Gobernador de Texas descarta otro cierre ante el aumento de casos

Por Tom Ozimek
23 de Noviembre de 2020
Actualizado: 23 de Noviembre de 2020

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, descartó el lunes otro cierre, a medida que los nuevos casos diarios superan los picos del verano en los últimos días, aunque el número de muertes por COVID-19 en el estado sigue siendo muy inferior a los máximos anteriores.

Abbott hizo las declaraciones en una entrevista en el programa Squawk Box de la CNBC, durante la cual le preguntaron si, “dado este aumento, ¿va a volver a cerrar o a reforzar los controles en el estado de la Estrella Solitaria?”

“Primero, no habrá más cierres en Texas”, respondió el gobernador, añadiendo, “segundo, teníamos un plan en marcha antes de este último brote y lo que ese plan implicaba era que si una de las 22 regiones hospitalarias diferentes del estado de Texas tiene una tasa de hospitalización del 15 por ciento del total de camas ocupadas por pacientes con COVID, eso lleva a un reajuste automático de las aperturas al 50 por ciento en general, así como el cierre de los bares en esas regiones”.

Abbott dijo que esas políticas habían llevado a un descenso en la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) en los condados de El Paso y Lubbock, donde se produjeron recientes aumentos.

Según el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas (DSHS), las nuevas infecciones diarias en el condado de Lubbock disminuyeron de su pico récord del 16 de noviembre de 772, a 474 el 21 de noviembre. El número de muertes diarias por COVID-19 alcanzó un máximo de 12 el 27 de octubre, antes de caer a cifras de un dígito en los últimos días, aunque el DSHS señala que espera que el número de muertes de los últimos días crezca a medida que se presenten más certificados de defunción para esos días.

El condado de El Paso, mientras tanto, vio un número récord de nuevas infecciones diarias el 4 de noviembre, con 3100 casos, antes de caer a 843 el 22 de noviembre. El número de muertes diarias en El Paso alcanzó un récord de 20 el 1 de noviembre, cayendo a seis el 17 de noviembre, con el DSHS señalando la misma advertencia sobre el número de muertes como una estadística de seguimiento.

Abbott visitó la semana pasada Lubbock, donde dijo a los periodistas que no impondría otro cierre.

“Es importante que todos en el estado sepan que, en todo el estado, no vamos a tener otro cierre”, dijo Abbott. “Hay una sobreestimación de lo que se lograría con un cierre”.

Tras el aumento ocurrido en El Paso, las autoridades se apresuraron a contratar a más de 1200 trabajadores de la salud y 10 servicios de funeraria móviles para atender a los fallecidos.

Desde julio se estableció un mandato de mascarillas en todo el estado de Texas, y los restaurantes y negocios siguen operando con una capacidad reducida.

El número de nuevos casos diarios en Texas alcanzó un máximo histórico de 12,597 el 21 de noviembre, mientras que el número de muertes diarias, que alcanzó un máximo de 277 el 23 de julio, se redujo a cinco el 19 de noviembre, con el DSHS señalando que espera que ese número aumente a medida que se presenten más certificados de defunción.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Shanghái cierra comunidades tras test positivo de un empleado del aeropuerto

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS