la verdad: “Lo maté”. Los informes muestran el mismo trato a uigures y tibetanos, otros grupos religiosos perseguidos en China.

Según el documental de EpochTV, algunos países han prohibido el reembolso de trasplantes realizados en China para sus ciudadanos que reciben órganos de China. Matas dice que el Holocausto y la industria de sustracción de órganos de China revelan “la depravación infinita e insondable de la naturaleza humana. No hay límite a la forma de maldad en la que la gente puede hundirse”. Gutmann afirma que se trata de una nueva forma de genocidio, y que “es una de las pruebas centrales de nuestro tiempo. No podemos seguir eludiendo esto”.

Vea “Medical Genocide: Hidden Mass Murder in China’s Organ Transplant Industry” en EpochTV aquí.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.