Gigantes estatuas de 1200 años sumergidas bajo el mar revelan secretos de antigua ciudad perdida

Por La Gran Época
27 de Julio de 2019 Actualizado: 01 de Agosto de 2019

El océano es tan profundo como misterioso y con el paso del tiempo algunos de sus secretos se han ido develando. Y hace unos años, el hallazgo de tres estatuas gigantes bajo el mar arrojó luz sobre la antigua ciudad de Heracleion, la que fue hasta hace poco tiempo considerada un mito.

Fue hace más de 1200 años atrás cuando la antigua ciudad de Heracleion desapareció de la vista. Ahora las ruinas de su fascinante cultura han sido descubiertas 30 metros bajo el mar Mediterráneo en la playa de Aboukir, en la costa de Egipto cerca de Alejandría.

Los científicos no saben con certeza qué causó que la ciudad se deslizara bajo el agua. Se cree que la elevación del nivel del mar y el inestable sedimento sobre el cual la ciudad fue construida, colapsó de repente seguido de un terremoto masivo que causó que toda la ciudad junto a sus habitantes terminaran engullidos por el mar Mediterráneo. Nadie creía que existía tal ciudad hasta los tiempos recientes.

Frank Goddio y su equipo de buzos comenzaron con la exploración en 1992, e inicialmente descubriendo reliquias de la ciudad Sunken, la que ha sido considerada mitológica.

El equipo extrajo joyería y artefactos durante el descubrimiento preliminar, completándolo con momias en tumbas de piedra caliza.

Pero fue a principios del año 2000 cuando el equipo hizo otro y más increíble descubrimiento: una gigantesca estatua de un faraón y otras dos estatuas de deidades de gran tamaño. Las figuras están hechas con granito rojo y miden más de 4,87 metros de altura. Ellos estaban cerca del templo de Amón, no tan lejos de la ciudad Sunken de Heracleion en el fondo del océano.

En mayo de 2016 algunos de los tesoros encontrados en Heracleion fueron presentados en una exhibición en el museo británico en Londres. La exhibición fue llamada “Ciudades Sunken”. La gloria fue para Goddio y su equipo, luego de más de 20 años de duro trabajo.

“Como arqueólogo, descubrir la tumba de una persona es emocionante”, dijo Aurelia Masson- Berghoff, curadora de la exhibición. “Descubrir una ciudad entera que fue el hogar de cientos y cientos de personas luego de más de mil años, bueno, eso es otra cosa”.

Frank Goddio junto a una estatua de un rey desconocido que data de Nectanebo1. Goddio decidió dejar su exitosa carrera empresarial y dedicarse a su pasión: la arqueología submarina. Este es el resultado de 20 años de constancia. (Crédito: MARWAN NAAMANI/AFP/Getty Images)

El arreglo del cabello de una deidad llamada Isis

Esta gran estatua de la diosa Isis, cuyo nombre puede ser traducido como “trono”, en la personificación del trono, la reina es una importante representación del poder del faraón.

El ministro de Cultura egipcio, Faruq Hosni, posa junto a un busto de la Diosa Isis que data de Nectanebo 1 que fue descubierto en el sitio hundido de Heracleion. (Crédito: MARWAN NAAMANIAFP/Getty Images)

El Dios Hapi

La estatua del dios Hapi se levanta fuera de las profundidades acuosas del Mediterráneo.

Esta estatua está compuesta de granito rojo, que mide alrededor de 5,4 metros, representa al dios Hapi. El dios es un símbolo de la fecundidad y la riqueza. No se ha encontrado una estatua tan enorme en el océano, y su impresionante altura muestra la reverencia de la gente por el dios de la época, en la región canópica de Egipto.

Una estatua de Hapi, el dios del Nilo, (era ptolemaica, entre 305 y 30 a.C.). FRANCOIS GUILLOT/AFP/Getty Images)

La estatuas del faraón, Isis y Hapi datan del siglo IV a.C del templo de Anon en Heracleion, las que fueron levantadas juntas y montadas al barco junto con los fragmentos reunidos de un enorme Stelé. El granito rojo de Stelé fue encontrado en 17 piezas y ensamblado, este data del siglo II a.C.

A diferencia de la ciudad perdida de Atlántida, Heracleion ya dejó de ser un mito por el descubrimiento de esta evidencia concreta.

En el enlace a continuación podrás ver una serie de hermosas fotografías de las esculturas en el momento del hallazgo bajo el agua:

For 1200 Years People Thought It Was A Myth, Then Archeologists Uncovered This

Este importante descubrimiento sirve como una lección positiva, pues las cosas no deben ser descartadas como meros mitos, a pesar de que hay poca o ninguna certeza. La humanidad también está constantemente redescubriendo sus propios orígenes.

Aquí puedes ver al equipo de buzos y los hallazgos bajo el mar en vivo:

Un código secreto para la felicidad eterna

TE RECOMENDAMOS