Gerente del gimnasio hace todo por conseguir zapatos para un joven síndrome de down, que los olvidó

Por La Gran Época
16 de Marzo de 2019 Actualizado: 16 de Marzo de 2019

Los gimnasios no son para los débiles de corazón. La aptitud cardiovascular, el uso de la fuerza, el mantenerse en excelentes condiciones son tres grandes razones para asistir, pero eso no quiere decir que el gimnasio no pueda ser también un lugar para la bondad y la compasión. Lisa Simpson, de Rhode Island, recientemente vio un lado diferente de su gimnasio favorito y compartió la conmovedora historia en su página de Facebook.

Lisa comenzó: “Tengo una historia que me gustaría compartir con todos ustedes”. “Sé que lo apreciarás y lo llevarás en tu corazón, como lo hice yo”.

Un lunes, Lisa recogió a su amigo CJ y ambos se dirigieron al gimnasio Planet Fitness, en Diamond Hill Road para hacer ejercicio. Sin embargo, Lisa no se dio cuenta hasta que llegaron, que CJ no tenía sus zapatos deportivas. Lisa se sintió mal: acababa de conducir de Burrillville a Woonsocket para el entrenamiento y no tenía tiempo (o el combustible) para hacer el viaje de regreso.

Motivados y decididos, ellos se comprometieron a seguir su rutina de entrenamiento normal y se fueron hacia el aparato de gimnasia para intentar un entrenamiento más ligero: ¡un entrenamiento que CJ podría manejar con el calzado equivocado!

Lisa escribió: “Después de un par de minutos, un miembro del personal se acercó y me preguntó la talla de zapatos de CJ”. Ella se mostró escéptica de que alguien encontrara zapatos de repuesto adecuados en el compartimento de “Encontrados y perdidos”, debido a que CJ tiene los pies muy pequeños, lo cual es inusual. Sin embargo, poco después, el gerente del gimnasio Daniel Cote se dirigió hacia Lisa y CJ con una bolsa de deportes nueva y brillante en la mano, había salido rápido a comprar un par de zapatos nuevas para CJ en una tienda de Olympia Sports, al final de la calle.

Daniel, habló con Yahoo! Sports, compartió su impresión del joven con síndrome de Down: “Pude ver desde el principio que CJ era un hombre muy enérgico que disfrutaba viniendo al gimnasio y de hacer ejercicio”.

Luego, Lisa publicó un video del conmovedor encuentro entre CJ y Daniel junto a la alegría de CJ por el gesto amable del gerente. Lisa comentó: “No puedo empezar a decirte lo asombrada que estoy por este hombre”.

Continuó contando su anécdota: “Estaba teniendo uno de esos días”, Lisa salió de casa sin su cartera, por lo que no tenía dinero, lo que generó un insulto, cuando se dio cuenta de que CJ también estaba sin sus zapatos deportivos. “No podría haberle comprado a CJ un par de zapatos nuevos”, se lamentó. Así que realmente fue un acto extraordinario de amabilidad cuando el gerente del gimnasio Daniel tomó la iniciativa.


Ella escribió: “La gente como Dan me devuelve la fe en la humanidad”. “Él es la razón por la que asistiré más al gimnasio Planet Fitness en Diamond Hill Road”. Lisa no tenía palabras para describir lo que Daniel hizo y su considerado don: no solo reforzó la fe de Lisa en la bondad de la gente, sino que tanto ella como CJ son ahora “sus mayores fans”.

Lisa agregó: “Este mundo es un lugar mejor con Dan en él”. Ella está llena de amor y gratitud y continuó: “Quería que lo supieras”. La historia de Lisa llamó la atención y tocó los corazones, de miles de personas en las redes sociales. Un lector escribió: “Hacer la diferencia en este mundo… Una historia hermosa y conmovedora”. Otro compartió: “¡Qué hombre tan maravilloso! El mundo necesita más personas como él”.


Un tercero añadió: “Me alegró el día, gracias por compartirlo. Es tan dulce que es bueno ver que todavía hay gente como Dan allí afuera”.

Un cuarto lector escribió: “¡Estoy llorando! CJ siempre recordará esta amabilidad. La bondad existe, solo tenemos que dejarla salir. Qué impresionante”.

Después de las conmovedoras respuestas a la publicación, Lisa comentó: “Muchas gracias a todos por sus amables palabras. Mi esperanza es que esta publicación nos recuerde a todos a ser un poco más como Dan. ¡Sé que podremos!”.


No podríamos estar más de acuerdo. CJ consiguió su entrenamiento y el mundo es un poco más ligero cuando se da a conocer esta buena acción. ¡La bondad es contagiosa!

Lisa es voluntaria en la fundación sin fines de lucro, Seven Hills, en Massachusetts y Rhode Island.

Comparte esta historia inspiradora con cualquiera que conozcas que necesite levantar su ánimo hoy.

Mira el video a continuación:


“Mi abuela trata de ayudar a acomodar la nueva lavadora, pero esto no termina muy bien”

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS