Georgia: Boletas no entregadas fueron el doble del margen de victoria oficial de Biden: informe

Por Matthew Vadum
08 de Septiembre de 2021
Actualizado: 08 de Septiembre de 2021

A pesar que el presidente Joe Biden pudo haber sido declarado ganador oficial de los votos electorales de Georgia en las elecciones de 2020 por cerca de 12,000 votos, más del doble de esa cantidad de boletas por correo fueron devueltas por la oficina de correos como “no entregadas”, según un informe de investigación.

El nuevo informe de la Public Interest Legal Foundation (PILF) con sede en Indianápolis plantea preguntas sobre la eficacia de las políticas de votación por correo que se adoptaron apresuradamente en todo el país en los primeros días de la pandemia el año pasado, para presuntamente detener la propagación del virus del PCCh que causa la enfermedad COVID-19.

También plantea dudas sobre la legitimidad de las elecciones en Georgia, un estado en el que el actual presidente republicano, Donald Trump, lideraba en los primeros resultados, pero finalmente perdió ante Biden.

PILF se describe a sí mismo como “el único bufete de abogados de interés público del país dedicado enteramente a la integridad electoral”, que existe “para ayudar a los estados y a otros a ayudar a la causa de la integridad electoral y luchar contra la anarquía en las elecciones estadounidenses”.

“Ahora ve por qué los legisladores de Georgia aprobaron leyes de integridad en las boletas de voto por correo”, dijo el presidente del PILF, J. Christian Adams, en un comunicado, refiriéndose a la Ley de Integridad Electoral de 2021, que el gobernador republicano Brian Kemp promulgó el 25 de marzo ante la oposición abierta de los demócratas.

La administración Biden está desafiando las reformas electorales de Georgia, incluidos los nuevos requisitos de identificación de votantes del estado, en los tribunales. Si la administración tiene éxito, “los problemas experimentados en 2020 solo pueden empeorar si se mantiene el volumen actual de votos ausentes en futuras contiendas”, indica el comunicado.

“No puede ‘votar desde casa’ con confianza cuando se entera de cuántas boletas por correo fallaron. El hecho de que el Departamento de Justicia de Biden esté comprometido con interrumpir la ley de integridad de Georgia demuestra el nivel al que se hundirán los burócratas de Washington para preservar las debilidades del sistema”.

En los resultados oficiales de 2020 para Georgia, Biden recibió 2,473,633 votos, superando los 2,461,854 votos de Trump por un margen de 11,779, según Ballotpedia. Las cifras proporcionaron un contraste dramático con los resultados oficiales de 2016 para el estado en el que Trump obtuvo 2,089,104 votos, en comparación con los 1,877,963 de la demócrata Hillary Clinton, en un margen de victoria de 211,141.

En las elecciones de 2020, se enviaron por correo 1.7 millones de boletas a los votantes y se devolvieron 27,287 boletas por correo al considerarse como “no entregadas”, lo que es más del doble del margen de victoria de Biden. Al mismo tiempo, los funcionarios electorales rechazaron 4804 boletas devueltas por los votantes y 217,677 boletas se clasificaron como “incierto”, lo cual significa que los funcionarios electorales no saben qué les sucedió.

En las elecciones de 2016, se enviaron por correo 236,925 boletas a los votantes y 1622 de esas boletas se retornaron al considerarse como “no entregadas”. Al mismo tiempo, 13,677 boletas devueltas por los votantes fueron rechazadas por los funcionarios electorales y 21,976 se colocaron en la categoría de “incierto”.

Cuando la Comisión de Asistencia Electoral de EE. UU. recopila datos electorales, pregunta a los funcionarios locales cuántas boletas no se retornaron como se votaron, cuántas se retornaron como “no entregadas” o “no se pudieron rastrear”, según el informe de PILF.

El Inspector General del Servicio Postal de EE. UU. informó anteriormente que solo el 13 por ciento de las boletas por correo en las elecciones generales de 2018 aprovecharon el sistema de seguimiento oficial.

“Esto significa que [hay] una amplia variedad de cosas que le pueden pasar a una boleta en la columna ‘incierto’”, decía el escrito.

“Una boleta puede entregarse incorrectamente. Puede desecharse con sus facturas por pagar. Se puede dejar en el piso de las salas de correo de los apartamentos (como se vio en Nevada en 2020). Los funcionarios electorales simplemente no saben lo que sucedió.

“Los votos desconocidos son una de las mayores debilidades del sistema electoral estadounidense. Las boletas desconocidas que no llegan a los destinos previstos son naturalmente susceptibles de sufrir daños si no existen salvaguardas de identificación de votantes”.

En las caóticas elecciones generales de noviembre de 2020, casi 15 millones de boletas por correo no se contabilizaron en todo el país según PILF, como informó The Epoch Times el mes pasado.

“Estas cifras detallan cómo el impulso de 2020 para la votación por correo debe ser un experimento de un año”, dijo Adams a The Epoch Times el mes pasado.

Los proyectos de ley pendientes en el Congreso, como la propuesta “Ley para el pueblo”, “corren el riesgo de inflar estos números aún más, empujando nuestro sistema electoral hacia el error, la privación de derechos y, en última instancia, la duda generalizada sobre los resultados de las elecciones”, dijo Adams.

“Algunos de los condados con menos experiencia en la administración de la votación por correo rechazaron la mayor cantidad de boletas en todo el país. Si continúa, el caos al estilo de 2020 se convertirá en la norma”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS